Mi vida vuelve a dar un cambio: La dieta cetogénica

Creo que esta entrada se define perfectamente en esta frase, no hay mucho más que explicar pero como yo me enrollo como una persiana ya veréis como al final acabo escribiendo un montón de palabras.

Porque los artículos se miden en palabras, “escribe un texto de unas 500 palabras”, “procura no escribir menos de 300”, pero hoy no las voy a contar, hoy voy a dejar que mis dedos escriban y veremos en qué acabamos.

Mis dedos… Porque estoy incumpliendo otra de nuestras “reglas” internas: estoy escribiendo desde el móvil, tengo el ordenador estropeado pero ya me aprovecharé de nuestro informático particular.

Y por último antes de empezar, como veis este texto no tiene mucho que ver con el resto de los que suelo escribir, no es un texto que salga de la mente, que preparé, que busque información,… Esto está escrito a forma de desahogo, no estoy pasando por un buen momento, y me sirve para entretenerme, así que es más “íntimo”, más “visceral” y menos científico de lo que os soléis encontrar.

Yo siempre estuve en contra de las dietas que eliminaban cualquier nutriente (excepto en caso de alergias e intolerancias), siempre hice mía la frase “hay que comer de todo en su justa medida” y la seguía a rajatabla.

¡Ojo! Que esto en principio me vino muy bien, siguiendo las dietas de los puntos, tomando verduras, proteínas e hidratos de carbono en todas las comidas baje más de 60 kilos, feliz y comiendo de todo.

Siempre diré que Weight Watcher fue lo mejor que conocí en mi vida, fue mi impulso, lo que me enseño a comer, lo que mejoró mi relación con la comida.

Pero llego un momento que me agobie, me canse, no me apetecia para nada contar, empecé a probar todos los métodos, me hice asidua a DNC, y en cuanto conocí Slimming World, que más o menos sigue la misma línea, me metí de lleno.

Cuando empiezo algo lo hago con ganas y hasta el fondo, antes de empezar me informo mucho, busco opiniones, artículos científicos, cosas a favor y en contra, vamos que no soy de las que van a lo loco.

Esta vez tuve varios empujones, primero mis médicos, me recomendaron empezar la dieta Cetogénica por temas de salud, porque personalmente podía ayudarme enormemente en ciertas patologías hormonales, y después mi amiga y compañera Selene, que me ayudo enormemente a saber como empezar, me animo y me “vigilo” en mis primeros momentos, con mucha información, pero sobretodo con ánimos y cariño ¡miles de besos neña!

Llegado a este punto aclaro que no voy a explicaros los recovecos de este tipo de alimentación, tenéis muchísima información en Internet, en libros, nutricionistas preparados, grupos de Facebook específicos, yo no me siento aún preparada para guiar a nadie en este tipo de alimentación, solo quiero contaros mi experiencia en estos dos últimos meses.

“Keto” básicamente consiste en una cosa: reducir drásticamente la ingesta de hidratos de carbono. Es una dieta muy baja en hc (unos 20 gramos máximos al día), moderada en proteínas y alta en grasas saludables.

Lo que queremos es llegar a un estado de “cetosis”, en los que nuestro cuerpo obtenga la energía de las cetonas que produce nuestro hígado al tener una provisión muy reducida de glucosa.

Los hidratos los obtenemos básicamente de las verduras, siendo altamente recomendables las de hoja verde, y evitamos totalmente azúcares, harinas, cereales y legumbres; pero como os digo por ahora no me voy a meter en este tipo de explicaciones, si queréis aprender más os recomiendo la web Diet Doctor e investigar, o buscar algún experto en el tema, hay muchos nutricionistas que se dedican expresamente a este modo de vida.

Una de las cosas que tuve más claras es que si lo hacía, era con seguimiento médico y con análisis periódicos, que por ahora son perfectos.

En mi caso, tengo la suerte de que ya estaba metida de lleno en el Realfooding, así que ya no consumía azúcares desde hacía tiempo, así que me costó menos que a otras personar empezar.

Los primeros días, son un poco duros para casi todo el mundo, es lo que llaman la “Gripe Keto“, al final estamos “pasando el mono de los hidratos de carbono”, en mi caso el aliento me olía fatal, y me pasaba el día en el baño, porque se produce una pérdida de líquidos.

Pero en unos días, hidratandose muy bien y tomando electrolitos, se pasa y llega lo bueno: empiezas a notar una energía enorme, que no sabes ni de donde aparece, la sensación de hambre desaparece, ya no hay ansiedad por la comida, y te encuentras realmente bien.

Yo tenía bastantes problemas intestinales, y desaparecieron por completo, adiós a los gases, a los dolores abdominales, a la sensación de hinchazón…

En cuanto al peso, la perdida, ya en los primeros días, también fue increíble, sobretodo las medidas, los centímetros del abdomen es lo que primero ves bajar.

Y lo que ya fue increíble fue cuando me vino la menstruación, yo soy de las que me retuerzo de dolores, pues ni me entere, absolutamente increíble, era todo en plan de ¿porque estoy sangrando si no me duele nada?

En conclusión, por ahora estoy muy contenta, más adelante ya os contaré.

Aprovecho para dejaros mi Keto-Instagam: @asturketo, así os hacéis una idea de lo que como, y no os asistáis.

Antes os hable de profesionales del tema, pues no puedo terminar este articulo sin hacer una mención especial a Alicia Quero, de Dieta Eficiente, yo sigo su grupo de Facebook , y en cuanto pueda quiero apuntarme a su servicio VIP, del que solo escucho maravillas, ¿verdad Selene? Hoy mismo terminó un reto gratuito fantástico, ¡muchísimas gracias Ali! En Instagram también podéis encontrarla como @eficientedieta.

941 palabras, sin pensarlas…

😉 Angela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s