Crema de queso de sabores

Hace unos años me compre una yogurtera, durante mucho tiempo en mi casa no entro un yogur comercial, los hacia de sabores, con frutas, de chocolate, … pero se me rompieron parte de los vasitos, empece a tener muy poco tiempo (escusa muy mala porque lleva dos minutos) y la deje en el olvido…

Hace unos meses, gracias a Ana Fuentes y Nieves Millán, y su grupo de Facebook: “Yogur hecho en casa”, la yogurtera y yo nos reconciliamos, y volvemos a ser inseparables.

Tengo un problema añadido, soy intolerante a la lactosa, os explico un poco: para digerir la lactosa, que no es más que el azúcar propio de la leche, nuestro cuerpo produce una enzima llamada lactasa, pues los intolerantes, producimos mucho menos cantidad de esa enzima, y no siempre la misma, por lo que hay épocas que nos sienta peor que otras. Somos “enzimodependientes“, es decir: si nos bebemos un vaso de leche de golpe, probablemente nos pasemos el resto del día encerrados en el baño, pero si el mismo vaso, lo bebemos a sorbitos a lo largo del día, los daños son inexistentes o mucho menores.

Cada vez hay más productos sin lactosa en el mercado, aunque encontrarlos desnatados y sobretodo 0% aún es muy complicado. También tenemos en las farmacias la enzima en pastillas, pero no es recomendable abusar de ella, personalmente, me provoca dolor de cabeza.

Así que yo me inclino por la versión casera, además de ser más natural, sin químicos, conservantes,…, el sabor no tiene nada que ver con los comprados.

Hoy os voy a dejar tres recetas en una, pues para llegar al resultado final, vamos a pasar por diferentes pasos:

Primero vamos a hacer yogur natural, en este caso yo utilizo yogurtera, pero existen otras formas de hacerlos (en el grupo de Ana y Nieves tenéis un montón de información fantástica):

yogurlogo

Yogur natural desnatado:

1 yogur natural 0%

1 litro de leche desnatada (en mi caso sin lactosa)

4 / 5 cd de leche en polvo desnatada

El proceso no puede ser más sencillo, se mezclan los ingredientes y se meten los tarritos en la yogurtera durante ocho horas. Después se tapan y se dejan enfriar, y para que terminen de cuajar, a la nevera unas 4 horas mínimo.

Como veis, yo uso yogur normal, pues como de uno, salen 7, esa cantidad de lactosa no me hace daño, pero siempre podéis partir de uno sin lactosa. En el caso de que uséis leche entera, omitir la leche en polvo.

¿Y que pasa si a estos yogures, los dejamos en una manga de café o en un colador con gasas perdiendo el suero durante unas horas? Pues haremos unos riquísimos yogures griegos.

vaso

colador1

¿Y si los dejamos unas horas más, por ejemplo, una noche? ¡Tendremos una crema de queso perfecta para untar!

Lo mejor es que podemos hacerla de mil sabores diferentes, os dejo alguna idea:

  • Con anchoas trituradas
  • Batiendo con salmón ahumado
  • Con especias diferentes (ajo en polvo, mezcla para pizzas, hierbas provenzales…)
  • Mezclado con cebollino picadito
  • Con cacao desgrasado, edulcorante y aroma de avellana
  • Con remolacha (os quedara de un color precioso)

Dejar volar vuestra imaginación y mezclarlo con vuestros ingredientes favoritos, merecerá la pena.

tostadas

Anuncios

6 respuestas a “Crema de queso de sabores

  1. Ana Fuentes

    Es un placer con personas creativas como tú, además de ser un encanto y ser una persona con un buen rollo impresionante.
    Desde “yogur hecho en casa” te damos las gracias por formar parte de esta pequeña gran familia de yogurter@s

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s