Bizcocho salado

¡Buenas! Hoy os traigo una receta diferente, que en casa dejo a todos con la boca abierta.

Otro de esos platos que salen por equivocación, queriendo preparar algo totalmente diferente, me explico: hoy en el grupo de Facebook, una compi que tiene un blog fantástico, Pili Hidalgo, compartió una receta de Coca de jamón y queso, y yo decidí que esa iba a ser nuestra cena; pero me faltaban ingredientes y quería aprovechar otros, así que al final no se parece nada al original, eso sí, su receta la prepararé sin falta un día de estos.

Me sorprendió muchísimo la textura, es más, mi madre sabiendo que era salado, me dijo que al principio se le hizo muy raro, porque es totalmente un bizcocho, ¡super esponjoso!

Sin más vamos ¡a cocinar!

Ingredientes

  • 3 huevos
  • 120 gr harina integral
  • 1 yogur natural
  • 25 gr de mantequilla
  • 1 sobre de levadura química
  • 85 gr leche
  • 30 gr de queso rallado para la masa y un poco más para espolvorear
  • 3 cucharadas de pisto (hecho con tomate, cebolla, calabacin, pimiento y zanahoria)
  • Queso en lonchas
  • Jamón cocido (con un 92% de jamón)
  • 1 cdta de sal
  • Ajo en polvo
  • Perejil

Elaboración

Mezclamos la harina, la levadura, los huevos, el yogur, la leche, la mantequilla, el pisto, el queso rallado y la sal, batimos bien dejando una mezcla homogénea.

En un molde, que habremos engrasado con un poco de mantequilla, ponemos la mitad de la preparación, cubrimos con jamón y queso y vertemos el resto de la mezcla, para luego cubrir con queso rallado y espolvorear ajo y perejil.

Ahora solo tenemos que hornear como si fuera un bizcocho, con el horno pre-calentado a 180°, hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.

Bizcochonegro

La próxima vez voy a rellenar con verduras, tengo pensado ponerle unos champiñones y calabacin, ¡iremos probando!

Viendo la acogida, aunque no se deba abusar porque no deja de ser calorico, creo que se va a convertir en un básico para excursiones, cumpleaños…

¿Te animas a prepararlo?

😉 Angela

Tortillas integrales para Wraps, Fajitas y ¡Pizza Calzone!

¡Buenas! Llevaba tiempo queriendo preparar estas tortillas, pero no se porque iba dejándolo, se me había metido en la cabeza que me iban a dar mucha lata, y todo lo contrario son facilisimas y dan muy buen resultado: mi marido no es nada “amigo” de lo integral, y ya no quiere las compradas ni por asomo, ¡Le encantaron!

Otra cosa que me encantó de ellas, es lo versátiles que pueden ser, con ellas preparamos desde unas fajitas con pollo y verduras, a un wrap dulce de crema de cacahuete y plátano (con sólo escribirlo se me hace la boca agua … ummmm, delicioso).

Pero, casi por error, descubrimos lo que para nosotros se convirtió en la cena más rica en mucho tiempo: pizzas calzones.

Como sabéis hace poquito que nos mudamos, y aquí no tengo horno, entonces intento adaptar las recetas para poder hacerlas en sartén (pizzas, bizcochos, galletas, etc…). Pues el otro día aprovechamos que nos habían sobrado varias de estas tortillas para prepararnos unas “Fajipizzas”, y todavía no se porque, probablemente porque estábamos hablando y no mirando lo que hacíamos (sí, pierdo la fuerza por la boca, lo sé XD), doble la tortilla a la mitad en la sartén, con todo el relleno dentro ¡que rica equivocación!

¡STOP! Ya me estoy llendo por las ramas y empezando la casa por el tejado, vamos a dejar los rellenos para más tarde y centrarnos en la masa, así que…

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 350 gr harina de espelta integral
  • 175 gr suero de yogur
  • 10 gr sal
  • 25 gr AOVE

La harina no tiene porque ser de espelta, cualquier harina integral nos servirá, yo no consumo harinas refinadas, y por supuesto no las recomiendo, pero si usáis harina blanca sería la misma cantidad, eso sí, tener en cuenta que una estrella se caerá del cielo y dejará de brillar ¡no uséis harinas refinadas! (ale ahí lo he dicho)

Aproveche a utilizar suero de yogur porque el día anterior había preparado queso de untar, si no disponéis de él, sustituir por agua.

En cuanto al aceite, la primera vez que las prepare se me olvidó, y la verdad es que no es algo imprescindible, pero también es cierto que las mejora.

Elaboración

Es muy sencillo, en un bol ponemos todos los ingredientes y vamos mezclando e integrando bien, primero con una espátula y luego amasamos con nuestras mano, tiene que quedar una textura manejable, ni demasiado dura, ni demasiado blanda, podemos añadir más harina o agua si vemos que la necesitamos.

Alguna vez le puse levadura de panadería, y en este punto tape con un paño y lo deje fermentar durante una hora; pero como lo que buscamos es una masa fina y plana, podemos omitir este paso.

Dividimos en bolitas, enharinamos la superficie donde vayamos a trabajar y con un rodillo de cocina estiramos, dándoles a la vez una forma redondeada.

Con estas cantidades nos saldran unas 10 tortillas, si queréis disminuir o aumentar cantidades, acordaros de hacerlo proporcionalmente.

Ahora solo tendremos que precalentar durante unos minutos una sartén antiadherente, y haremos nuestras tortillas vuelta y vuelta. Es muy importante no cocinarlas demasiado, para que no queden crujientes y rompan al doblar, además cuando vayamos a comerlas las volveremos a pasar por la sartén para calentar.

Y ahora viene lo más divertido: ¿de qué las rellenamos? Pues de lo que más nos apetezca, no hay límite alguno; personalmente me encanta poner varios platos diferentes en la mesa (con lechuga en juliana, pimientos, championes, tiras de pollo a la plancha,…) y que cada uno vaya preparandolas a su manera.

¿Y tú? ¿Cuál es tu relleno preferido?

😉 Ángela

Pizza ¡Sin horno!

¡Hola de nuevo!

Hoy os traigo una receta que llevaba tiempo sin preparar, especialmente pensada para cuando no podemos usar horno, ¿Nunca os ha entrado un antojo enorme de pizza estando de camping? Pues la solución es muy fácil: con una sartén, una tapa y muy poquito tiempo, podemos preparar una riquísima ¡Que tiemblen las pizzerías!.

La verdad es que aunque tengamos horno a mano, no siempre nos apetece encenderlo, entre lo que nos sube la factura de la luz y el calor que da en verano…

Y ahora habrá alguno que pensara “y está piensa hacer pizza estando a dieta” o ” mucho Realfood y ahora se mete una pizza entre pecho y espalda”; pues sí a las dos cosas, podemos hacer una pizza todo lo sano que nos apetezca, solo tendremos que escoger los ingredientes adecuados.

Y sin más…

¡A cocinar!

Ingredientes

Para dos masas

  • 175 gr harina integral (trigo, espelta,…)
  • 100 ml agua
  • 1cd AOVE
  • 1/2 cta levadura panadero
  • 1 cta sal

Para el relleno

  • Salsa de tomate casera
  • Queso
  • Los ingredientes que más nos gusten: verduras variadas, jamón, bonito ….

Elaboración

Primero vamos a preparar nuestra masa, solo tendremos que poner todos los ingredientes en un bol y revolver con una cuchara de madera, cuando tenga consistencia seguimos amasando con las manos, hasta formar una bola. Tapamos con un paño y dejamos reposar al menos una hora.

Después dividimos la masa en dos bolitas, de unos 150 gr cada una, estiramos y damos forma redonda, del tamaño de la sartén que vayamos a utilizar.

Calentamos la sartén tapada, durante unos minutos a máxima potencia.

Ponemos nuestra masa en la sartén, bajamos un poquito el fuego, y cocinamos tapada durante unos 3 / 4 minutos, hasta que al levantarla veamos que está un poco dorada.

Ahora es cuando damos la vuelta a la masa y añadimos la salsa de tomate, seguida de los ingredientes que nos apetezca utilizar, yo procuro partirlos en trozos finitos para que estén listos primero.

Volvemos a tapar unos 3 minutos más, para después comprobar que nuestro queso este fundido, y si, es así ¡Ya tenemos nuestra pizza!

Fácil, ¿Verdad?. Ya veréis como no tienen nada que envidiar a las preparadas en el horno.

😉 Angela

Pan proteico

A menudo, cuando estamos a dieta o comiendo sano, buscamos panes que sean lo más naturales posibles.

Por desgracia, en estos últimos años se ha comercializado mucho con el pan, se ha extendido su venta a todo tipos de comercios y hoy en día, podemos comprar pan todos los días y calentito, cosa impensable hace unos años, cuando no había pan los días festivos , el 1 y el 6 de Enero, el 25 de Diciembre, etc.

Sin embargo, la calidad del pan deja mucho que desear, en la mayoría de los casos, está hecho con harinas de mala calidad, para abaratar el coste de la producción y obtener más beneficios.

Paralelamente, son muchos los centros comerciales y panaderías de barrio que están optando por hacer panes más sanos, con granos enteros e integrales, que son una buena opción, aunque lo ideal es hacer tu propio pan.

Hasta hace unos meses, yo lo hacía de centeno integral, pero ese, ¡es otro tema!. Una buena opción, es el llamado “pan proteico” sin ningún tipo de harinas (al igual que en el caso del Pan de Nube), ahora que está muy de moda lo fitness, muy fácil de hacer y delicioso, además, muy versátil, que podemos rellenar de verduras, lechugas, tomates….ummm, ¡que rico!

Además este pan sería totalmente apto para DNC en todas sus versiones, tampoco puntuaria en Flex, ni en SW; y en el resto de los métodos por 1 puntito tendremos nuestro pan.

Os paso la receta por si os apetece hacerlo.

Ingredientes

  • 3 claras de huevo, yo las compro en Mercadona 0pp / sp
  • 1 lata de atún al natural 1 pp / sp
  • Sal y orégano, opcional.

Elaboración

Batimos todos los ingredientes juntos con la batidora y los echamos en un molde , yo uso dos tuppers.

Los metemos en el micro 3/4 minutos.

panproteico.jpg

Cuando esté cuajado, los doramos un poquito en la sartén, por ambos lados.
Listo y a rellenar de lo que queramos.

IMG-20180722-WA0112.jpg

¡Espero lo disfrutéis tanto como yo!

😉 Loli

Arepas de maiz, avena y espinaca

Los antiguos egipcios eran enterrados con objetos que consideraban necesarios después de la muerte, porfavor, ¡enterrarme con un plato de estas arepas! ¡Indispensables!

Las arepas son una especie de tortillas de maíz (normalmente se utiliza harina de maíz precocida en su elaboración), típicas de países como Venezuela y Colombia, aunque ya están extendidas por todo el mundo. Se pueden tomar solas, sustituyendo al pan, pero lo más típico es rellenarlas, y ahí podemos jugar con un montón de opciones.

A mi me encanta el sabor de la harina de maíz, así que aprovecho para recordaros la receta de Tortos , que como dije en su momento, no es lo mismo que los típicos tortos asturianos, pero esa versión siendo mucho más ligera, esta buenísima.

Y como lo de “tunear” las recetas es lo nuestro, vamos a hacer una versión un poco diferente de las arepas,

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 120 gr harina de maíz (13 sp/ 13 sf/ 12 pp)
  • 120 gr copos de avena (11 sp/ 11 sf / 12 pp)
  • 1 bote de espinacas cocidas
  • 1 vaso de agua
  • Sal

Elaboración

Lo primero que haremos es lavar y escurrir muy bien las espinacas, las pondremos en un colador y presionaremos para que pierdan la mayor cantidad de agua posible.

En un bol, mezclaremos la harina de maíz, los copos de avena y las espinacas, removemos bien y vamos incorporando el agua poco a poco, hasta hacer una masa no demasiado densa, pero que podamos manejar.

masa.jpg

La dejamos reposar unos cinco minutos para hidratar la avena.

Calentamos una sartén antiadherente, si es necesario engrasamos un poco para que no se pegue (yo lo hice en Cecofry); mientras vamos formando bolitas con la masa y aplastamos para formar las tortitas, después solo tendremos que ponerlas en a sartén unos 5 minutos por cada lado.

arepassarten.jpg

Ahora podemos dejarlas enfriar un poco para partirlas a la mitad y rellenar con lo que más nos guste.

Con esta cantidad salen 6 unidades, acordaros que en DNC sólo puntuará la harina de maíz, así que nos saldrán mejor todavía de puntos.

arepasrellenas.jpg

😉 Angela