Pastelitos de plátano

Ummmmm, dos palabras que por separado ya suelen gustar mucho juntas en la misma receta, y si encima le añadimos que en los nuevos planes de My WW no puntúan nada, o casí nada, ya deja ser “una” receta y pasa a ser “LA RECETA” en mayúsculas.

Vale, para ser sincera es tan sumamente fácil que si no estuviera tan rico, no se me ocurriría dedicarle una sola palabra en el blog.

Se trata de una variante de los clásicos Mugcakes, pero sin harinas de ningún tipo.

Además tiene muchisimas posiblidades añadiendo ingredientes, que deberemos puntuar según nuestro método, luego os daré alguna idea y me encantaría que me contarais como lo prepararíais vosotr@s.

En el método verde (My WW Green) serian 2 sp, y para el resto de los métodos, tanto como para el azúl como para el morado ( My WW Blue / Purple) es totalmente libre, sí, sí, sus ingredientes son Zero.

¿Cocinamos?

Ingredientes

  • 1 Plátano maduro
  • 1 Huevo 2 sp

Elaboración

Batimos el huevo, aplastamos el plátano con un tenedor y mezclamos todo.

Vertemos en un molde o una taza, y cocinamos un par de minutos en el microondas.

¡Y ya esta!

Vale, vergüenza me tiene que dar poner esta receta “tan complicada”, pero ahora viene lo bueno, vamos a jugar a añadir ingredientes y veremos como mejora, aunque así ya esta buenísimo.

Añadidos por 0 smartpoints

Podemos ponerle edulcorante si lo queremos más dulce, la canela también le da un toque especial.

Otra idea es añadir más fruta, desde manzana asada a frutos rojos: los arándanos son fantásticos.

La esencia de vainilla puede ser otra opción, además, en el mercado podemos encontrar siropes 0 calorías de muchísimos sabores, normalmente están hechos con agua, aromas y edulcorantes por lo que no nos sumaran puntos.

Añadidos por 1 smartpoint

No se si conocéis la mantequilla de cacahuete en polvo, tiene una cantidad muchísimo menor de calorías pues la desgrasan, pero mantiene todo el sabor de la tradicional. Habitualmente se conoce como PB2, pues con 1 sp de PB2 le daremos un sabor increíbles. El que yo uso lo suelo comprar en Amazon por si os apetece probar (ya me contareis).

1 cta de cacao puro: cacao + plátano, otra combinación riquísima.

Podemos usar hasta 4 gr de coco rallado por 1 sp, suficiente para espolvorear nuestro pastelito.

Añadidos por 2 o más smartpoints

Aquí ya podéis dejar volar vuestra imaginación (y vuestros puntos), desde algún sirope normal, crema de chocolate o de algún fruto seco, nueces, avellanas, almendras,…

¿Cómo lo haríais? ¿Compartimos ideas?

😉 Angela

My WW

¡Buenas! Hace muchísimo que no me pasó por aquí ( cosas de la vida: trabajo , temas personales, este año horroroso que llevamos, ya sabéis…), pero ahora que ya parece centrar un poco todo, volveréis a tenerme cerca.

Esta publicación la voy a escribir solo para que entendáis porque las nuevas recetas van a estar puntuadas de diferente manera.

A finales del 2019, Weight Watcher se “renovó”, hizo un cambio en su método de alimentación, e incluso cambio su nombre a My WW.

Yo en esos momentos, aunque supe del cambio por alguna compañera de Facebook, no quise investigar.

La verdad es que estaba cansada, aburrida, había empezado con Propoints, seguido con Smartpoints, probado WW Flex,…

Me había ido fenomenal, pero me apetecía probar cosas nuevas, además tuve que seguir otros métodos de alimentación por recomendación médica. Así que estuve algo más de un año desconectada de todo esto.

Pero la hija pródiga vuelve a casa, y mucho es gracias a que, con los nuevos métodos, puedo adaptar mejor la dieta a mis necesidades.

Weight Watcher se dio cuenta, que no todos somos iguales, y decidió dividir su forma de alimentación en tres dietas diferentes que identificó con colores:

“MyWW Green”: Es el método verde, en el que se volvería a los Smartpoints clásicos. En el se tiene un capital diario alto, y unos 100 alimentos Zero o libres que no tenemos que puntuar, que corresponden todos a frutas y verduras. Ideal para las personas que necesitan un control más exhaustivo y no les importa puntuar.

“MyWW Blue”: Es una forma intermedia, nuestro capital diario baja pero la lista Zero azul aumenta a unos 200 alimentos, en los que también encontraremos proteínas en forma de pescado, legumbres, pechuga de pollo y pavo,… Este método es similar al anterior, “WW Flex” o “FreeStyle” depende del país.

“MyWW Purple”: Se trata de la mayor novedad, y sustituye a los Días de no contar (DNC) que deja de existir. Contamos con un capital mínimo diario ( pero más que suficiente), y una lista Zero de más de 300 productos, en los que además de lo anterior, también se incluye algún cereal mínimamente procesado, arroces y pastas integrales, y almidones como las patatas. El método púrpura está pensado para no tener que puntuar tanto.

En cualquiera de los tres, tendremos unos extras semanales, que se pueden aumentar de dos formas: “ahorrando” hasta un máximo de 4 sp diarios que se sumarán a los extras, o haciendo ejercicio. Personalmente nunca sumo los puntos del ejercicio, pero se podría hacer.

Podemos cambiar de color, probar el que mejor nos funcione, pero recomiendan estar en el mismo durante dos semanas.

Además, ya no “obliga” a hacer cinco comidas diarias, pues sus nutricionistas se adaptan a los nuevos estudios que indican que no es necesario.

Tampoco te manda tomar hidratos de carbono en todas las comidas, para mí muy importante, pues por motivos de salud procuro reducirlos.

Para formar nuestro plato debemos añadir alimentos de nuestras listas Zero y luego completarlo con productos puntuados, siendo muy importantes las grasas saludables.

No podemos olvidar la importancia de las porciones, no por tener alimentos libres debemos comer sin control, sino hasta que estemos saciados. Para las personas que no controlen las porciones, o la sensación de saciedad , es recomendable que sigan el método verde.

Como sabéis, en España esta empresa dejo de existir hace años, pero siempre podemos seguirlo de forma oficial contratando el método online de otro país. En mi caso uso la app oficial inglesa que cuesta al cambio unos 18 euros mensuales ( aunque siempre hay alguna oferta), pero si os manejáis mejor con el francés, también tenéis opciones.

Si queréis hacerlo de forma libre, en internet podréis encontrar toda la información, desde calculadoras que os dicen vuestro capital diario, a las listas Zero, y multitud de recetas.

En nuestro grupo de Facebook: Cocina contado y sin contar, podréis encontrar más información.

¡Feliz vida!

Ángela 😉

Lentejas veganas

En mi casa las lentejas siempre iban acompañadas de chorizo, morcilla y tocino, de hecho ahora mismo tengo dos ollas en funcionamiento, en una están con todos sus complementos, en la otra con mucha verdurita, y os aseguro que huele muchísimo mejor.

Después de un Diciembre de muchísimos excesos ya tenia ganas de volver a la normalidad, lo necesitaba, mi estomago ya no esta acostumbrado a esas comidas tan copiosas y me lo esta haciendo pagar con creces.

En esta ocasión están preparadas en olla lenta, las podemos preparar de forma tradicional y en aproximadamente una hora tendremos un plato riquísimo, pero las legumbres cocinadas despacito son otro nivel.

Si cocinamos la lentejas en “Baja” las tendremos que dejar unas 7 horas, yo en esta ocasión las prepare en “Alta”, y en 4 horas estaban perfectas; recordar que el tiempo también puede cambiar depende de la marca de vuestra olla así que adaptarla a vuestra necesidad.

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 200 gr de lentejas
  • 1 calabacin
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  • 1 lata de tomate triturado
  • Caldo de verduras o agua
  • 1 cda de pimentón
  • Sal

Elaboración

Hay gente que pone las lentejas a remojo, otras personas no, eso os lo dejo a vuestra elección, yo esta vez no las puse pero normalmente sí lo hago.

Primero pelamos, partimos y troceamos las verduras y las patatas, el calabacin no hace falta pelarlo si no queremos, pero también lo partimos en trozos pequeños.

Otro paso opcional es el de sofreír la verdura, a mi me suele gustar más el resultado, pero hoy no tenia tiempo, así que se fue todo directamente a la olla. Como dice Marta Miranda, creadora de la web Crockpotting, y escritora de varios libros sobre este tipo de cocina, nos marcamos un “#topadentro”

Así que añadimos en nuestra olla todos los ingredientes, sin más, cubrimos nuestras lentejas con unos dos dedos de caldo o agua, dejamos cocinar unas 4 horas en “Alta” y … Et voilà!

En Slimming World esta receta es libre.

En cuanto a Weight Watcher, también sera libre si hacemos DNC, en el resto de métodos solo habrá que puntuar las lentejas y las patatas.

😉 Angela


Mi vida vuelve a dar un cambio: La dieta cetogénica

Creo que esta entrada se define perfectamente en esta frase, no hay mucho más que explicar pero como yo me enrollo como una persiana ya veréis como al final acabo escribiendo un montón de palabras.

Porque los artículos se miden en palabras, “escribe un texto de unas 500 palabras”, “procura no escribir menos de 300”, pero hoy no las voy a contar, hoy voy a dejar que mis dedos escriban y veremos en qué acabamos.

Mis dedos… Porque estoy incumpliendo otra de nuestras “reglas” internas: estoy escribiendo desde el móvil, tengo el ordenador estropeado pero ya me aprovecharé de nuestro informático particular.

Y por último antes de empezar, como veis este texto no tiene mucho que ver con el resto de los que suelo escribir, no es un texto que salga de la mente, que preparé, que busque información,… Esto está escrito a forma de desahogo, no estoy pasando por un buen momento, y me sirve para entretenerme, así que es más “íntimo”, más “visceral” y menos científico de lo que os soléis encontrar.

Yo siempre estuve en contra de las dietas que eliminaban cualquier nutriente (excepto en caso de alergias e intolerancias), siempre hice mía la frase “hay que comer de todo en su justa medida” y la seguía a rajatabla.

¡Ojo! Que esto en principio me vino muy bien, siguiendo las dietas de los puntos, tomando verduras, proteínas e hidratos de carbono en todas las comidas baje más de 60 kilos, feliz y comiendo de todo.

Siempre diré que Weight Watcher fue lo mejor que conocí en mi vida, fue mi impulso, lo que me enseño a comer, lo que mejoró mi relación con la comida.

Pero llego un momento que me agobie, me canse, no me apetecia para nada contar, empecé a probar todos los métodos, me hice asidua a DNC, y en cuanto conocí Slimming World, que más o menos sigue la misma línea, me metí de lleno.

Cuando empiezo algo lo hago con ganas y hasta el fondo, antes de empezar me informo mucho, busco opiniones, artículos científicos, cosas a favor y en contra, vamos que no soy de las que van a lo loco.

Esta vez tuve varios empujones, primero mis médicos, me recomendaron empezar la dieta Cetogénica por temas de salud, porque personalmente podía ayudarme enormemente en ciertas patologías hormonales, y después mi amiga y compañera Selene, que me ayudo enormemente a saber como empezar, me animo y me “vigilo” en mis primeros momentos, con mucha información, pero sobretodo con ánimos y cariño ¡miles de besos neña!

Llegado a este punto aclaro que no voy a explicaros los recovecos de este tipo de alimentación, tenéis muchísima información en Internet, en libros, nutricionistas preparados, grupos de Facebook específicos, yo no me siento aún preparada para guiar a nadie en este tipo de alimentación, solo quiero contaros mi experiencia en estos dos últimos meses.

“Keto” básicamente consiste en una cosa: reducir drásticamente la ingesta de hidratos de carbono. Es una dieta muy baja en hc (unos 20 gramos máximos al día), moderada en proteínas y alta en grasas saludables.

Lo que queremos es llegar a un estado de “cetosis”, en los que nuestro cuerpo obtenga la energía de las cetonas que produce nuestro hígado al tener una provisión muy reducida de glucosa.

Los hidratos los obtenemos básicamente de las verduras, siendo altamente recomendables las de hoja verde, y evitamos totalmente azúcares, harinas, cereales y legumbres; pero como os digo por ahora no me voy a meter en este tipo de explicaciones, si queréis aprender más os recomiendo la web Diet Doctor e investigar, o buscar algún experto en el tema, hay muchos nutricionistas que se dedican expresamente a este modo de vida.

Una de las cosas que tuve más claras es que si lo hacía, era con seguimiento médico y con análisis periódicos, que por ahora son perfectos.

En mi caso, tengo la suerte de que ya estaba metida de lleno en el Realfooding, así que ya no consumía azúcares desde hacía tiempo, así que me costó menos que a otras personar empezar.

Los primeros días, son un poco duros para casi todo el mundo, es lo que llaman la “Gripe Keto“, al final estamos “pasando el mono de los hidratos de carbono”, en mi caso el aliento me olía fatal, y me pasaba el día en el baño, porque se produce una pérdida de líquidos.

Pero en unos días, hidratandose muy bien y tomando electrolitos, se pasa y llega lo bueno: empiezas a notar una energía enorme, que no sabes ni de donde aparece, la sensación de hambre desaparece, ya no hay ansiedad por la comida, y te encuentras realmente bien.

Yo tenía bastantes problemas intestinales, y desaparecieron por completo, adiós a los gases, a los dolores abdominales, a la sensación de hinchazón…

En cuanto al peso, la perdida, ya en los primeros días, también fue increíble, sobretodo las medidas, los centímetros del abdomen es lo que primero ves bajar.

Y lo que ya fue increíble fue cuando me vino la menstruación, yo soy de las que me retuerzo de dolores, pues ni me entere, absolutamente increíble, era todo en plan de ¿porque estoy sangrando si no me duele nada?

En conclusión, por ahora estoy muy contenta, más adelante ya os contaré.

Aprovecho para dejaros mi Keto-Instagam: @asturketo, así os hacéis una idea de lo que como, y no os asistáis.

Antes os hable de profesionales del tema, pues no puedo terminar este articulo sin hacer una mención especial a Alicia Quero, de Dieta Eficiente, yo sigo su grupo de Facebook , y en cuanto pueda quiero apuntarme a su servicio VIP, del que solo escucho maravillas, ¿verdad Selene? Hoy mismo terminó un reto gratuito fantástico, ¡muchísimas gracias Ali! En Instagram también podéis encontrarla como @eficientedieta.

941 palabras, sin pensarlas…

😉 Angela

Gachas de avena al horno

¡Quién me iba a decir a mi que me iba a gustar tanto la avena!

Creo que yo era una de esas personas que pensaba que la avena era solo para el ganado, veía como se la daban a los caballos y bajo ninguna circunstancia me iba a llevar yo eso a la boca…¡Vamos hombre! ¿Estamos locos?

Pero cuando empece a cuidar mi alimentación empece a ver como todos la comían, desayuno clásico de deportistas, e ingrediente de multitud de preparaciones.

Así que me anime, compre un paquete de copos de avena, los puse en un tazón, añadi leche por encima y para dentro: ¡madre mía que cosa más mala! Pero si esto se queda en la garganta y no pasa, el paquete se va a una esquina de la despensa (porque eso sí, aquí no se tira nada) durante un tiempo indefinido.

Meses después, empiezo a ver que mucha gente se prepara “Overnights Oat”: en un bote dejan avena en leche o yogur y le añaden frutas, dejándose reposar toda la noche (de ahí su nombre). Pues eso sí esta bueno, y sacia muchísimo, pero mi cuerpo no lo tolera, me hace una bola en el estomago y estoy todo el día con un malestar increíble.

Más tarde me animo a probar el Porridge, y ¡eso sí!, ríquisimo y además no me sienta mal.

Eso me hace darme cuenta que la avena cocinada me sienta fenomenal, ademas de dar una sensación de saciedad enorme; de aquella solía hacer siempre DNC, y como es uno de los alimentos aptos comencé a preparar numerosos platos con ella (el Porridge Bread fue todo un éxito)

Hoy os propongo una receta diferente, no es ni un porridge ni un bizcocho, es algo intermedio pero que esta realmente bueno.

En Slimming World, usando el HeB diario, solo puntuaría la fruta, porque esta cocinada, en este caso sería 1 Syn. Dentro de las opciones de Weight Watcher, en DNC no puntuaría, el resto de métodos calcular según ingredientes.

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 40 gr de copos de avena
  • 2 huevos
  • Edulcorante al gusto
  • 50 gr de fruta, entre arándanos congelados y fresas

Elaboración

Esta es una de las preparaciones que casí no merece la pena ni poner la elaboración: precalentamos el horno mientras mezclamos los ingredientes ( solo mezclar, sin triturar), y horneamos hasta ques este dorado.

Y ¡a desayunar!

😉 Angela