Tortillas integrales para Wraps, Fajitas y ¡Pizza Calzone!

¡Buenas! Llevaba tiempo queriendo preparar estas tortillas, pero no se porque iba dejándolo, se me había metido en la cabeza que me iban a dar mucha lata, y todo lo contrario son facilisimas y dan muy buen resultado: mi marido no es nada “amigo” de lo integral, y ya no quiere las compradas ni por asomo, ¡Le encantaron!

Otra cosa que me encantó de ellas, es lo versátiles que pueden ser, con ellas preparamos desde unas fajitas con pollo y verduras, a un wrap dulce de crema de cacahuete y plátano (con sólo escribirlo se me hace la boca agua … ummmm, delicioso).

Pero, casi por error, descubrimos lo que para nosotros se convirtió en la cena más rica en mucho tiempo: pizzas calzones.

Como sabéis hace poquito que nos mudamos, y aquí no tengo horno, entonces intento adaptar las recetas para poder hacerlas en sartén (pizzas, bizcochos, galletas, etc…). Pues el otro día aprovechamos que nos habían sobrado varias de estas tortillas para prepararnos unas “Fajipizzas”, y todavía no se porque, probablemente porque estábamos hablando y no mirando lo que hacíamos (sí, pierdo la fuerza por la boca, lo sé XD), doble la tortilla a la mitad en la sartén, con todo el relleno dentro ¡que rica equivocación!

¡STOP! Ya me estoy llendo por las ramas y empezando la casa por el tejado, vamos a dejar los rellenos para más tarde y centrarnos en la masa, así que…

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 350 gr harina de espelta integral
  • 175 gr suero de yogur
  • 10 gr sal
  • 25 gr AOVE

La harina no tiene porque ser de espelta, cualquier harina integral nos servirá, yo no consumo harinas refinadas, y por supuesto no las recomiendo, pero si usáis harina blanca sería la misma cantidad, eso sí, tener en cuenta que una estrella se caerá del cielo y dejará de brillar ¡no uséis harinas refinadas! (ale ahí lo he dicho)

Aproveche a utilizar suero de yogur porque el día anterior había preparado queso de untar, si no disponéis de él, sustituir por agua.

En cuanto al aceite, la primera vez que las prepare se me olvidó, y la verdad es que no es algo imprescindible, pero también es cierto que las mejora.

Elaboración

Es muy sencillo, en un bol ponemos todos los ingredientes y vamos mezclando e integrando bien, primero con una espátula y luego amasamos con nuestras mano, tiene que quedar una textura manejable, ni demasiado dura, ni demasiado blanda, podemos añadir más harina o agua si vemos que la necesitamos.

Alguna vez le puse levadura de panadería, y en este punto tape con un paño y lo deje fermentar durante una hora; pero como lo que buscamos es una masa fina y plana, podemos omitir este paso.

Dividimos en bolitas, enharinamos la superficie donde vayamos a trabajar y con un rodillo de cocina estiramos, dándoles a la vez una forma redondeada.

Con estas cantidades nos saldran unas 10 tortillas, si queréis disminuir o aumentar cantidades, acordaros de hacerlo proporcionalmente.

Ahora solo tendremos que precalentar durante unos minutos una sartén antiadherente, y haremos nuestras tortillas vuelta y vuelta. Es muy importante no cocinarlas demasiado, para que no queden crujientes y rompan al doblar, además cuando vayamos a comerlas las volveremos a pasar por la sartén para calentar.

Y ahora viene lo más divertido: ¿de qué las rellenamos? Pues de lo que más nos apetezca, no hay límite alguno; personalmente me encanta poner varios platos diferentes en la mesa (con lechuga en juliana, pimientos, championes, tiras de pollo a la plancha,…) y que cada uno vaya preparandolas a su manera.

¿Y tú? ¿Cuál es tu relleno preferido?

😉 Ángela

Anuncios

Ensalada de hortalizas con vinagreta de naranja

Lo admito, hoy estoy vaga, pero vaga, vaga, no me apetece nada cocinar. Hoy es uno de estos días en los que tiraría de cualquier precocinado, ultraprocesadisimo, con todas sus porquerías… Pero ventajas de vivir a 7 km de la tienda más próxima y no tener carnet de conducir, no voy a decirle a ningún miembro de la casa que me lleve a comprar porquerías, habiendo comida en casa, así que vamos a optar por preparar algo rápido, y si encima es rico y sano, mucho mejor.

Últimamente intento hacer ensaladas diferentes, la típica LTC (lechuga/ tómate /cebolla), me aburre profundamente, además que nunca me gustó la lechuga demasiado.

La verdad es que las posibilidades son infinitas, combinando diferentes tipos de verduras, hidratos de carbono, proteínas y grasas saludables, podemos hacer de una simple ensalada una comida completa ¡y menuda comida!

Otro de mis descubrimientos más recientes, son las hortalizas en crudo, nunca me había atrevido a comer calabaza sin cocinarla antes, y fue todo un descubrimiento, además de aportar un colorido precioso a nuestro platos; y ¡que importante es eso!, porque admitámoslo, comemos con los ojos, nos va a apetecer mucho más una ensalada bonita, con mucha variedad y colorido, que algo aburrido, monocromático.

Hoy nuestra comida se hace en tan sólo unos minutos, así que…

¡A cocinar!

Ingredientes

Para la ensalada

  • Calabacin
  • 1 trozo curioso de calabaza
  • Zanahorias
  • Aceitunas
  • Atún al natural
  • Remolacha en láminas o tiras

Para la vinagreta de naranja

  • 1 cd AOVE
  • Zumo de naranja
  • 1 cta mostaza antigua
  • 1/2 cta miel
  • Perejil

Elaboración

Lo primero que vamos a hacer es pelar las hortalizas, yo en el caso del calabacin dejo parte sin pelar, pero eso va al gusto de cada persona.

Después partimos la verdura en tiras, a mi me gustan muy finitas, así que lo hago con un pelador.

Una vez partidas, tan solo tendremos que añadir el resto de los ingredientes, que podemos variar según lo que tengamos en casa en ese momento.

Para hacer la vinagreta, en un bote ponemos todos los ingredientes, tapamos y agitamos bien.

Ahora solo tendremos que mezclarlo todo y sentarnos a comer.

Fácil  ¿verdad? 

😉 Ángela

 

Vasitos de crema de chocolate

¡Buenas! Últimamente puedo escribir mucho menos de lo que quisiera, me faltan medios, tiempo y la verdad, hay días que también me faltan ganas, llevo unos meses de cambios en mi vida que psicológicamente me tienen un poco agotada.

Pero siempre soy yo la que digo que no hay excusas que valgan cuando te comprometes con algo (o alguien), y en esta ocasión el compromiso mayor es conmigo misma, así que vamos a levantar la cabeza, coger el teclado y ¡a escribir!

La verdad es que aunque no haya publicado muchas recetas, si cocine mucho, me relaja, así que en estos días prometo ir subiendo todo para que podáis verlo.

Y como soy retorcida como yo sola, empezamos por el postre.

¿Os acordáis de los “Dalkys” ? Esas cremas de chocolate y nata que nos encantaban de pequeños, y de mayores para que vamos a negarlo…, pues vamos a preparar una versión más sana y algo más ligera, algo… tampoco es para que nos atiborremos a ellos…

Como sabéis procuro no tomar ni azúcar ni edulcorante, así que vamos a utilizar la fructosa de los dátiles para endulzar nuestra crema, pero podéis sustituir por lo que más os guste.

¡A cocinar!

Ingredientes

Para 6 vasitos

  • 750 ml de leche o bebida vegetal
  • 50 gr cacao puro
  • 110 gr pasta de dátiles
  • 60 gr almidón de maíz (Maicena)

Elaboración

La verdad es que es muy sencillo, en un cazo ponemos la leche fría (yo en este caso utilice 500 ml, y el resto suero de yogur), y disolvemos la maicena.

También está increíblemente bueno con leche de almendras ¡probarlo!

Ponemos a fuego suave y vamos añadiendo el resto de los ingredientes, revolviendo sin parar, hasta que veamos que espesa.

Luego solo tendremos que verter en los vasitos y dejar enfriar.

Después le podemos poner por encima nuestra nata montada, o esperar a añadirsela en el momento de servir.

Os recuerdo que estos postres son de consumo ocasional, aunque sean caseros son caloricos, hiperpalatables, y lo más importante, desplazan a otros alimentos como la fruta, por lo que no debemos abusar.

😉 Angela

 

Pastel de patata

Pastel de carne y patata

¡Hola!. Hoy vengo a hablaros de este rico y sencillo pastel salado que en mi casa se hace desde hace años.

Nosotros normalmente lo hacemos con carne picada de pollo pero, se puede hacer con cualquier otro tipo de carne que os guste, ternera, cerdo, etc. incluso hay gente que cambia la carne por pescado y usa atún o merluza.

Igualmente podéis utilizar las verduras que más os gusten, yo aprovecho y como luego las paso por la batidora pongo… “todo lo que pillo” porque es la única manera de que en casa coman verdura, camuflándola así.

En el caso de la receta que os pongo hoy como ejemplo además aproveche y puse muchas, ya que así, hacia pastillas de caldo de verduras (tipo Avecrem) caseras, como podéis ver en la receta que publicamos en su día. Es una preparación muy práctica y hoy conseguía un dos por uno.

A mi, que ¡me encanta la patata! pues es una manera más de comerla y como dije antes, se puede sustituir la carne por pescado, la patata pegará perfectamente con una opción u otra. Es un plato muy versátil que hará la delicia de grandes y pequeños. Así que sin más enrollarme…

¡A cocinar!

Ingredientes

  • Pollo picado
  • Verduras variadas
  • patatas
  • Cebolla
  • Zanahoria
  • Aceite
  • Sal
  • Queso rallado
  • Tomate frito (opcional)

Preparación

Lo primero, explicar que no pongo cantidades porque dependerá mucho de la cantidad que queráis hacer y la proporción de carne/verdura que os apetezca utilizar. Incluso la variedad de verduras que vayáis a usar, que es enorme…

Lo primero será hacer el puré de patata. Tener en cuenta que tiene que quedar espeso, no es como un puré de patata convencional que usemos como guarnición.

Yo pongo un pelín de aceite y sofrío la cebolla y zanahoria, después cocer las patatas junto a la cebolla y zanahoria sin exceso de agua, si creeis que sobra mucha agua es mejor quitar y si hace falta añadir a la hora de batir, pero mejor espeso que cremoso.

Mientras se hace el “puré” sofreímos todas las verduras que vamos a utilizar, y cuando está listo, yo las paso por la batidora para que no se encuentren trozos. Otra opción es dejarlo todo en trozos más o menos grandes en función de vuestros gustos.

Una vez listas las verduras, añadimos el pollo (o lo que hayamos elegido) y condimentamos al gusto, yo he utilizado sal, pimienta y un conjunto de especias que vienen mezcladas. Si queremos, podremos echar un chorro de salsa de tomate frito, le dará un toque muy rico.

Una vez hecho el puré y el pollo con las verduras, solo nos quedará montar el pastel. Pondremos en el molde que hallamos elegido, una capa de puré de patata, y una capa de pollo encima, iremos rellenando el molde con capas alternándolas para acabar con una de puré en la parte superior. Por último, echaremos el queso para gratinar que más os guste y lo metemos al horno a unos 180 grados por arriba hasta que se gratine.

Aviso de que es una receta contundente y lleva bastante, podremos acompañarlo con una pequeña ensalada o pisto y tendremos un plato muy completo. Espero que os guste y os animéis a poner vuestras combinaciones en los comentarios.

Muacks. Lidia

Quinoa con calabaza

¡Buenas! Hacía muchísimo que no preparaba quinoa, y hoy haciendo limpieza en la despensa, me encontré un paquete, así que no me lo pensé, ¡hoy comemos quinoa!

Pero también tenía claro que iba a comer calabaza, una gran amiga me regalo super calabaza de su huerto, pero super, super, debe pesar más de 5 kilos!!!!.

Así que aprovechamos para hacer un super plato, con verduras, hidratos de carbono, y proteína de calidad.

A cocinar…

Ingredientes

Para 4 personas

  • 200 gr de quinoa
  • 500 gr de calabaza, troceada y cocida
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 200 gr de espinacas
  • 1 huevo por persona
  • 1 cda AOVE

Elaboración

Lo primero que tenemos que hacer es lavar bien la quinoa, para quitar la saponina, pues sino quedaría demasiado amarga: primero la dejamos unos minutos en agua caliente, le quitamos el agua con la ayuda de un colador, para después volver a poner en un bol con agua fría, frotamos bien con las manos y volvemos a escurrir, ahora ya podemos cocinarla.

IMG_20190326_114119.jpg

La quinoa se prepara igual que el arroz, cociendola unos veinte minutos.

Mientras en una olla plana, ponemos una cucharada de AOVE, y sofreímos la cebolla y el puerro cortados en trocitos pequeños, después añadimos la calabaza y la espinaca, rehogamos unos minutos.

IMG_20190326_132610.jpg

En este punto le ponemos la quinoa, ya cocida, y especiamos al gusto, hoy le he puesto una mezcla de especias que lleva pimentón, pimienta negra y cúrcuma, mezclamos bien y dejamos cocinar cinco minutos más para que se integren los sabores.

Hoy como iba a ser plato único, acompañado de una rodaja de pan de centeno integral, a la hora de servir pusimos unos huevos a la plancha, pero esto sería opcional, sin ello podríamos preparar perfectamente un plato vegano

¿Vosotros como coméis la quinoa? ¿conocéis sus propiedades? , os dejo el enlace a otro artículo en el que hablamos un poco de ellas.

Si todavía no la habéis probado, ¡animaros!

😉 Angela