Cinta de lomo a fuego lento (Slow Cooker) en salsa de champiñones, con puré de patata y coliflor

¡Buenos días! La receta que os traigo hoy es muy fácil y rápida ¿rápida en una olla lenta? Sí y no, el trabajo que tendremos que hacer nosotros dura solo unos minutos, aunque la olla lenta va a trabajar bastantes horas, la mía hoy estuvo toda la noche.

Y para compensar las horas de la carne, el acompañamiento vamos a prepararlo en tan solo unos minutos, ayudándonos del microondas y de una vaporera apta para él.

Ahora que tantos de vosotros estais probando  el plan de adelgazamiento Slimming World, esta receta sería libre, no tendríamos que puntuar nada, al igual que en DNC (Weight Watcher)

Y lo que para mi es tan (o más) importante, todos los alimentos son reales, comida sana sin ultraprocesados.

Así que sin más…

¡A cocinar!

Ingredientes

  • Un trozo de cinta de lomo fresco, yo compre una de 1 kg aproximadamente para tener unas cuantas raciones
  • Especias (Orégano, perejil, pimiento, ajo en polvo, pimienta blanca, nuez moscada)
  • 2 patatas pequeñas
  • Puerro
  • Coliflor
  • Champiñones frescos
  • Sal

Elaboración

Para empezar vamos a coger nuestra carne, sal y ponerle las especias que más nos gusten, para después dejarla unas horas macerando en ellas (¡¿pero no dijiste que era rápido?!), después la pondremos en nuestra olla lenta, y la cocinaremos a baja potencia entre 8 y 10 horas (depende de lo cañera que sea nuestra maquina), aquí os podéis olvidar de ella, poneros una alarma en el móvil y podéis iros a trabajar, a dormir o de fiesta, que no nos necesita para nada.

Cuando este listo la sacamos a una fuente y partimos en lonchas del tamaño que más nos guste, y reservamos el caldito que haya soltado la carne al guisar.

Ahora vamos con la salsa, lavamos y laminamos los champiñones, y troceamos el puerro. En una sartén pochamos las verduras, y les añadimos un poco del caldo que hemos reservado, dejamos unos minutos y luego trituramos, a mi me guata dejar trocitos de champiñones, así que separo alguno.

¡Ahora solo tenemos que hacer el puré! Y eso si que no tiene complicación ninguna: en una vaporera apta para microondas ponemos la coliflor y la patata, cocinamos hasta que este blandita, en mi caso 10 minutos a temperatura maxima, y despues solo tendremos que pasar la batidora, yo la verdad es que machaco con un tenedor y listo.

Para acabar montamos nuestro plato, ponemos el lomo, por encima salsita y acompañamos con el puré y un poco de tomate ¡Buenísimo!

😉 Angela

Anuncios

El método Slimming World

¡Hola a tod@s!

Después de un tiempo absorbida por el trabajo y cosas varias, y por tanto desaparecida en combate, vuelvo para intentar explicaros un poco sobre el método que he estado siguiendo durante casi dos años y que me ayudó a perder casi 20 kilos. Se trata de un método muy parecido a Weight Watchers en la teoría, pero muy diferente en la práctica.

Ante todo veo necesario mencionar que todos estos métodos tienen una base muy parecida, que anima a la ingesta de muchas frutas, verduras y productos frescos cocinados en casa, intentando evitar los productos ultraprocesados a toda costa. Siempre será mejor, tanto para este tipo de métodos como para prácticamente cualquier tipo de alimentación saludable prescindir de estos productos con demasiados aditivos y muy importante también, del azúcar añadido.

Dicho esto, paso a intentar explicar de manera sencilla de qué va éste método y cuáles son los puntos más importantes a seguir, deseadme suerte.

CÓMO SE CUENTA EN SLIMMING WORLD

Como he dicho más arriba, éste método se parece a Weight Watchers pero tiene grandes diferencias. Sí, hay que contar, pero sólo contaremos los “alimentos malos” que se salgan del plan diario, como los altos en grasas, azúcares, o considerados insanos (pan blanco, salsas, dulces, aceites…). Las unidades para contarlos se llaman “Syns”, y todos tenemos un cupo de 15 syn como máximo para gastar en un día. Nadie te obliga a gastarlos todos, pero siempre te dejan muy claro que si consumes más de 15 al día, no perderás peso e incluso probablemente lo ganarás. Todo el mundo, sea su peso, edad, peso que quieran perder, etc diferentes, tendrá esos 15 syn al día.

LOS HEALTHY EXTRAS O EXTRAS SALUDABLES

Fuera de los Syns hay otra categoría que tendremos que medir obligatoriamente, y es lo que hace que este plan se considere saludable. Te obliga a consumir ciertas cantidades mínimas de fibra y calcio para mantener una alimentación equilibrada. Así, tendremos que elegir todos los días un Healthy Extra A (calcio) y un Healthy Extra B (fibra) de una lista extensa de posibles candidatos, para estar dentro del plan. Podemos elegir cereales, barritas, frutas deshidratadas, quesos (también veganos), leche, pan… Todo ello con unas cantidades máximas exactas, como por ejemplo un máximo de 350 mL de leche desnatada al día, o 60 gramos de cualquier pan integral, 30 gramos de Kellogg´s All Bran, etc.

Todas estas cantidades designadas entran dentro del plan, y repito, son de obligatorio consumo, pero una vez nos salgamos de esa cantidad ya habría que contar syns, por ejemplo si tomamos 450 mL de leche desnatada, o sea 100 mL más de lo designado, habría que contar esos 100 dentro de los syns, que en este caso equivaldrían a 2. Teniendo en cuenta que tenemos 15 al día, hay que ser cuidadosos y ceñirse a las cantidades, porque por salirse un poco de todo, acabaremos con los 15 syns diarios en un tris.

Mucha gente usa los healthy extras para hacer recetas, porque no todo son boles de cereales con leche ni mucho menos, ya que por ejemplo podemos usar nuestros 30g diarios de queso cheddar para añadir a una lasaña, por ejemplo. A continuación dejo a modo ilustrativo las tablas con los Healthy Extras que se pueden usar al día:

Related image
Image result for slimming world healthy extra B

EL “GRUESO” DEL PLAN

Ya habiendo hablado de las partes que hay que contar y esperando que os hayáis enterado aunque sólo sea un poco, hay que explicar el resto del plan y básicamente el meollo de la cuestión: Las raciones, alimentos permitidos, y cómo funciona el plan en sí.

Lo primero que hay que saber, es que al menos un tercio de cada plato debe de ser “speed foods”, sin concesiones, siendo lo idóneo que sean la mitad del plato si es posible, pero siempre siendo el mínimo indispensable ese tercio. ¿Qué son las speed foods, os preguntaréis? Pues vegetales, ni más ni menos. Nada que ver con la traducción literal que sería “comida rápida”, y no puede tener menos que ver con un McDonalds o un KFC. Básicamente, esto quiere decir que un tercio de tu ración/plato debe de ser frutas y verduras aunque hay excepciones, no todas las frutas y verduras son speed y algunas de ellas no entran en la lista como por ejemplo el aguacate por su alto contenido en grasa o las frutas licuadas o en zumo por perder su poder saciante al eliminar el volumen de la fibra y la masticación. ¿Y los dos tercios que quedan, qué?. Pues los dos tercios que quedan son para lo que llamaremos Free Foods, “alimentos libres”, que es un amplio rango que incluye carne, pescado, pasta, arroz, huevo…

Resumiendo, cada plato debe de ser al menos 1/3 speed foods y 2/3 free foods.

Os alegrará saber que en SW no hay límite de porciones mientras todo se encuentre dentro de plan y las porciones se ajusten a esos tercios que he comentado. La base detrás de esto es que con las free foods que incluyen proteína y carbohidratos complejos nos llenaremos, y con las verduras obtendremos las vitaminas y fibra necesarios. A pesar de no haber un límite, la teoría dice que si hacemos esta división bien no necesitaremos de mucha cantidad para sentirnos llenos. Por experiencia propia he de decir que funciona bastante bien, ya que las proteínas suelen ayudar mucho en el tema de la saciedad. Para haceros una idea, el plato sería algo tal que así:

Image result for slimming world plate

¿Quiere decir esto que porque haya libertad, podemos comernos 3 platos enteros de comida porque las porciones del plato son las adecuadas? Pues lógicamente no, como he comentado más arriba, las porciones están diseñadas para ser saciantes y con los macronutrientes necesarios, pero si alguien se cree que porque no tenga puntuación ninguna son libres de comerse dos tortillas de verduras, tres platos de lentejas, y 15 mandarinas de postre, creo que lo que necesita no es una dieta sino una visita al médico de cabecera. Si antes de empezar ningún método no te parecía muy correcto ni sano comerte dos kilos y medio de calamares de una sentada, aunque sigas el método de Slimming World y no haya que puntuarlos por ser Free Food, pasarse con las porciones y cantidades sigue siendo una burrada, con método o sin él. Además, no nos olvidemos de que habría que añadirle su porción correspondiente de Speed Food, por lo tanto dudo mucho que nadie en su sano juicio quiera meterse tal cantidad de comida entre pecho y espalda pensando que va a perder peso (y muy probablemente acabe en urgencias para un lavado de estómago).

CÓMO SEGUIR EL MÉTODO DESDE ESPAÑA

Puede que una de las cosas más complicadas de este método sea seguirlo fuera de su país de origen, teniendo en cuenta que el grueso de clientela y su centro de operaciones principal está en Reino Unido. A pesar de esto, la cantidad de información que la gente comparte online es enorme, así que si buscáis información, os aseguro que la encontraréis. Normalmente habrá que buscarla en inglés eso si, pero es tan fácil como habilitar el traductor de Google en la página que estéis leyendo y voilà, ya lo tenéis en español. Esto último vale tanto para recetas, como para blogs de información, o si estás buscando los syns concretos de un producto.

Otro de los problemas al no tener puntuados los productos comerciales de España, es que a veces no sabremos qué puntuación tiene, por ejemplo, una loncha de jamón curado o un yogur de chocolate de una marca en concreto. Para estos casos en los que se desconoce el valor, siempre y cuando tengamos en cuenta de que no se trata de una Speed Food o Free Food (recordemos que no vamos a puntuar acelgas por ejemplo), o sepamos con seguridad que ese producto es o ultraprocesado, o contiene grasas o azúcares, lo puntuaremos con la regla de las calorías: 1 syn por cada 20 calorías. Así, si el yogur de chocolate que queremos comer son por ejemplo 250 calorías, serían 12.5 syns, casi nuestro cupo de syns diarios. Lo mismo para, por ejemplo, 100 gramos de salchichón: Si 100 gramos de salchichón son 180 calorías (en un supuesto porque me lo acabo de inventar), serían 9 syns. Si haciendo la cuenta nos sale algún decimal, yo siempre recomiendo redondear al número más alto y contar como mucho en unidades de un mínimo de 0.5 syn, esto quiere decir, nunca nada de que no vaya de 0.5 en 0.5 syns, no existe el 0.2, 0.4, 0.8… O sea, que si nos sale una ración de bechamel por ejemplo a 47.3 syns (recordad, habría que contar los syns por la porción de mantequilla, la harina y la leche que lleva, de nuevo me lo estoy sacando de la manga y estoy poniendo números aleatorios) yo contaría 47.5, y si me apuráis ya contaría sin más 50, que siempre es mejor tirar por lo alto cuando no estamos seguros.

La clave de todo esto es buscar en las páginas o aplicaciones cuáles son las calorías de X gramos de alimento, una de las apps más populares para este menester es Fat Secret, y de ahí según las calorías que te ponga por cantidad del alimento en concreto, calcular los syns que serían. Como veis, todo a base de buscar la información e invirtiendo un poco de tiempo en calcular. En cuanto os vayáis haciendo una idea de cuánto puntúan las cosas, os vais quedando con los valores y no hace falta andar buscando todo el rato. A mí me costó un par de semanas, y por ejemplo en los botes de salsas o cualquier cosa envasada que puntuase, les ponía una etiqueta que decía cuántos syns por cucharada por ejemplo para no tener que andar mirándolo cada vez que usase esa salsa.

Ahora aquí viene lo bueno, porque seguro que os preguntáis, ¿dónde encontrar recetas e información en páginas fiables? Pues aquí van varias páginas de recetas que están genial, incluyendo la propia página de Slimming World, que incluso en la versión gratuita tiene mucha información. Os recuerdo que todas estas páginas están en inglés, así que os recuerdo de nuevo que el traductor de Google es vuestro amigo.

The most delicious, Fluffy Syn Free American Style Pancakes that you will ever make. A perfect breakfast or dessert. Gluten Free, Vegetarian, Slimming World and Weight Watchers friendly | SYNS: 0 (HEB) | CALORIES: 324 | WEIGHT WATCHERS SMART POINTS: 4 | www.slimmingeats.com
Syn free American Style Pancakes de Slimming Eats

PÁGINAS WEB DE INFORMACIÓN Y RECETAS

Pinch of Nom, la página de recetas de Slimming World no oficial más grande hasta el momento

The Slimming Foodie, página personal de una food blogger con recetas y alguna información

La sección de recetas de la página de Slimming World, tiene muchas recetas gratuitas

Slimming Eats, otra página con muchas recetas, también tiene planes de menús semanales

Y después del batiburrillo de páginas, viene el diverso mundo de los grupos y páginas de Facebook. Siguen siendo en inglés, pero Facebook también tiene el botón mágico de traducir al español

PÁGINAS Y GRUPOS DE FACEBOOK DE RECETAS DE SLIMMING WORLD

https://www.facebook.com/SlimmingEatsRecipes

https://www.facebook.com/groups/slimmingeats

https://www.facebook.com/SW.Encyclopedia/

https://www.facebook.com/slimmingrecipesapp/

https://www.facebook.com/groups/2222668507762198/

https://www.facebook.com/pinchofnom/

https://www.facebook.com/groups/543563255759722

https://www.facebook.com/groups/slimming.world.recipe

https://www.facebook.com/groups/swrecipes2

Hunters Chicken | Slimming World & Weight Watchers Friendly
Hunters Chicken de Pinch of Nom

¿Y AHORA QUÉ?

Querido lector, si has llegado hasta aquí después de todo este megatocho desde luego te mereces un monumento. Ahora, viene la parte en la que recomiendo hacer el plan y cómo empezar, así que te aconsejo que tomes buena nota si tienes interés:

¿Lo recomiendo? Pues desde luego, es muy fácil de seguir, lo poco que hay que contar se agradece y no es nada tedioso como en otros planes que hay que contar absolutamente todo, y tiene muchos tintes de la filosofía RealFood, o sea, comer comida real y dejar los ultraprocesados y las guarradas añadidas.

¿Cómo puedes empezar? Pues muy fácil: Leyendo. Informándote. Toda la información está a tu alcance, sólo tienes que escribir las palabras mágicas en el buscador de tu navegador de Internet favorito y te aparecerán cientos de artículos con la información necesaria. Recuerda, es un plan de pago y ya es bastante suerte que los que lo hacemos decidamos compartir toda la información para que quien así lo desee lo pueda seguir sin tener que afililarse, así que aprovecha la oportunidad para revisar toda la información. Echa un ojo a las páginas de recetas y de Facebook que he puesto más arriba y a los planes semanales que tienen algunas para daros ideas, y únete a algún grupo de Facebook donde pongan recetas y snacks, así siempre tendrás ideas y opciones de platos sanos y puntuados por la persona que publica la receta. Asegúrate de tener claro qué entra en los HeA y HeB, cuáles son las Speed Food y las Free Foods para asegurarte de cuáles son los alimentos que no te hace falta puntuar, y el resto vendrá rodado. Pero lo principal es que recuerdes que buscando por tu cuenta, encontrarás mucho.

¡Hay muchísima información esperando a que la encuentres!

Espero que os hayáis enterado en la medida de lo posible de las bases de este método, y aprovecho a decir que éste no será el primer ni único artículo sobre el tema, así que estad atentos, preveo que se avecinan varios artículos hablando de Slimming World, hasta entonces…

A cuidarse!

Selene Montes

Bizcocho salado

¡Buenas! Hoy os traigo una receta diferente, que en casa dejo a todos con la boca abierta.

Otro de esos platos que salen por equivocación, queriendo preparar algo totalmente diferente, me explico: hoy en el grupo de Facebook, una compi que tiene un blog fantástico, Pili Hidalgo, compartió una receta de Coca de jamón y queso, y yo decidí que esa iba a ser nuestra cena; pero me faltaban ingredientes y quería aprovechar otros, así que al final no se parece nada al original, eso sí, su receta la prepararé sin falta un día de estos.

Me sorprendió muchísimo la textura, es más, mi madre sabiendo que era salado, me dijo que al principio se le hizo muy raro, porque es totalmente un bizcocho, ¡super esponjoso!

Sin más vamos ¡a cocinar!

Ingredientes

  • 3 huevos
  • 120 gr harina integral
  • 1 yogur natural
  • 25 gr de mantequilla
  • 1 sobre de levadura química
  • 85 gr leche
  • 30 gr de queso rallado para la masa y un poco más para espolvorear
  • 3 cucharadas de pisto (hecho con tomate, cebolla, calabacin, pimiento y zanahoria)
  • Queso en lonchas
  • Jamón cocido (con un 92% de jamón)
  • 1 cdta de sal
  • Ajo en polvo
  • Perejil

Elaboración

Mezclamos la harina, la levadura, los huevos, el yogur, la leche, la mantequilla, el pisto, el queso rallado y la sal, batimos bien dejando una mezcla homogénea.

En un molde, que habremos engrasado con un poco de mantequilla, ponemos la mitad de la preparación, cubrimos con jamón y queso y vertemos el resto de la mezcla, para luego cubrir con queso rallado y espolvorear ajo y perejil.

Ahora solo tenemos que hornear como si fuera un bizcocho, con el horno pre-calentado a 180°, hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.

Bizcochonegro

La próxima vez voy a rellenar con verduras, tengo pensado ponerle unos champiñones y calabacin, ¡iremos probando!

Viendo la acogida, aunque no se deba abusar porque no deja de ser calorico, creo que se va a convertir en un básico para excursiones, cumpleaños…

¿Te animas a prepararlo?

😉 Angela

Tortillas integrales para Wraps, Fajitas y ¡Pizza Calzone!

¡Buenas! Llevaba tiempo queriendo preparar estas tortillas, pero no se porque iba dejándolo, se me había metido en la cabeza que me iban a dar mucha lata, y todo lo contrario son facilisimas y dan muy buen resultado: mi marido no es nada “amigo” de lo integral, y ya no quiere las compradas ni por asomo, ¡Le encantaron!

Otra cosa que me encantó de ellas, es lo versátiles que pueden ser, con ellas preparamos desde unas fajitas con pollo y verduras, a un wrap dulce de crema de cacahuete y plátano (con sólo escribirlo se me hace la boca agua … ummmm, delicioso).

Pero, casi por error, descubrimos lo que para nosotros se convirtió en la cena más rica en mucho tiempo: pizzas calzones.

Como sabéis hace poquito que nos mudamos, y aquí no tengo horno, entonces intento adaptar las recetas para poder hacerlas en sartén (pizzas, bizcochos, galletas, etc…). Pues el otro día aprovechamos que nos habían sobrado varias de estas tortillas para prepararnos unas “Fajipizzas”, y todavía no se porque, probablemente porque estábamos hablando y no mirando lo que hacíamos (sí, pierdo la fuerza por la boca, lo sé XD), doble la tortilla a la mitad en la sartén, con todo el relleno dentro ¡que rica equivocación!

¡STOP! Ya me estoy llendo por las ramas y empezando la casa por el tejado, vamos a dejar los rellenos para más tarde y centrarnos en la masa, así que…

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 350 gr harina de espelta integral
  • 175 gr suero de yogur
  • 10 gr sal
  • 25 gr AOVE

La harina no tiene porque ser de espelta, cualquier harina integral nos servirá, yo no consumo harinas refinadas, y por supuesto no las recomiendo, pero si usáis harina blanca sería la misma cantidad, eso sí, tener en cuenta que una estrella se caerá del cielo y dejará de brillar ¡no uséis harinas refinadas! (ale ahí lo he dicho)

Aproveche a utilizar suero de yogur porque el día anterior había preparado queso de untar, si no disponéis de él, sustituir por agua.

En cuanto al aceite, la primera vez que las prepare se me olvidó, y la verdad es que no es algo imprescindible, pero también es cierto que las mejora.

Elaboración

Es muy sencillo, en un bol ponemos todos los ingredientes y vamos mezclando e integrando bien, primero con una espátula y luego amasamos con nuestras mano, tiene que quedar una textura manejable, ni demasiado dura, ni demasiado blanda, podemos añadir más harina o agua si vemos que la necesitamos.

Alguna vez le puse levadura de panadería, y en este punto tape con un paño y lo deje fermentar durante una hora; pero como lo que buscamos es una masa fina y plana, podemos omitir este paso.

Dividimos en bolitas, enharinamos la superficie donde vayamos a trabajar y con un rodillo de cocina estiramos, dándoles a la vez una forma redondeada.

Con estas cantidades nos saldran unas 10 tortillas, si queréis disminuir o aumentar cantidades, acordaros de hacerlo proporcionalmente.

Ahora solo tendremos que precalentar durante unos minutos una sartén antiadherente, y haremos nuestras tortillas vuelta y vuelta. Es muy importante no cocinarlas demasiado, para que no queden crujientes y rompan al doblar, además cuando vayamos a comerlas las volveremos a pasar por la sartén para calentar.

Y ahora viene lo más divertido: ¿de qué las rellenamos? Pues de lo que más nos apetezca, no hay límite alguno; personalmente me encanta poner varios platos diferentes en la mesa (con lechuga en juliana, pimientos, championes, tiras de pollo a la plancha,…) y que cada uno vaya preparandolas a su manera.

¿Y tú? ¿Cuál es tu relleno preferido?

😉 Ángela

Ensalada de hortalizas con vinagreta de naranja

Lo admito, hoy estoy vaga, pero vaga, vaga, no me apetece nada cocinar. Hoy es uno de estos días en los que tiraría de cualquier precocinado, ultraprocesadisimo, con todas sus porquerías… Pero ventajas de vivir a 7 km de la tienda más próxima y no tener carnet de conducir, no voy a decirle a ningún miembro de la casa que me lleve a comprar porquerías, habiendo comida en casa, así que vamos a optar por preparar algo rápido, y si encima es rico y sano, mucho mejor.

Últimamente intento hacer ensaladas diferentes, la típica LTC (lechuga/ tómate /cebolla), me aburre profundamente, además que nunca me gustó la lechuga demasiado.

La verdad es que las posibilidades son infinitas, combinando diferentes tipos de verduras, hidratos de carbono, proteínas y grasas saludables, podemos hacer de una simple ensalada una comida completa ¡y menuda comida!

Otro de mis descubrimientos más recientes, son las hortalizas en crudo, nunca me había atrevido a comer calabaza sin cocinarla antes, y fue todo un descubrimiento, además de aportar un colorido precioso a nuestro platos; y ¡que importante es eso!, porque admitámoslo, comemos con los ojos, nos va a apetecer mucho más una ensalada bonita, con mucha variedad y colorido, que algo aburrido, monocromático.

Hoy nuestra comida se hace en tan sólo unos minutos, así que…

¡A cocinar!

Ingredientes

Para la ensalada

  • Calabacin
  • 1 trozo curioso de calabaza
  • Zanahorias
  • Aceitunas
  • Atún al natural
  • Remolacha en láminas o tiras

Para la vinagreta de naranja

  • 1 cd AOVE
  • Zumo de naranja
  • 1 cta mostaza antigua
  • 1/2 cta miel
  • Perejil

Elaboración

Lo primero que vamos a hacer es pelar las hortalizas, yo en el caso del calabacin dejo parte sin pelar, pero eso va al gusto de cada persona.

Después partimos la verdura en tiras, a mi me gustan muy finitas, así que lo hago con un pelador.

Una vez partidas, tan solo tendremos que añadir el resto de los ingredientes, que podemos variar según lo que tengamos en casa en ese momento.

Para hacer la vinagreta, en un bote ponemos todos los ingredientes, tapamos y agitamos bien.

Ahora solo tendremos que mezclarlo todo y sentarnos a comer.

Fácil  ¿verdad? 

😉 Ángela