Que robot de cocina escoger

Buenas hoy vengo a hablaros de las “maquinitas” de la cocina, aparatos que nos ayudaran o no al elaborar nuestras recetas.

La eterna pregunta de… ¿cuál es mejor? es difícil de responder. Hay muchos aparatos o robots, no sé muy bien como llamarlos, que pueden hacer mucho fácil nuestra labor en la cocina. Esa es precisamente la ventaja y el inconveniente, que hay tantos… que a la hora de adquirir uno, nos surgen mil dudas… y la más típica suele ser ¿cual es mejor?.

Bajo mi experiencia personal, os puedo decir que no hay mejor, ni peor, dependerá de muchas cosas, como de nuestras costumbres a la hora de cocinar, nuestro tipo de alimentación, gustos, etc… Cada un@ tiene sus ventajas, sus desventajas, e incluso dentro de cada “tipo” de aparato, hay varias “marcas”. Yo os voy a hablar como dije antes, desde mi experiencia personal lo que incluye que os puedo hablar de l@s que yo tengo, que son, Mycook (prima hermana de Thermomix),  Olla GM, Cecofry y panificadora, como dije antes hay varias de cada un@.

Por ejemplo Mycook y Thermomix, Lidl tiene su propio aparato de este tipo, también hay varias marcas de un mismo aparato, de ollas hay varias, panificadora, igual etc., como ya he dicho, os comento sobre los que yo tengo y bajo mi experiencia personal, ya sabéis que lo que a un@ no le gusta a otr@ le encanta…

Taurus Mycook

Yo tengo este robot porque el banco se lo regaló a mi madre y mi madre me dijo que ella de esos “aparatos” ni hablar… Es un robot estupendo, es verdad, que yo le tengo que dar más uso porque en realidad lo utilizo lo justo, pero es muy completo, pica, sofríe, amasa, monta claras, bate, cocina al vapor, puedes hacer varias cosas a la vez. Yo en una ocasión hice unos muslos de pollo (en la vaporera), unas patatas (en el cestillo) y una salsa de champiñon en la jarra… ¡Todo a la vez!, una maravilla!. Claro no os he contado, este robot se compone de un motor central digamos, una jarra, una vaporera, un cestillo con varios usos y una paleta. Como os dije, tengo que utilizarlo mucho más, tengo que ponerme, pero al final me da pereza, cada vez que hago una receta tener que mirar los minutos que lo pongo, la temperatura, y la velocidad… Claro si lo utilizará más ya le habría cogido el tranquillo, pero como no lo hago… Lo que más he hecho, ha sido, masa de pizza en dos minutos y medio, arroz con leche, natillas… Ya os digo que puede hacer muchas cosas, pero que yo lo utilizo poco. Eso si, todo lo que he hecho está buenísimo y es comodísimo porque como lo mueve, lo pica, etc. lo pones y te olvidas. Osea, para el arroz con leche por ejemplo, lo pones todo junto y te olvidas… Lo peor para mi sobretodo en Mycook (en Thermomix no lo sé), es cuando tienes que desmontar las cuchillas de la jarra… pero aún así, solo manchas dos cacharros como aquel que dice, osea ¡para mi buen partido!.

Panificadora

La he utilizado muy poco, para ser exactos dos o tres veces, por que como much@s sabéis, trabajo en una panadería, con horno propio, entonces teniéndolo tan a mano y todo “casero”, no me pongo a hacer pan con lo cual… ¡regalo para Ángela! que la utilizará mucho más… Yo la compré en agosto y empecé a trabajar en septiembre… Lo dicho, Ángela os puede hablar más de ella y daros recetas de pan… Eso si una maravilla y un lujo sino tenéis una buena panadería cerca.

Olla GM

Es la olla de las ollas y claro, ¡también está genial!. Es otro aparato al que tengo que dar más uso también… Yo tengo la olla y la tapa de horno. Es muy completa, sirve de olla rápida, lenta, de plancha, de horno… Tiene muchos programas y además la puedes programar, para que tenga la comida hecha a una hora… Puedes hacer guisos, purés, pasta, arroz, infinidad de cosas. Yo lo que más  he hecho en la olla ha sido pollo asado y bizcochos, que salen espectaculares!. Aquí le podéis preguntar más a Mihaela… jiji. A la hora de la limpieza ¡fenomenal y rápido!

Cecofry

Mi última adquisición… Bueno regalo de mi madre que sabía que me moría de ganas por tenerla… Es lo que llaman una freidora sin aceite… No es que no tengas que utilizar aceite, pero si que utilizas mucho menos… Puedes hacer multitud de cosas, arroz, guisos, plancha, yogures, pan, horno ¡tiene muchas funciones!. Viene con dos cubetas una a modo sartén y otra a la que le puedes poner una paleta que gira y mueve la comida… Las patatas y las alitas salen espectaculares… Y además, también es un instrumento que lo pones y te olvidas… ¿A la hora de limpieza?, pues genial también, es muy sencilla.

Mis conclusiones. Robots y más robots.

Como os dije antes yo particularmente la que más utilizo es esta última, la Cecofry. Pero eso dependerá de vuestras preferencias y modo de cocinar… Mi marido come fatal ya lo comenté en otras ocasiones, come filetes empanados, le encantan las patatas fritas… Y eso fue lo que más me animó a tenerla, quitarle gran parte de grasa, así algo más sano será… Es muy cómoda para mi también a la hora de hacer unos nuggets a los niños (o “alimentos” de horno) porque no es lo mismo poner el horno que la Cecofry, incluyendo el ahorro en luz y rapidez a la hora de recoger la cocina…

Como veis lo que tienen un@s les falta a los otr@s, no hay un robot completo que tenga todo incluido, con lo cual, nos toca hacer espacio en nuestras cocinas para tenerlos y escoger bien bajo vuestras preferencias… También están ahora las slow Cook creo que se llaman… De esa os puede hablar Ángela…

Y por supuesto hay muchos más aparatos, yo os he contado los que tengo, y creo que no tendré más porque aparte de que no me caben más mi marido dice que si entra un aparato más en la cocina, tendremos que salir nosotros… Mi próxima adquisición que no es de cocina, es la aspiradora que friega el suelo… Pero no sé cuando la podré tener, porque siempre me hace falta otra cosa antes. Espero si tenéis dudas en la adquisición de un “aparato” que os sirva de ayuda…

Muacks. Lidia.

Anuncios
Aguacate

Aguacate

¡Hola hola!. ¿Cómo estáis?. Yo entusiasmada, porque hoy vengo a hablaros de un Super Alimento, uno que a mi, personalmente me encanta y de hecho, lo consumo prácticamente a diario. El aguacate.

Todos sabemos que es una fruta aunque yo siempre suelo consumirlo en tostada (me encanta sobre esas con semillas de sésamo) o ensalada. Aun así hay mucha gente que hace postres increíbles con el aguacate como mousse de chocolate y aguacate, que esta… Mmm que rica. Pero hoy vamos a hablaros de las propiedades de este maravilloso alimento.

El aguacate es uno de los pocos frutos que le proporciona al cuerpo grasas “buenas”. Esto significa que puede ayudar a mantener los niveles de colesterol que ya están en el rango saludable y ayudar a prevenir enfermedades del corazón.

Sabemos que están llenos de fibra. Un aguacate contiene el 36% del requisito diario de vitamina K, 30% de ácido fólico y hasta un 20% del ácido pantotenico (la vitamina B5 necesaria para poder descomponer los carbohidratos). Además podemos encontrar vitamina B6, C, e niacina, riboflavina y potasio. En el caso de este último elemento, más del doble del que se puede encontrar en un plátano.

Además de todas las ventajas que aporta es un alimento muy versátil, sabemos que no solo sirve para hacer guacamole… Hasta helados de aguacate nos podemos encontrar.

Se utiliza también en productos de belleza, tratamientos para retrasar el envejecimiento de la piel y mantener esta saludable o sin arrugas. Lo encontraremos también en mascarillas o champú.

En resumen, el aguacate es uno de esos superalimentos indispensables, con muchísimas propiedades que nos ayuda a mantener el corazón sano, reducir los niveles de colesterol, controlar la presión arterial, regular los niveles de azúcar o cuidar la piel. Pero es que también tiene propiedades antiinflamatorias, ayuda a la absorción de nutrientes y protege contra el cáncer.

En fin… no quiero aburriros pero si recalcar las ventajas del maravilloso aguacate. Para terminar os dejo un pequeño truco: La conservación de los aguacates una vez abiertos.

Yo suelo dejar el hueso dentro y se conserva bien durante varios días, además ayudará echarle unas gotas de limón. Y si os han entrado ganas de ir al super a por unos aguacates… os recomiendo escoger los que están marrones y algo blandos al tacto. Esos estarán listos para consumir.

¡Un saludo aguacateros!. Mihaela.

Arroz con leche realfood

Arroz con leche realfood

¡Buenas!. Como much@s sabéis, llevo un tiempo eliminando los productos procesados de mi alimentación, lo que se conocer como “realfood” y en ese tipo de alimentación no “entran” las harinas blancas, el azúcar, etc… Lo que hace más difícil el tema de los postres y dulces. ¡Pero no imposible!

Como sustituto del azúcar, se utilizan los dátiles o la fruta entre otras cosas. Así que, sabiendo que no hay que abusar de los dulces aunque sean saludables, me he animado a hacer arroz con leche con dátiles como sustituto del azúcar, y he de decir que me ha sorprendido muy gratamente…

El resto de la receta ha sido absolutamente igual que la tradicional, sustituyendo el azúcar, y realmente el resultado ha sido estupendo. Eso si, como nunca había utilizado dátil para endulzar, me he dado cuenta de que el dátil es “espesante” osea que ayuda a espesar y habrá que tenerlo en cuenta en nuestras recetas.

Dátiles

Este primer “experimento” me lleva a pensar en hacer natillas “realfood”, así que igual próximamente me animo y os pongo aquí la receta.

La receta la he echo con Mycook (prima hermana de Thermomix) pero también la podéis hacer de manera tradicional… Y ahora vamos con la receta!!

Ingredientes:

  • 1,3 litros de leche (yo la he utilizado fresca), además utilizaré otros 300 ml aparte.
  • 200 gramos de arroz redondo
  • piel de naranja
  • piel de limón
  • canela en rama
  • canela en polvo (opcional)
  • 150 gramos de dátiles

Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es poner los dátiles en remojo, yo lo hice desde el día anterior pero con unas pocas horas sería suficiente.

Les quitamos el hueso y los ponemos en los 300 mililitros de leche extra que señalábamos en los ingredientes.

Preparado para pasta de dátiles

Una vez que empecemos a hacer la receta, lo primero será batir los dátiles en esa misma leche que los hemos bañado.

En el caso de que lo hagamos con nuestro robot de cocina preferido, pondremos la paleta en la jarra y añadimos: el arroz, la rama de canela, las pieles de naranja y limón, la leche y por último la pasta de dátiles que obtuvimos en el paso anterior.

Después con todo el conjunto, programamos el robot 45 minutos a 90 grados y velocidad 2 (en mi caso).

Una vez terminado, debemos probar lo espeso que ha quedado, porque debe tenerse en cuenta que al enfriar espesa aún más. Si vemos que está ya demasiado espeso, podemos añadir un poco más de leche y mezclarlo todo bien antes de proceder a sacarlo a los moldes o recipientes que hayamos elegido.

Una vez frío, espolvoreamos por encima un poco de canela en polvo y lo tapamos para esperar que no se reseque. Después a la nevera para que esté fresquito.

Iré experimentando más recetas endulzadas con dátiles porque me parece que ha sido todo un descubrimiento. Ya os contaré!

Muacks. Lidia.

Tortilla de patatas y calabacín

¡Madre mía qué frío! Ayer estaba nevando, y aunque no llego a cubrir hasta los charcos están congelados…

Yo soy igual que una niña pequeña y llevo toda la mañana saltando charcos y rompiendo el hielo con unas botas de agua; pero ayer a la hora de hacer la cena no apetecía nada salir a comprar, así que había que arreglarse con lo que teníamos en casa: calabacines, patatas y huevos: ¡Tortilla!

No penséis que con esos ingredientes no podemos preparar más cosas, la tortilla es mi perdición, pero hay muchas más cosas: un revuelto de calabacín y muchas especias, calabacín a la plancha con unos huevos preparados de la misma forma y acompañado de unas patatas cocidas, un rollo o un pastel de verduras,…

No os podéis imaginar la de recetas que se pueden preparar con cuatro cosas y un poco de imaginación, no hace falta ingredientes especiales, caros y difíciles de conseguir para preparar platos increíbles.

Así que hoy vamos con un clásico…

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 4 ó 5 patatas
  • 2 calabacines pequeños o 1 grande
  • 1 cebolla
  • 5 huevos
  • 1 cd aceite de oliva virgen extra

Elaboración

La verdad es que está receta no tiene nada de especial, prácticamente todo el mundo sabe hacer una tortilla, pero sigue siendo una de las comidas más ricas que existen. Yo hoy no le puse cebolla porque no me quedaba, pero para mí la necesitaba.

Lo primero que hacemos es pelar, lavar y partir las patatas en trocitos; con la cebolla hacemos lo mismo. El calabacín es otra historia, podemos pelarlo o dejarle la piel, partirlo a trozos o laminarlo, eso es cuestión de gusto.

Una vez partido, salamos y reservamos.

Ahora tenemos varias opciones según las calorías que queramos añadirle al plato: podemos pochar en abundante aceite todos los ingredientes ( en este caso, yo añado el calabacín un poco más tarde que las patatas con la cebolla); podemos ponerlos en el microondas en un papillote, y si disponemos de ella, podemos prepararlos en nuestra freidora sin aceite (25 min en el Menú Patatas)

Lo que yo siempre hago es cuajarla en una sartén normal, bato los huevos, añado el resto de los ingredientes preparados como hayamos decidido, y en una sartén con una gotita de aceite repartida con una servilleta, cuajo la tortilla, más o menos hecha, a gusto del comensal. Probé a cuajarla en el microondas pero no me dió más, y en la Cecofry es muy cómodo, pero para tortillas muy grandes.

Y tú, ¿Qué prepararías con estos ingredientes?

😉 Angela

Realfood ¿que es eso?

Buenas, hoy quería comentar y explicar a mi manera lo que es el movimiento realfood

Últimamente nos encontramos en medios y redes sociales mucho acerca de este movimiento, pero… ¿Que es real food o “comida real”?

Yo ahora si pienso lo que es, se, que es “comida sana” o “comida real” (que ya sabéis que a mi no me gusta el término)… Resumiendo mucho, si tuviera que explicar lo que es diría que se basa en comer comida sana, es decir sin aditivos, sin conservantes, escapando de los ultraprocesados, sin porquerías vaya.

Pero hay más, no es solo eso. Dentro de eso hay que saber que no se considera sano el azúcar, el aceite de girasol, las harinas blancas y un largo etc..

Yo empecé dejando de comer cosas empaquetadas o plastificadas, además me ayuda mucho pensar que no puede ser bueno en un alimento que tiene 8000 ingredientes que encima no sabemos ni lo que son. Me ayuda a pensar que es como si comiera ese plástico en el que viene envuelto.

Os voy a poner un ejemplo muy simple, la leche. ¿Que “leche” puede llevar un cartón de leche que aguanta meses y meses sin nevera?, aparte de como nos disfrazan los alimentos (que ese es otro tema) que si con calcio, que si no sé cuantas vitaminas, etc., vamos que parece que si nos tomamos un vaso de esa leche o comemos ciertas galletas con otro sinfín de vitaminas nos hacemos ¡superheroes!.

Aparte de que es un cambio duro, porque por lo menos para mi no está siendo nada fácil, y acabo de empezar, y tengo muuucho que aprender, tenemos que tener conceptos claros. “Comer sano” no es sinónimo de adelgazar… Podemos comer muy sano, sano 100% pero excedernos en grasas que aunque sean saludables hay que controlar.

No porque el aguacate sea bueno hay que comer tres diarios ¡no!. Y así con una lista muy larga de alimentos. De echo yo he empezado este cambio en mi alimentación, y lo que más me está costando asimilar es comer alimentos que no sean light, porque yo aparte de comer sano, SI quiero adelgazar, pero claro estaba acostumbrada a mirar los alimentos por su valor en “puntos” jiji, ahora me quedo con cosas de todos los métodos que conozco ya sabéis que yo soy defensora a muerte de la dieta de los puntos.

Precisamente ese cambio cuesta, porque claro ahora es “mejor” la leche fresca entera (por ejemplo), pero pensar que estas metiendo para el cuerpo 4 puntos, en vez de 1 de la desnatada…. Te vuelve un poco, que no sabes ni por donde tirar… Que es más sana la mantequilla, que las margarinas ligeras…. Pero en puntos!!!

También es verdad que este tipo de alimentos sacian muchísimo más que los alimentos light por no hablar del sabor, que por supuesto no tiene nada que ver!!!.

El tema es muy extenso, pero yo resumiría en empezar dejando de comer cosas que está muy claro que no son sanas mientras vamos indagando en este mundo, del que hay mucho que aprender, comer alimentos que nos da la tierra (cosa que no se donde vi, pero me marcó mucho y lo define bien) osea verduras, carnes, frutas, pescados, y todo eso sin procesar. Porque cuando miramos las etiquetas de los alimentos verdaderamente nos damos cuenta de las porquerías que metemos en el cuerpo (mirad el artículo de leer las etiquetas que es muy interesante), al principio parece muy complicado, pero con paciencia, empeño, y siguiendo unos puntos básicos, notareis un cambio que compensa y merece la pena.

Como dije antes, yo acabo de empezar y cuesta asimilar, pero teniendo unos cuantos pasos claros lo demás irá surgiendo, yo por ahora, me quedo con comer alimentos de la tierra y de temporada, indagar en el resto, cumplir unas “pautas saludables” y sobretodo también hacer deporte, es un punto que no podemos dejar de lado.

Como dije me quedo con lo “mejor” a mi parecer de cada método y espero que me vaya genial, ya os iré contando pero lo poco que voy consiguiendo me gusta ¡y mucho!! Animo y no tengáis miedo a lo nuevo, que seguro que os sorprendéis, yo al principio tenía mucho miedo, incluso rechazo… No quería comer así, me gustaba comer así!. Pero cuando te das cuenta que algo pasa, que tienes que cambiar algo, porque yo realmente veía que era adicta a ese tipo de comida, cuando por fin di el paso, no lo podía creer, no puedo creer que cada vez me gusta más este tipo de alimentación que hay que dejar al lado la pereza y que merece la pena complicarnos un poquito sobretodo por SALUD.

Muacks. Lidia.