Recetas encadenadas: mantequilla, buttermilk, tostadas y bizcocho

¡Buenas! Las recetas de hoy no son precisamente bajas en calorías, pero yo estoy aprendiendo ultimamente que las calorías no lo son todo: ¿Qué tiene menos valor energético una Coca Cola Zero o una manzana? Un vaso de 250 ml de este refresco tiene unas 0.5 cal, en cambio 100 gr de manzana tiene alrededor de 50 cal, ¿Cuál os parece más sano de los dos?

Pues así ocurre con multitud de los productos “light” que consumimos, ¿os habéis fijado como a muchos “0%  materia grasa”, les añaden azúcar para mejorar su sabor?

Bueno, me estoy llendo por las ramas, pero este tema me parece muy interesante y trataremos de él muy pronto; yo antes iba al supermercado y corría a buscar todos los productos ligeros, ahora procuro huir de ellos.

Como sabéis, parte de los administradores de esta web, y del grupo de Facebook, llevamos una temporada siguiendo los pasos del “Realfooding”, comiendo comida real; no todos, y no desde siempre (yo misma empecé escribiendo sobre galletas que ahora mismo no me comería), por eso veréis recetas de todo tipo, puntuadas, sin puntuar, más o menos ligeras, porque sabemos que hay tanta variedad en formas de alimentación, como personas que nos leen, y nos gustaría que todos os sintáis cómodos entre nosotros, parte de nuestra familia.

 Y hablando de familia cibernética, nunca hubiese podido hacer esta receta sin la ayuda de las vecinas del grupo “Yogur, queso, helado hecho en casa”, ya os hable de su fantástico trabajo en publicaciones anteriores, una vez más se lo agradezco de todo corazón.

¡A cocinar!

Mantequilla salada

Para la primera parte de esta receta vamos a partir de 1 litro de nata para montar, cuanta mayor materia grasa, mejor nos saldrá nuestra mantequilla; la elaboración es muy sencilla, montamos la nata, y una vez esté montada, seguimos batiendo, hasta que esta adquiera un aspecto granuloso.

granulosmantequilla.jpg

Luego pondremos en un paño de algodón, y apretaremos para que suelte la mayor cantidad de líquido, que guardaremos como oro en paño (nunca mejor dicho), pues se trata de la “Buttermilk” o “suero de mantequilla”, que vamos a utilizar en nuestra siguiente receta.

Una vez hayamos sacado la mayor cantidad del suero, llenaremos un par de cuencos con agua muy fría, yo siguiendo consejos le pongo hielo, y seguiremos apretando hasta que el agua nos quede transparente, cambiando el agua las veces que sea necesario.

Et voilà! Ya tenemos nuestra mantequilla, y ahora es el momento en el que, si queremos, podemos aromatizar, en este caso yo le he puesto sal, ajo en polvo y perejil, las cantidades no os las puedo decir porque lo hice a “ojo” lo mejor es que vayáis probando y deis con el punto que más os guste.

rulomantequilla.jpg

Ahora lo envolveremos en papel de film, o metemos en un tarrito y a la nevera, si vamos a tardar en consumirla podemos congelarla, para que os hagáis una idea, partiendo de un litro de nata con 38% de m.g, me ha salido medio kilo de mantequilla.

Espero haberme sabido explicar, si os quedan dudas, las vecinas tienen un fantástico paso a paso en su grupo de Facebook.

Tostadas con mantequilla aromatizada

Este domingo, que fue la última vez que prepare la mantequilla, me había sobrado pan integral del día anterior, la verdad es que estaba muy duro, y decidí resucitarlo: tan solo partimos el pan en rodajas, untamos con nuestra mantequilla al ajo y perejil, y doramos en el horno hasta que esté crujiente.

pan.jpg

¡Buenisimo! ¡Aquí no se tira nada!

 Bizcocho de yogur y buttermilk

Esta receta ya si que rompe moldes, ni es poco calórica, ni es real, pero tiene su explicación: a mi marido le está costando una barbaridad salir de “Matrix” (el mundo de los ultraprocesados) y la verdad es que tampoco tiene mucho interés, tan solo el de apoyarme en mi cambio de alimentación, vamos que lo hace por mí más que por él, entonces al final ha llegado a una conclusión: él las comidas las hace como yo (aunque sigue bebiendo refrescos light), pero de vez en cuando cae algo de repostería tradicional, con su harina y azúcar refinado. Así que aprovechamos el suero de hacer la mantequilla para preparar un bizcocho, y la verdad que salió tan rico y tan esponjoso que al final decidí compartirlo con vosotros, pero tener en cuenta que sería para un consumo muy muy muy ocasional

Ingredientes

  • 1 yogur (yo lo utilice griego casero)
  • 4 huevos
  • 3 medidas de yogur de harina
  • 2 medidas de yogur de azúcar
  • 1/2 medida de yogur de AOVE
  • Una cd de esencia de vainilla
  • Raspadura y zumo de una mandarina
  • 175 ml de buttermilk
  • Azúcar glass para decorar

Elaboración

Precalentamos el horno y mientras mezclamos todos los ingredientes, y vertemos en un molde desmontable previamente engrasado.

Horneamos unos 35 min a 200º o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.

 Dejamos enfriar, desmoldamos y decoramos.

bizcocho.jpg

Y hasta aquí hemos llegado hoy, animaros a hacer vuestra mantequilla, os sorprenderá, y sobretodo ¡Contarnoslo!

😉 Angela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s