Flan de queso ligero

¡Buenas! Ya estamos en Septiembre, madre mía como pasa el tiempo, dentro de nada ya estamos en Navidades, cada vez me pasa el año  más rápido.

Pues ahora que hace menos calor, y tengo un poquito más de tiempo, intentare volver a cocinar porque últimamente era todo lo mismo: ensaladas, carnes y pescados a la plancha, tortillas y poquito más.

Hoy me apetecía hacer un postre rico pero ligero,  y los que más me gustan sin duda, son los que llevan queso, así que aprovechando que había preparado queso crema casero, decidí que esta noche tenemos flan de queso para la cena.

Y aunque haga menos calor, no me apetecía encender el horno, y ahí me encontré en la cocina con la Cecofry Turbo 4D, que la pobre es la que más trabaja en mi casa, el día que se canse y se ponga en huelga me hunde (y hoy todavía le queda por preparar unas patatas y una pechuga empanada)

Así que, sin más…

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 4 huevos
  • 300 ml de leche desnatada
  • 150 / 200 gr queso crema 0%
  • Edulcorante al gusto

Elaboración

Como os comentaba, yo aproveche queso crema que había preparado en casa, hecho a partir de yogur 0% y leche desnatada (Suprema de Central Lechera Asturiana, para mi la mejor para los yogures desnatados sin lactosa), si no queréis hacerlo, podéis utilizar el “San Millán 0%”, que aunque no destaque por su gran sabor, puede hacer un apaño.

El procedimiento es muy sencillo: batimos todos los ingredientes, para después repartir la mezcla en flaneras, o botes individuales, con estas cantidades yo prepare 6 raciones.

Tapamos nuestros botes con papel de aluminio y metemos en la cubeta de la Cecofry, ponemos agua hasta la mitad y programamos menú horno unos 40-50 minutos.

Pinchamos con un palillo para ver si están listos, dejamos enfriar y a la nevera.

Podéis prepararlo de la misma manera en un horno convencional.

Para quien siga el método Weight Watcher, esta receta es libre en todas las versiones de  DNC, para el resto puntuar según los ingredientes.

En cuanto a Slimming World, sera libre si utilizamos parte de nuestro HeA diario en los 50 ml de leche que hay en cada ración, pero recordar que debéis acompañarlo de Speed Food,  un poco de fruta cortada le viene fenomenal.

😉 Angela

Anuncios

Bizcochitos Extra Saludables para Slimming World

¡Buenas! ¡Sigo viva! Con mucho trabajo, y poco tiempo, pero viva al fin y al cabo…

Como todos los veranos, estoy desaparecida del mundo, es lo que tienen los trabajos precarios de hoy en día, los que cubrimos bajas y vacaciones en esta época no paramos, así que a aprovechar estos meses, que el invierno es largo.

Así que últimamente cocino poco y escribo aun menos, a ver si me centro y puedo hacer algo más en la cocina.

Eso sí, estoy a tope con la alimentación, otras veces comería cualquier cosa pero este año voy con mi “tupper” a todos los sitios, y la verdad es que estoy encantada, hacía mucho que no estaba tan centrada, y Slimming World me pone las cosas muy fáciles, no me vuelvo loca contando puntos, pero me ayuda a controlar.

Normalmente desayuno tostadas, y las pocas veces que me apetece dulce suelo tirar de porridge, pero el otro día prepare unos bizcochitos muy cómodos para llevar, para los días que el desayuno también forma parte de mi fiambrera.

No os voy a mentir, me volví loca hasta dar con una receta que cumpliera la regla para ser Extra Saludable (HeB), estuve cambiando ingredientes hasta que conseguí cuadrar las calorías (máximo  125 kCal) y la fibra (mínimo 3 gr); para ello me ayude de una app “Fat Secret”, que te permite saber los valores nutricionales de la receta al ir añadiendo los ingredientes.

info

Por lo tanto, para los seguidores de SW, si quieren que sea apto para HeB, tienen que seguir al pie de la letra las cantidades, porque de verdad que están super ajustadas; de esta receta, saldrán 8 raciones, que yo congelo y voy sacando poco a poco.

Y recordar, que siempre deberá estar acompañado por 1/3 mínimo de Speed Food, es básico para que este plan funcione.

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 3 huevos medianos
  • 1 cd levadura química
  • 30 gr salvado de avena
  • 200 gr de harina de trigo integral
  • Edulcorante al gusto

Elaboración

Primero separamos las claras de las yemas y reservamos estas ultimas.

Montamos las claras a punto de nieve. Por otro lado, mezclamos el resto de los ingredientes, acordaros que depende de que edulcorante utilicéis, y de la cantidad, recomiendan puntuar (en la guía tenéis la información), yo esta vez también añadí un poco de aroma de azahar.

Después añadiremos las claras montadas poco a poco, integrándolas bien, con movimientos envolventes para que no bajen.

Ahora solo tendremos que poner la mezcla en el molde escogido, yo utilizo uno de porciones individuales, y hornear unos 30 min a 180º, en el horno ya caliente.

Una vez frío, desmoldamos y dividimos en 8 porciones iguales, cada una de ellas será un HeB, por lo tanto si nos comemos más de un trozo habrá que puntuarlo, y como son 124 calorías cada trocito, serían 6 Syns.

Ya se que soy muy pesada con el tema, pero recordar ¡acompañar siempre de Speed Food!

No es un bizcocho muy jugoso, como adivinareis al ver los ingredientes, pero mojado en el café ¡esta riquísimo!

😉 Angela

Vasitos de crema de chocolate

¡Buenas! Últimamente puedo escribir mucho menos de lo que quisiera, me faltan medios, tiempo y la verdad, hay días que también me faltan ganas, llevo unos meses de cambios en mi vida que psicológicamente me tienen un poco agotada.

Pero siempre soy yo la que digo que no hay excusas que valgan cuando te comprometes con algo (o alguien), y en esta ocasión el compromiso mayor es conmigo misma, así que vamos a levantar la cabeza, coger el teclado y ¡a escribir!

La verdad es que aunque no haya publicado muchas recetas, si cocine mucho, me relaja, así que en estos días prometo ir subiendo todo para que podáis verlo.

Y como soy retorcida como yo sola, empezamos por el postre.

¿Os acordáis de los “Dalkys” ? Esas cremas de chocolate y nata que nos encantaban de pequeños, y de mayores para que vamos a negarlo…, pues vamos a preparar una versión más sana y algo más ligera, algo… tampoco es para que nos atiborremos a ellos…

Como sabéis procuro no tomar ni azúcar ni edulcorante, así que vamos a utilizar la fructosa de los dátiles para endulzar nuestra crema, pero podéis sustituir por lo que más os guste.

¡A cocinar!

Ingredientes

Para 6 vasitos

  • 750 ml de leche o bebida vegetal
  • 50 gr cacao puro
  • 110 gr pasta de dátiles
  • 60 gr almidón de maíz (Maicena)

Elaboración

La verdad es que es muy sencillo, en un cazo ponemos la leche fría (yo en este caso utilice 500 ml, y el resto suero de yogur), y disolvemos la maicena.

También está increíblemente bueno con leche de almendras ¡probarlo!

Ponemos a fuego suave y vamos añadiendo el resto de los ingredientes, revolviendo sin parar, hasta que veamos que espesa.

Luego solo tendremos que verter en los vasitos y dejar enfriar.

Después le podemos poner por encima nuestra nata montada, o esperar a añadirsela en el momento de servir.

Os recuerdo que estos postres son de consumo ocasional, aunque sean caseros son caloricos, hiperpalatables, y lo más importante, desplazan a otros alimentos como la fruta, por lo que no debemos abusar.

😉 Angela

 

Arroz con leche realfood

Arroz con leche realfood

¡Buenas!. Como much@s sabéis, llevo un tiempo eliminando los productos procesados de mi alimentación, lo que se conocer como “realfood” y en ese tipo de alimentación no “entran” las harinas blancas, el azúcar, etc… Lo que hace más difícil el tema de los postres y dulces. ¡Pero no imposible!

Como sustituto del azúcar, se utilizan los dátiles o la fruta entre otras cosas. Así que, sabiendo que no hay que abusar de los dulces aunque sean saludables, me he animado a hacer arroz con leche con dátiles como sustituto del azúcar, y he de decir que me ha sorprendido muy gratamente…

El resto de la receta ha sido absolutamente igual que la tradicional, sustituyendo el azúcar, y realmente el resultado ha sido estupendo. Eso si, como nunca había utilizado dátil para endulzar, me he dado cuenta de que el dátil es “espesante” osea que ayuda a espesar y habrá que tenerlo en cuenta en nuestras recetas.

Dátiles

Este primer “experimento” me lleva a pensar en hacer natillas “realfood”, así que igual próximamente me animo y os pongo aquí la receta.

La receta la he echo con Mycook (prima hermana de Thermomix) pero también la podéis hacer de manera tradicional… Y ahora vamos con la receta!!

Ingredientes:

  • 1,3 litros de leche (yo la he utilizado fresca), además utilizaré otros 300 ml aparte.
  • 200 gramos de arroz redondo
  • piel de naranja
  • piel de limón
  • canela en rama
  • canela en polvo (opcional)
  • 150 gramos de dátiles

Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es poner los dátiles en remojo, yo lo hice desde el día anterior pero con unas pocas horas sería suficiente.

Les quitamos el hueso y los ponemos en los 300 mililitros de leche extra que señalábamos en los ingredientes.

Preparado para pasta de dátiles

Una vez que empecemos a hacer la receta, lo primero será batir los dátiles en esa misma leche que los hemos bañado.

En el caso de que lo hagamos con nuestro robot de cocina preferido, pondremos la paleta en la jarra y añadimos: el arroz, la rama de canela, las pieles de naranja y limón, la leche y por último la pasta de dátiles que obtuvimos en el paso anterior.

Después con todo el conjunto, programamos el robot 45 minutos a 90 grados y velocidad 2 (en mi caso).

Una vez terminado, debemos probar lo espeso que ha quedado, porque debe tenerse en cuenta que al enfriar espesa aún más. Si vemos que está ya demasiado espeso, podemos añadir un poco más de leche y mezclarlo todo bien antes de proceder a sacarlo a los moldes o recipientes que hayamos elegido.

Una vez frío, espolvoreamos por encima un poco de canela en polvo y lo tapamos para esperar que no se reseque. Después a la nevera para que esté fresquito.

Iré experimentando más recetas endulzadas con dátiles porque me parece que ha sido todo un descubrimiento. Ya os contaré!

Muacks. Lidia.

Bizcocho de chocolate sin azúcar en Slow Cooker

¡Hoy toca dulce! Mirar que es raro en mi, y sobretodo desde que estoy quitando totalmente los azúcares y edulcorantes artificiales de mi dieta;  pero hoy me apetecía merendar bizcocho y, sobretodo, quería probar a hacerlo en la olla lenta, ¡lo que me queda por experimentar con mi nueva amiga!

No nos vamos a engañar, hoy el cuerpo me pedía azúcar, vamos que cerraba los ojos y veía a Celia Cruz bailando por todas partes, pero ¡No!, no pienso caer ni relajarme, el otro día ya me pase de la raya y no voy a volver a hacerlo… Así que en esta ocasión vamos a utilizar pasta de dátiles (que no son más que dátiles hidratados y triturados) para endulzar nuestro bizcocho, para l@s que estáis puntuando esto subirá los puntos un poco, aquí os recomiendo que valoréis: yo hasta hace una temporada lo sustituiría por edulcorante, ahora le doy más importancia a comer alimentos saludables que a rebajar puntuación de las comidas.

La verdad que pensaba hacer un bizcocho de yogur normal para iniciarme con la repostería en Slow Cooker, pero mi marido y la harina integral todavía no se llevan demasiado bien, así que para disimular el color añadí un poco de cacao puro, con un toque de naranja y otro de coco queda riquísimo.

Después del resultado creo que pocas veces más voy a encender el horno para hacer un bizcocho, entre el ahorro energético y lo esponjoso que queda en esta olla, estoy encantada, la verdad es que no puedo estar más contenta con mi nueva ayudante.

¡A cocinar!…

Ingredientes

  • 1 yogur natural
  • 4 huevos
  • 150 gr de pasta de dátiles
  • 3 medidas de yogur de harina de trigo integral
  • 1 sobre de levadura o gasificante (uno de cada color)
  • 1/2 medida de AOVE
  • Ralladura de una naranja
  • 2 cd cacao puro en polvo
  • Coco rallado (para decorar)

Elaboración

Calentamos la Slow Cooker media hora en alta.

Mientras, con una varilla batimos los huevos muy bien, añadimos la pasta de dátiles, el aceite y la ralladura. Poco a poco añadimos el cacao y la harina tamizada con la levadura, y vamos integrando bien, que no queden grumos.

Hay gente que engrasa la cubeta de la olla, o la cubre de papel de horno, y lo hace en ella directamente, yo preferí utilizar un molde de silicona que se adapta muy bien a ella.

Ponemos la mezcla en el molde, lo introducimos en la Slow Cooker y ponemos un paño debajo de la tapa, para que absorba la humedad.

En dos horas a velocidad alta lo tendremos listo; después desmoldamos y lo decoramos como más nos guste, yo espolvoree coco rallado.

Para terminar, solo recordaros que la repostería, aunque sea saludable, debe ser de consumo ocasional, no algo que se consuma a diario.

¡A merendar!

😉 Angela