La Cúrcuma

Hace unos años, estaba comprando en una carnicería especializada en productos árabes, cuando me quede mirando las especias, el carnicero me paso un bote de Cúrcuma y me dijo “La cúrcuma es vida”; cuando llegue a casa me puse a investigar un poco sobre esa especia, y desde entonces, es un ingrediente fijo en la mayoría de mis platos.

Proviene de la planta “Curcuma longa”, que posee unos rizomas muy ramificados, amarillos-anaranjados, cilíndricos y muy aromáticos, que es de donde sale la especia.

Se cultiva en zonas cálidas y húmedas, desde Polinesia hasta el sudeste asiático, en donde su consumo es muy común, aunque en la ultima década, este se ha extendido por todo el mundo.

Por su color, se utiliza tanto de colorante textil, como colorante alimentario.

Pero lo más importante, son sus numerosas propiedades, gracias a la curcumina, de las que vamos a destacar algunas de ellas:

  • Tiene propiedades hepatoprotectoras y colecistocinéticas: Protege el hígado y además lo ayuda a recuperarse de enfermedades, también ayuda a eliminar las piedras de la vesícula biliar.
  • Ayuda a la digestión, especialmente de las grasas. Es un anti-ácido natural y también evita los gases y flatulencias; además tiene propiedades astringentes.
  • Posee propiedades antiinflamatorias, se recomienda su consumo a personas con artritis y artrosis.
  • Tiene propiedades preventivas contra el cáncer de mama, piel, duodeno y colon; además se utiliza para ayudar al organismo a superar los efectos secundarios de los medicamentos contra el cáncer.
  • Regula los niveles de insulina.
  • Es un antidepresivo natural pues tiene compuestos estimulantes del sistema nervioso, y reduce la carga de estrés. Hay estudios que dicen que aumenta la serotonina.
  • Previene enfermedades cardiovasculares, ayudando a bajar los niveles de colesterol y trigliceridos.
  • Mejora los problemas respiratorios.
  • Mejora el sistema inmune.
  • Tiene propiedades cicatrizantes, para heridas y quemaduras.
  • También se usa en tratamientos estéticos, para reafirmar la piel y exfoliarla; es buena contra el acné.

Pero como todo, no debemos excedernos, porque aunque esta especia tiene fantásticas propiedades, un alto consumo puede tener contraindicaciones y efectos secundarios; y tampoco se recomienda su uso a embarazadas y niños menores de 3 años.

Podemos encontrarnos la cúrcuma en polvo o fresca, utilizando directamente el rizoma, pelado y rallado o cortado, en nuestras preparaciones; en etiquetas alimentarias aparece como el aditivo E-100.

raiz

En la cocina podemos utilizarla de varias maneras, por un lado es un colorante natural (conocida en algunos lugares como azafrán de raíz ), ademas tiene un sabor dulce, con un ligero toque picante, que queda fantástico combinado con otras especias; es uno de los ingredientes del curry, dándole su color característico; fantástico en sopas, pastas arroces y platos de carne de ave y cerdo. Recordar que con muy poca cantidad ya notaremos su sabor.

Personalmente, yo añado una cucharadita en prácticamente todos los guisos, me encanta el toque que le da a las lentejas; uno de mis platos favoritos es el Pollo Ras El Hanout, donde forma parte de la mezcla de especias.

😉 Angela

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

3 respuestas a “La Cúrcuma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s