Dormir VS Adelgazar

Llevo mucho tiempo intentando escribir sobre este tema. 

Soy una persona, que desde siempre, he dormido relativamente poco, pero desde que tuve a los niños, aún menos. 

Vamos a analizar, cómo afecta la falta de sueño o dormir mal a la pérdida de peso y al estado de ánimo.

Son muchas las situaciones que vivimos a lo largo de los días, semanas, meses… ¡¡uy que agobio!!, que nos afectan al sueño o al descanso: el trabajo, los niños, la casa, etc. Cuando me levanto por  la mañana, parece que me ha atropellado un camión…

Esta situaciones día tras día, hace mella en nuestra salud, afecta al estado de ánimo, al sentido del humor ( mal humor, básicamente) y por supuesto, a la ansiedad por la comida.

¿Qué ocurre cuando paso una noche “en vela” con el niño?

Pues al día siguiente estoy agitada, me duelen hasta las pestañas, no me apetece salir a pasear, a tomar el aire y esto, repercute en la relación con mi familia.

Es evidente que yo no puedo evitar que se pongan malos los niños, pero esto ocasiona un daño colateral: como he dicho, repercute en nuestro descanso y relación. 

Por supuesto, la ansiedad hace acto de presencia, y junto con el malestar que me ocasiona, hace que no me apetezca cocinar, y por lo tanto, como lo primero que pillo, que suelen ser ultraprocesados (bollería generalmente),  que además, afecta negativamente también a mi organismo , la cantidad de conservantes y demás componentes “tóxicos”.

¿Qué podemos hacer para mitigar está situación?

Dado que no podemos evitar enfermar o que nuestra familia enferme, sí podemos practicar ciertos ejercicios como respiraciones suaves, ejercicios al aire libre o yoga, una práctica que me ha encantado y que por motivos varios, no puedo practicar. 

Puede parecer una tontería, a priori, pero os aseguro, que a mi me ha ayudado mucho no sólo emocionalmente, también físicamente, me han dejado de doler la espalda y las lumbares.

Con esto quiero deciros, que a pesar de las dificultades que podamos encontrarnos cada día, no debemos tomarlas como excusa sino afrontarlas y optar por una alimentación sana y equilibrada.

Debemos priorizar nuestra salud y debemos saber, que si cuidamos nuestra alimentación, ya estamos dando un gran paso, que también afectará a que el sueño, aunque sea “corto”, sea de calidad y reparador.

Esto va  haciendo que nuestros días, sean más relajados y no recurramos a la comida basura para sentir placer o mitigar nuestro mal estar. 

Así que, os animo a hacer más “relajación” y ser conscientes de lo que le ocurre a nuestro cuerpo.

Hay que cuidarlo, ¡¡ que sólo tenemos uno !!

Ya se sabe, ” mens sana in corpore sano”

😉 Loli

Anuncios

Que robot de cocina escoger

Buenas hoy vengo a hablaros de las “maquinitas” de la cocina, aparatos que nos ayudaran o no al elaborar nuestras recetas.

La eterna pregunta de… ¿cuál es mejor? es difícil de responder. Hay muchos aparatos o robots, no sé muy bien como llamarlos, que pueden hacer mucho fácil nuestra labor en la cocina. Esa es precisamente la ventaja y el inconveniente, que hay tantos… que a la hora de adquirir uno, nos surgen mil dudas… y la más típica suele ser ¿cual es mejor?.

Bajo mi experiencia personal, os puedo decir que no hay mejor, ni peor, dependerá de muchas cosas, como de nuestras costumbres a la hora de cocinar, nuestro tipo de alimentación, gustos, etc… Cada un@ tiene sus ventajas, sus desventajas, e incluso dentro de cada “tipo” de aparato, hay varias “marcas”. Yo os voy a hablar como dije antes, desde mi experiencia personal lo que incluye que os puedo hablar de l@s que yo tengo, que son, Mycook (prima hermana de Thermomix),  Olla GM, Cecofry y panificadora, como dije antes hay varias de cada un@.

Por ejemplo Mycook y Thermomix, Lidl tiene su propio aparato de este tipo, también hay varias marcas de un mismo aparato, de ollas hay varias, panificadora, igual etc., como ya he dicho, os comento sobre los que yo tengo y bajo mi experiencia personal, ya sabéis que lo que a un@ no le gusta a otr@ le encanta…

Taurus Mycook

Yo tengo este robot porque el banco se lo regaló a mi madre y mi madre me dijo que ella de esos “aparatos” ni hablar… Es un robot estupendo, es verdad, que yo le tengo que dar más uso porque en realidad lo utilizo lo justo, pero es muy completo, pica, sofríe, amasa, monta claras, bate, cocina al vapor, puedes hacer varias cosas a la vez. Yo en una ocasión hice unos muslos de pollo (en la vaporera), unas patatas (en el cestillo) y una salsa de champiñon en la jarra… ¡Todo a la vez!, una maravilla!. Claro no os he contado, este robot se compone de un motor central digamos, una jarra, una vaporera, un cestillo con varios usos y una paleta. Como os dije, tengo que utilizarlo mucho más, tengo que ponerme, pero al final me da pereza, cada vez que hago una receta tener que mirar los minutos que lo pongo, la temperatura, y la velocidad… Claro si lo utilizará más ya le habría cogido el tranquillo, pero como no lo hago… Lo que más he hecho, ha sido, masa de pizza en dos minutos y medio, arroz con leche, natillas… Ya os digo que puede hacer muchas cosas, pero que yo lo utilizo poco. Eso si, todo lo que he hecho está buenísimo y es comodísimo porque como lo mueve, lo pica, etc. lo pones y te olvidas. Osea, para el arroz con leche por ejemplo, lo pones todo junto y te olvidas… Lo peor para mi sobretodo en Mycook (en Thermomix no lo sé), es cuando tienes que desmontar las cuchillas de la jarra… pero aún así, solo manchas dos cacharros como aquel que dice, osea ¡para mi buen partido!.

Panificadora

La he utilizado muy poco, para ser exactos dos o tres veces, por que como much@s sabéis, trabajo en una panadería, con horno propio, entonces teniéndolo tan a mano y todo “casero”, no me pongo a hacer pan con lo cual… ¡regalo para Ángela! que la utilizará mucho más… Yo la compré en agosto y empecé a trabajar en septiembre… Lo dicho, Ángela os puede hablar más de ella y daros recetas de pan… Eso si una maravilla y un lujo sino tenéis una buena panadería cerca.

Olla GM

Es la olla de las ollas y claro, ¡también está genial!. Es otro aparato al que tengo que dar más uso también… Yo tengo la olla y la tapa de horno. Es muy completa, sirve de olla rápida, lenta, de plancha, de horno… Tiene muchos programas y además la puedes programar, para que tenga la comida hecha a una hora… Puedes hacer guisos, purés, pasta, arroz, infinidad de cosas. Yo lo que más  he hecho en la olla ha sido pollo asado y bizcochos, que salen espectaculares!. Aquí le podéis preguntar más a Mihaela… jiji. A la hora de la limpieza ¡fenomenal y rápido!

Cecofry

Mi última adquisición… Bueno regalo de mi madre que sabía que me moría de ganas por tenerla… Es lo que llaman una freidora sin aceite… No es que no tengas que utilizar aceite, pero si que utilizas mucho menos… Puedes hacer multitud de cosas, arroz, guisos, plancha, yogures, pan, horno ¡tiene muchas funciones!. Viene con dos cubetas una a modo sartén y otra a la que le puedes poner una paleta que gira y mueve la comida… Las patatas y las alitas salen espectaculares… Y además, también es un instrumento que lo pones y te olvidas… ¿A la hora de limpieza?, pues genial también, es muy sencilla.

Mis conclusiones. Robots y más robots.

Como os dije antes yo particularmente la que más utilizo es esta última, la Cecofry. Pero eso dependerá de vuestras preferencias y modo de cocinar… Mi marido come fatal ya lo comenté en otras ocasiones, come filetes empanados, le encantan las patatas fritas… Y eso fue lo que más me animó a tenerla, quitarle gran parte de grasa, así algo más sano será… Es muy cómoda para mi también a la hora de hacer unos nuggets a los niños (o “alimentos” de horno) porque no es lo mismo poner el horno que la Cecofry, incluyendo el ahorro en luz y rapidez a la hora de recoger la cocina…

Como veis lo que tienen un@s les falta a los otr@s, no hay un robot completo que tenga todo incluido, con lo cual, nos toca hacer espacio en nuestras cocinas para tenerlos y escoger bien bajo vuestras preferencias… También están ahora las slow Cook creo que se llaman… De esa os puede hablar Ángela…

Y por supuesto hay muchos más aparatos, yo os he contado los que tengo, y creo que no tendré más porque aparte de que no me caben más mi marido dice que si entra un aparato más en la cocina, tendremos que salir nosotros… Mi próxima adquisición que no es de cocina, es la aspiradora que friega el suelo… Pero no sé cuando la podré tener, porque siempre me hace falta otra cosa antes. Espero si tenéis dudas en la adquisición de un “aparato” que os sirva de ayuda…

Muacks. Lidia.

Año nuevo, vida nueva

Holaaa, termina un año y empieza otro… Y con el nuevo año, generalmente, ¡nuevos propósitos!.

En mi caso particular, nuevos no son, porque es un camino largo, que estaba ya en proceso… Mi propósito era y es eliminar los alimentos ultraprocesados, alimentarme con comida real, aunque ya os comenté que lo de “comida real” no me gustaba mucho, de momento lo llamaré comida sana.

En mi caso se hizo una “bola gigante” estaba en proceso de adelgazamiento y como os cuento en otros artículos fui decayendo y decayendo hasta tal punto que de 38 kilos adelgazados y a 2 kilos de mi objetivo, me encuentro con nada más y nada menos que 21 kilos recuperados de los que ya había perdido… Es decir que vuelvo a estar a ¡23 kilos de mi objetivo!.

Os podéis imaginar lo que conlleva haber vuelto a coger todo ese peso, tanto mentalmente como físicamente… una lucha interminable en contra de mi persona, por no hacer las cosas bien, por “dejarme” después de todo lo conseguido, etc. una lucha sin sentido de haber caído y una rueda de la que parece que no puedes salir. Y de la que cada vez te cuesta más porque cada vez estás más dentro y nunca ves salida, así una y otra vez.

Primero coges 4, después otros 5, otros 4 más y cuando te vas dando cuenta cada vez peor, de repente te preguntas ¿dónde está mi fuerza de voluntad?, ¿que es lo que quiero?, ¿porque no soy capaz?, ¿hasta donde voy a llegar?, ¿que quiero conseguir?, ¿que me pasa?, ¿porque no puedo salir de la rueda?.

Y venga preguntas a las que no sabemos responder, pero a la vez tenemos todas las respuestas…

Sabemos todas las teorías, lo que hay que hacer, lo que no hay que hacer, lo sabemos todo… pero no somos capaces de ponerlo en práctica, una y otra vez decimos ¡ahora sí!. Y de repente volvemos a caer… Llega un momento en el que te ves convencida y con fuerza y te da miedo hasta decirlo, por miedo a volver a caer….

En estos últimos “va y vienes” empezó mi lucha a parte de contra los kilos con la comida “basura” cada vez estoy más convencida de que este tipo de comida tiene mucha culpa y no ayuda nada a que nos podamos “centrar”, la comida de este tipo (basura, empaquetada, ultraprocesada …) cada vez pienso más, que es adictiva. Cuando nos sucede algo, recurrimos a este tipo de comida porque es lo que nos “calma”, lo que nos reconforta, y yo cada vez tengo más claro que lo que quiero es sentirme saciada, no comer con ansia, atiborrarme y encima sentirme fatal, porque de reconfortar nada, ¿que te reconforta los dos primeros minutos?. La comida no es la solución a nuestros problemas…

En este nuevo caminar, cada vez que comienzo una temporada, aunque haya sido corta, he vuelto a caer, he sido capaz de darme cuenta del daño que me hace la comida ultraprocesada, y eso es un gran paso porque es lo que me esta ayudando a dar cada vez un pasito más lejos…. y a darme cuenta de lo que verdaderamente quiero, que ya no es solo adelgazar, es cuidarme y quererme y lo voy a conseguir, ya una vez lo conseguí, conseguí adelgazar sin “cuidarme”, y esta vez también lo voy a conseguir, perderé peso pero además cuidando mi alimentación para lograr adquirir hábitos saludables, con los que seré capaz de luchar sin necesidad de recurrir a ese tipo de alimentos insanos que nos hacen sentir tan mal, sin darnos solución.

Quiero encontrarme bien físicamente y además sentirme bien conmigo misma, como cuando estaba a dos kilos de mi objetivo… ¡Y lo voy a conseguir! Porque si ya me encontraba bien antes, estoy segura de que alimentándome saludablemente, comiendo comida sana, estaré todavía mejor. Da igual lo que me cueste y lo largo que sea el camino, ya llegaré a mi meta, pero el camino lo empiezo desde hoy… No se si estáis en ese camino, si ya lo habéis empezado, o ni se os pasa por la cabeza…

Si habéis empezado, os habréis sorprendido como yo. Si no habéis empezado y tenéis intención de hacerlo, hay que ir con paciencia. Yo no me podía ni imaginar, todos los alimentos que tenía que eran porquería, eso contando sólo con los “míos” es decir sin contar con los alimentos de los niños (que para eso necesitaré más que paciencia) ni los de mi marido (que con el ya he desistido), menos mal que tampoco me volví loca los he ido eliminando poco a poco, sino habría dejado los armarios… como nuevos de vacíos. Y aun así, alguna cosilla me quedará, más las que de momento aún no me he planteado, necesito algo más de tiempo para eliminar cosas como la coca cola y “bebida” en general…. Pero ya dije antes que es un camino muy largo del que hay mucho que aprender, y tampoco se si llegaré a tener una alimentación 100% sana, pero tampoco hay que castigarse, solo con lo que me he quitado ya noto el cambio, y creo yo que poco a poco será el cuerpo el que lo acabe pidiendo, porque yo hay cosas que ya noto tremendamente, como los edulcorantes, y me parecía increíble poder dejarlos de utilizar, sin embargo creo que voy por el buen camino, hasta donde seré capaz de llegar?

Muacks. Lidia.

Menú completo para fiestas y días especiales

¡Buenas! ¿Qué tal hemos sobrevivido a las fiestas?. Volvemos con energías renovadas y muchas ganas de seguir contando después de un pequeño parón navideño.

Yo este año puedo decir que fueron bastante controladas, por motivos de fuerza mayor me pase muy poco, y esto me sirvió para para darme cuenta, una vez más, de la obsesión que tenemos por la comida; para muchos las fiestas solo consisten en eso: turrones, polvorones, comidas y cenas super calóricas, total ¡es una vez al año!.

¿Os dais cuenta de la cantidad de veces que decimos esa frase? “Sólo es una vez al año”: cumpleaños, Semana Santa, vacaciones de verano, Navidades… Al final si nos ponemos a sumarlas estamos todo el año comiendo porquerías con la misma excusa.

Culturalmente tendemos a celebrar todo, las alegrías y las penas, con una gran comida, y no está mal, pero ¿hace falta que tiremos todo nuestro esfuerzo por la borda? ¿Merece la pena?

Hoy os proponemos un menú, para un día especial, pero con ideas sanas, que no por ello dejan de ser espectaculares para un día de fiesta.

A mí lo que más me gusta son los aperitivos, hay veces que digo que me sobra el resto de la comida, ¿qué os parecen un pastel de mejillones  o de pescado de roca y unos canapés variados para empezar?

vasitoaguacate

Otra cosa que nunca puede faltar en ninguna comida es la verdura, así que vamos a seguir con una ensalada fantástica.

Cómo plato principal de nuestra comida, tenemos un plato que me encanta: Lubina con sorpresa, sencillamente espectacular, si tenéis invitados os prometo que estarán encantados.

Ensalada

Sí lo sabemos, la pelea de siempre, no sois de pescado…. ¡¡No sabéis lo que os perdéis!! Os recordamos también este pastel de verduras y pollo, fácil y riquísimo.

pastel.jpg

Y ¿el postre? ¡Tranquilos que no nos olvidamos! De hecho os proponemos un par de recetas: una dulce tarta de queso y chocolate, y una ligera Panna cotta.

Tarta de queso Cocina Contando

Esperamos que nuestro menú os de alguna idea, y aunque a lo mejor sea muy justo de tiempo para estos Reyes, nos quedan millones de cosas que celebrar durante este año.

😉 Angela

La comida en Navidad

¿En qué consiste la navidad?

¡Hola!, la verdad es que no se muy bien ni siquiera por donde empezar.

Se acercan las navidades…? ya estamos en navidad…?. Hace nada que terminó el puente de diciembre, lo que para muchos ya significa que estamos metidos de lleno en navidad, aunque para otros ya lo estamos desde hace tiempo.

Las navidades conllevan muchos preparativos, compras, regalos, comidas, etc. Y a mi personalmente ¡me encanta la Navidad!. Siempre me ha gustado y con niños en casa pues no hace falta ni que os cuente.

De hecho os voy a contar, yo soy de las que compra tres calendarios de adviento. Si, esos que llevan una chocolatina por cada día desde el 1 hasta el 24 de diciembre. Y algunas personas se preguntaran… ¿tres?, pues tengo dos niños en casa y… ¿os imagináis para quien es el tercero?. Me encanta verles la cara para ver que chocolatina les toca cada día.

Ni que decir, pensar en los regalos… ¡esas caras de felicidad y emoción! no tienen precio. Además este mes también es el cumpleaños de mi marido, mi hijo el mayor, mi sobrino y mi hermano. Vamos servidos de celebraciones entre comidas y cenas con familia y amigos. ¡Me encanta!.

Pero si de verdad queremos y lo pensamos, en cuanto al tema de la comida, la navidad son “cinco comidas”. Nochebuena, navidad, nochevieja, año nuevo y reyes… El resto de “eventos” si queremos realmente y hacemos buenas elecciones, no nos tendrían que afectar negativamente.

Es duro si te gustan los turrones, mazapanes, polvorones y demás dulces típicos de esta época. Pero tampoco es bueno ni siquiera por nuestra salud, a parte del peso, atiborrarnos con esos alimentos “extras”. Podemos darnos algún capricho (que seguro que nos lo merecemos) el fin de semana, pero sin necesidad de tirar todo el trabajo de meses atrás por la borda.

Aunque parezca imposible perder peso en navidad, yo lo he hecho. Y este año, mi propuesta para esta navidad es volver a conseguirlo nuevamente. Porque si nos seguimos dejando, al final, es mucho más duro después. Y debemos pensar ¿nos compensa?.

En las navidades del año pasado, estaba a dos kilos de mi objetivo, y por motivos varios, este año peso 15 kilos más. Pero yo me he plantado, y por mucho que sea navidad, no voy a dejarlo más. No va a ser una propuesta de año nuevo, va a ser mi reto poder con la navidad. Y así ganaré dos veces, porque después, no tendré que bajar lo que no coja en las fiestas.

¿Quién se apunta conmigo?. ¡Vamos que podemos!

Muacks. Lidia