Menú completo para fiestas y días especiales

¡Buenas! ¿Qué tal hemos sobrevivido a las fiestas?. Volvemos con energías renovadas y muchas ganas de seguir contando después de un pequeño parón navideño.

Yo este año puedo decir que fueron bastante controladas, por motivos de fuerza mayor me pase muy poco, y esto me sirvió para para darme cuenta, una vez más, de la obsesión que tenemos por la comida; para muchos las fiestas solo consisten en eso: turrones, polvorones, comidas y cenas super calóricas, total ¡es una vez al año!.

¿Os dais cuenta de la cantidad de veces que decimos esa frase? “Sólo es una vez al año”: cumpleaños, Semana Santa, vacaciones de verano, Navidades… Al final si nos ponemos a sumarlas estamos todo el año comiendo porquerías con la misma excusa.

Culturalmente tendemos a celebrar todo, las alegrías y las penas, con una gran comida, y no está mal, pero ¿hace falta que tiremos todo nuestro esfuerzo por la borda? ¿Merece la pena?

Hoy os proponemos un menú, para un día especial, pero con ideas sanas, que no por ello dejan de ser espectaculares para un día de fiesta.

A mí lo que más me gusta son los aperitivos, hay veces que digo que me sobra el resto de la comida, ¿qué os parecen un pastel de mejillones  o de pescado de roca y unos canapés variados para empezar?

vasitoaguacate

Otra cosa que nunca puede faltar en ninguna comida es la verdura, así que vamos a seguir con una ensalada fantástica.

Cómo plato principal de nuestra comida, tenemos un plato que me encanta: Lubina con sorpresa, sencillamente espectacular, si tenéis invitados os prometo que estarán encantados.

Ensalada

Sí lo sabemos, la pelea de siempre, no sois de pescado…. ¡¡No sabéis lo que os perdéis!! Os recordamos también este pastel de verduras y pollo, fácil y riquísimo.

pastel.jpg

Y ¿el postre? ¡Tranquilos que no nos olvidamos! De hecho os proponemos un par de recetas: una dulce tarta de queso y chocolate, y una ligera Panna cotta.

Tarta de queso Cocina Contando

Esperamos que nuestro menú os de alguna idea, y aunque a lo mejor sea muy justo de tiempo para estos Reyes, nos quedan millones de cosas que celebrar durante este año.

😉 Angela

Anuncios

El compromiso

COMPROMISO

Del lat. compromissum.
1. m. Obligación contraída.

2. m. Palabra dada.

3. m. Dificultad, embarazo, empeño. Estoy en un compromiso.

4. m. Delegación que para proveer ciertos cargos eclesiásticos o civiles hacen los electores en uno o más de ellos a fin de que designen el que haya de ser nombrado.

5. m. Promesa de matrimonio.

6. m. Der. Convenio entre litigantes, por el cual someten su litigio a árbitros o amigables componedores.

7. m. Der. Escritura o instrumento en que las partes otorgan un compromiso.

Real Academia de la Lengua Española

Estoy escribiendo este artículo un poco en “caliente”, os estoy usando para desahogarme, así que no sé que saldrá de aquí… A lo mejor cuando termine borro y ¡no llegáis a leerlo nunca!.

Como sabéis ahora mismo estoy en una temporada con mucho trabajo y muy poco tiempo libre, así que puedo escribir mucho menos de lo que quisiera, eso sí, intento sacar tiempo hasta debajo de las piedras, ¿os acordáis la receta que os pusimos el otro día del  Guiso de pinto Ultra-rápido?, pues la estaba escribiendo en el móvil, a ratos libres: en el autobús de camino al trabajo, cuando paraba para ir al baño, incluso sentada en un bote vacío de pintura mientras me tomaba un café rápido.

¿Por qué? Porque quiero que esto salga adelante, actualmente con el ritmo de vida que llevamos, ya no podemos publicar todos los días como hacíamos antes; así que no os asusteis si ahora mismo subimos material solo dos o tres veces a la semana, porque no nos da la vida para más, pero al nivel que podamos vamos a seguir aquí, hemos adquirido un compromiso entre nosotros, y sobretodo, y más importante, con vosotros lectores, que nos habéis acompañado desde el principio, que nos mandais muestras de apoyo, que participais en nuestra (vuestra) sección  mandandonos increíbles recetas y demás contenido.

En mi caso, esta semana tuve que tomar decisiones en mi vida personal, que aunque me dolieron mucho no me quedó más remedio, había abarcado más de lo que podía hacer, era imposible seguir ese ritmo y al final mi salud, sobretodo mental, se estaba resintiendo, así que tuve que aparcar proyectos que me encantaban, pero para los que en este momento no podía comprometerme.

Y después de todo este rollo que os acabo de soltar, ¡no os asusteis!, que como os dije, necesitaba desahogarme, y para mi sentarme al ordenador y ponerme a teclear lo que estoy pensando me sirve de vía de escape, y si lo que al final escribo, no tiene sentido solo tengo que eliminar cuando termine, pero ya siento el alivio de escupir lo que pienso delante de la pantalla.

Ahora, para tranquilizaros, también añado que somos un equipo, tenemos la suerte de contar con gente maravillosa, y cuando uno no puede, siempre hay alguien dispuesto a que el trabajo de estos meses no se pierda, y podamos seguir adelante.

Próximamente os presentaremos a nuevos colaboradores, que de vez en cuando pasaran por aquí para dejarnos fantásticos  artículos, pero no os cuento más porque no quiero estropear la sorpresa.

Gracias por ser y estar.

😉 Angela

 

La batata

¡Hola, hola!. Hace mucho que no escribo, a mí me encanta leer… pero lo de escbirir… no lo llevo así que me cuesta más trabajo, ¡pero hago lo que puedo!. Hoy os voy a “hablar” sobre algo que he descubierto hace poco…

He descubierto ¡un nuevo alimento! que ya conocía, si no es tan extraño, pero nunca había utilizado, os hablo de la batata o boniato; no lo había probado nunca, y me ha gustado tanto que pensé escribir un poco sobre ello.

Es parecida a la patata porque sabemos que son de la misma familia; pero la batata es más alargada y su carne es de un color anaranjado. Se pueden asar y su sabor es, a la vez, salado y dulce.

Vamos a ver sus propiedades principales:

  • Tiene más vitaminas que su hermana la patata y es el único alimento con pocas calorías que dispone de una alta concentración en vitamina E; el consumo habitual de alimentos ricos en esta vitamina está asociado a un menor riesgo de padecer todo tipo de cánceres, apoplejías y problemas de corazón.
  • Su alto contenido en potasio contribuye a normalizar la hipertensión arterial.
  • Es fácil de digerir y tan altamente nutritivo que debe tener un puesto de honor en las dietas vegetarianas.
  • Es un excelente paliativo para las inflamaciones intestinales de todo tipo, ayudando incluso a sanar las úlceras.
  • Es tan rico en antioxidantes que se compara con las algas.
  • Otra de las sorprendentes propiedades del boniato es que contribuye a deshacer los residuos tóxicos, ya que se une a los metales pesados facilitando la evacuación del organismo.
  • También es bueno para la circulación.

Yo lo hice 5 minutos al microondas y luego a la plancha para acompañar mi plato de verduras y pechuga de pollo al mediodía.


Y, aparte de que me encantó su sabor, me ha saciado muchísimo, tanto que no pude acabarlo todo, pero no pasa nada, se conserva muy bien en el frigorífico durante varios días.

También se puede tomar como postre, asado con canela.

Un alimento sano y nutritivo ¡¡Gran descubrimiento!!.  Os lo aconsejo de verdad.

Un saludo.

😉 Mihaela

Crema de calabaza y boniato al curry en Slow Cooker

Y ahora sí, ¡¡tengo nueva maquinita!!, toca experimentar…

Hacia muchisimo tiempo que tenía ganas de hacerme con una Slow Cooker, una olla de cocción lenta, un pequeño electrodoméstico que aunque en países como E.E.U.U lleva usándose desde hace muchísimos años, aquí es algo relativamente nuevo, que ultimamente está empezando a marcar tendencia.

El funcionamiento es muy sencillo, se trata de un cuerpo, normalmente metálico, con una olla extraíble cerámica; la carcasa va conectada a la red eléctrica, y transmite el calor a la olla interior mediante unas resistencias, que nunca superará los 100º. Dependiendo de la marca y el modelo podemos encontrar desde ollas muy sencillas, a otras con más cantidad de velocidades (porque la temperatura máxima siempre es la misma), incluso en algunos casos podemos programar para que enciendan y apaguen solas.

Por ahora yo tengo una muy básica, una Russell Hobbs de 3.5 litros con la que estoy aprendiendo poco a poco, es un poco más lenta que la Crock-Pot que es la más conocida, por lo que me toca andar jugando para adaptar las temperaturas de las recetas que hay en Internet.

El otro día tenía tantas ganas de utilizarla que decidí preparar en ella las verduras para hacer una cremita, así que sin más…

…¡A cocinar!

Ingredientes

  • 500 gr de calabaza
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias
  • 1 boniato mediano
  • 1 cta AOVE
  • Cúrcuma, una pizca
  • 1 cda de curry

Elaboración

Mi Slow Cooker tiene una olla interior de Duraceramic, que me permite ponerla en el fuego para saltear, sellar… antes de cocinar en su forma lenta, si la vuestra no fuese de este material, tendríamos que hacer este primer paso en una sartén y luego pasar los ingredientes a nuestra Olla de Cocción Lenta.

Para empezar ponemos la cazuela interior en la vitro para saltear un poco la verdura, cortada en dados, con la cucharada de aceite; la dejamos un poquito, solamente para dorarla.

Después la introducimos en la carcasa de nuestra “maquinita”, añadimos agua, la cantidad justa para que cubra las verduras, salamos y especiamos, y ponemos en ALTA, durante unas 3 horas.

Comprobamos que esté blandita y ya solo tendremos que triturar, yo no le pongo nada más, pero podéis añadir nata o quesitos en este punto.

Y ya tenemos un fantástico plato caliente de verduras, que con el frío que está haciendo apetece muchísimo.

Mientras estoy escribiendo, me llega desde la cocina el olor de una Fabada Asturiana (con todas sus calorías), que lleva unas 6 horas preparándose, no me quiero ni imaginar lo riquísima que va a estar…

Y vosotr@s ¿conoceis esta forma de cocinar? ¿teneis alguna receta favorita que queráis compartir con nosotros? No dudéis, en mandarnosla y la publicaremos en vuestra sección. ¡Gracias!

😉 Angela

 

Año nuevo, vida nueva

Holaaa, termina un año y empieza otro… Y con el nuevo año, generalmente, ¡nuevos propósitos!.

En mi caso particular, nuevos no son, porque es un camino largo, que estaba ya en proceso… Mi propósito era y es eliminar los alimentos ultraprocesados, alimentarme con comida real, aunque ya os comenté que lo de “comida real” no me gustaba mucho, de momento lo llamaré comida sana.

En mi caso se hizo una “bola gigante” estaba en proceso de adelgazamiento y como os cuento en otros artículos fui decayendo y decayendo hasta tal punto que de 38 kilos adelgazados y a 2 kilos de mi objetivo, me encuentro con nada más y nada menos que 21 kilos recuperados de los que ya había perdido… Es decir que vuelvo a estar a ¡23 kilos de mi objetivo!.

Os podéis imaginar lo que conlleva haber vuelto a coger todo ese peso, tanto mentalmente como físicamente… una lucha interminable en contra de mi persona, por no hacer las cosas bien, por “dejarme” después de todo lo conseguido, etc. una lucha sin sentido de haber caído y una rueda de la que parece que no puedes salir. Y de la que cada vez te cuesta más porque cada vez estás más dentro y nunca ves salida, así una y otra vez.

Primero coges 4, después otros 5, otros 4 más y cuando te vas dando cuenta cada vez peor, de repente te preguntas ¿dónde está mi fuerza de voluntad?, ¿que es lo que quiero?, ¿porque no soy capaz?, ¿hasta donde voy a llegar?, ¿que quiero conseguir?, ¿que me pasa?, ¿porque no puedo salir de la rueda?.

Y venga preguntas a las que no sabemos responder, pero a la vez tenemos todas las respuestas…

Sabemos todas las teorías, lo que hay que hacer, lo que no hay que hacer, lo sabemos todo… pero no somos capaces de ponerlo en práctica, una y otra vez decimos ¡ahora sí!. Y de repente volvemos a caer… Llega un momento en el que te ves convencida y con fuerza y te da miedo hasta decirlo, por miedo a volver a caer….

En estos últimos “va y vienes” empezó mi lucha a parte de contra los kilos con la comida “basura” cada vez estoy más convencida de que este tipo de comida tiene mucha culpa y no ayuda nada a que nos podamos “centrar”, la comida de este tipo (basura, empaquetada, ultraprocesada …) cada vez pienso más, que es adictiva. Cuando nos sucede algo, recurrimos a este tipo de comida porque es lo que nos “calma”, lo que nos reconforta, y yo cada vez tengo más claro que lo que quiero es sentirme saciada, no comer con ansia, atiborrarme y encima sentirme fatal, porque de reconfortar nada, ¿que te reconforta los dos primeros minutos?. La comida no es la solución a nuestros problemas…

En este nuevo caminar, cada vez que comienzo una temporada, aunque haya sido corta, he vuelto a caer, he sido capaz de darme cuenta del daño que me hace la comida ultraprocesada, y eso es un gran paso porque es lo que me esta ayudando a dar cada vez un pasito más lejos…. y a darme cuenta de lo que verdaderamente quiero, que ya no es solo adelgazar, es cuidarme y quererme y lo voy a conseguir, ya una vez lo conseguí, conseguí adelgazar sin “cuidarme”, y esta vez también lo voy a conseguir, perderé peso pero además cuidando mi alimentación para lograr adquirir hábitos saludables, con los que seré capaz de luchar sin necesidad de recurrir a ese tipo de alimentos insanos que nos hacen sentir tan mal, sin darnos solución.

Quiero encontrarme bien físicamente y además sentirme bien conmigo misma, como cuando estaba a dos kilos de mi objetivo… ¡Y lo voy a conseguir! Porque si ya me encontraba bien antes, estoy segura de que alimentándome saludablemente, comiendo comida sana, estaré todavía mejor. Da igual lo que me cueste y lo largo que sea el camino, ya llegaré a mi meta, pero el camino lo empiezo desde hoy… No se si estáis en ese camino, si ya lo habéis empezado, o ni se os pasa por la cabeza…

Si habéis empezado, os habréis sorprendido como yo. Si no habéis empezado y tenéis intención de hacerlo, hay que ir con paciencia. Yo no me podía ni imaginar, todos los alimentos que tenía que eran porquería, eso contando sólo con los “míos” es decir sin contar con los alimentos de los niños (que para eso necesitaré más que paciencia) ni los de mi marido (que con el ya he desistido), menos mal que tampoco me volví loca los he ido eliminando poco a poco, sino habría dejado los armarios… como nuevos de vacíos. Y aun así, alguna cosilla me quedará, más las que de momento aún no me he planteado, necesito algo más de tiempo para eliminar cosas como la coca cola y “bebida” en general…. Pero ya dije antes que es un camino muy largo del que hay mucho que aprender, y tampoco se si llegaré a tener una alimentación 100% sana, pero tampoco hay que castigarse, solo con lo que me he quitado ya noto el cambio, y creo yo que poco a poco será el cuerpo el que lo acabe pidiendo, porque yo hay cosas que ya noto tremendamente, como los edulcorantes, y me parecía increíble poder dejarlos de utilizar, sin embargo creo que voy por el buen camino, hasta donde seré capaz de llegar?

Muacks. Lidia.

Mis truquitos con la Turbo Cecofry 4D

¡¡¡Buenas!!! Hoy vengo a contaros cosinas de mi ayudante de cocina preferida, que digo ayudante… cocinera completa, indispensable compañera: La Turbo Cecofry 4D de Cecotec

Llevaba mucho tiempo con ganas de comprarla, pero por una cosa o por otra nunca podía, siempre tenía algún gasto de última hora que no me lo permitía; en Junio ¡por fin la conseguí!,  sin duda uno de los mejores regalos de cumple en años ¡Gracias vida! pero no nos engañemos, que tú disfrutas de ella tanto como yo…

Pero, para que esto no parezca un articulo publicitario, vamos a ser sinceros en una cosa, Cecotec, vende esta maquinita como una “freidora dietética” y más bien se asemeja a un pequeño horno, todo lo que en ella preparas lo podrías preparar en el horno de tu cocina, pero eso sí: con un mayor gasto de electricidad  y ensuciando más utensilios.

Cuando compras tu freidora, te incluye una cubeta a la que se le adapta una pala para remover la comida, una rejilla para cocinar a dos niveles (que si os digo la verdad pocas veces use), una cuchara medidora, un salvamanteles y un libro de instrucciones con un pequeño recetario; además hay un pack aparte con una cubeta plana “para pizzas” y una rejilla para snacks, la rejilla solo la use una vez, y no me convenció demasiado, pero la cubeta plana me parece imprescindible, es la que más utilizo a diario.

Uno de los puntos fuertes de la Turbo Cecofry, es que tiene varios programas preestablecidos, nos podemos encontrar con los siguientes: saltear, tostar, patatas fritas, horno, arroz, sartén, arroz y yogur. Depende del que escojas encenderá una u otra resistencia, girara o no la pala, y regulará tiempo y temperatura (entre 100 y 240º, excepto el menú yogur que trabaja a 60º)

Pues después de 6 meses, creo que yo ya he probado a preparar miles de cosas en ella, y “obligado” a otras compañeras que también la tienen que me manden fotos e impresiones de las cosas que preparan. La verdad es que puedo decir que ya la tengo más que amortizada, no hay día que no la haya utilizado, aunque hay programas que me gustan más que otros, por ejemplo el “saltear” no suelo utilizarlo, y el menú yogur, bueno de ese ya hablaremos….

El primer día que llego a casa, lo primero que hice fue preparar la receta con la que tod@s empezamos ¡patatas fritas!, y el resultado fue desastroso: cocidas por unos sitios, crudas por otros y quemadas por alguno; mi marido se llevó las manos a la cabeza, con lo pesada que estaba yo con la maquinita, ahora no funcionaba bien…, pues no, ahora me quedan unas patatas espectaculares, lo único que hay que hacer es dejarlas un tiempo en agua para perder el almidón, y ponerles su medida de aceite correcta (con muy muy poco es suficiente)

El pollo al ajillo, las chuletas de pavo, incluso las de cordero, preparadas en el menú “sarten” o en el “manual” salen muy ricas, y los chorizos criollos ¡buenisimos!; muchas veces preparo guisos sin tener que encender la vitrocerámica; y la tostadora se ha ido al fondo del armario, porque el pan en el menú “tostar” queda genial.

Cecomuslos

He probado a hacer bizcochos, incluso se pueden meter moldes, eso sí, hay que taparlos con papel de aluminio porque sino en el programa “horno” se tuestan demasiado por arriba.

Otro programa que me  sacó de algún apuro, ese el “arroz”, aunque siempre le tengo que poner un poco más de tiempo.

Cecoarroz

La tortilla de patata también queda fantástica, primero preparamos la patata y la cebolla en el programa “patatas fritas”, para luego cuajarla en el programa “horno” y sin tener que darle la vuelta

Cecotorti

Lo que no me convence es el programa “Yogur”, según las instrucciones hay que poner agua en el fondo y los tarritos tapados con papel de aluminio, durante 6 horas a 60º, yo estoy acostumbrada a utilizar yogurtera, y la prefiero mil veces. Pero si que he utilizado ese programa para otra cosa, aprovechando que trabaja a pocos grados y se puede programar mucho tiempo, he preparado un fantástico Pulled Pork con una pieza de aguja de cerdo especiada, cocinando durante unas 10 horas , emulando el funcionamiento de las ollas de cocción lenta (que será mi próxima maquinita)

Ahora mismo mi cocina huele genial, mientras escribo aquí sentada tranquilamente, hay unos muslos de pollo al chimichurri que en cuanto pite, nos sentaremos a comer, así que para daros un ejemplo de su funcionamiento, y para terminar os dejo la receta:

Pollo al Chimichurri

Ingredientes

  • Dos zancas de pollo partidas a la mitad, separadas en muslo y contramuslo
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde
  • 1 vaso de chimichurri
  • AOVE
  • Sal

Elaboración

En la cubeta plana ponemos una cucharada de aceite de oliva, la cebolla y el ajo, y programamos en “Manual” a 220º durante 10 minutos.

Cuando lleve unos minutos le añadimos el pollo, que daremos la vuelta pasados unos minutos para marcarlo por los dos lados.

Lo regamos con el chimichurri, y lo ponemos una media hora más.

Yo le añadí unas patatas al mismo tiempo que la salsa y salieron muy ricas.

Cecopollochimi

Pues como veis, no solo nos sirve para freír, a mi me resulta verdaderamente útil; y como sabemos que mucha gente tiene esta maquinita o alguna similar, os iremos poniendo alguna receta, aunque podéis  adaptar casi cualquier comida a ella.

😉 Angela