Quinoa con calabaza

¡Buenas! Hacía muchísimo que no preparaba quinoa, y hoy haciendo limpieza en la despensa, me encontré un paquete, así que no me lo pensé, ¡hoy comemos quinoa!

Pero también tenía claro que iba a comer calabaza, una gran amiga me regalo super calabaza de su huerto, pero super, super, debe pesar más de 5 kilos!!!!.

Así que aprovechamos para hacer un super plato, con verduras, hidratos de carbono, y proteína de calidad.

A cocinar…

Ingredientes

Para 4 personas

  • 200 gr de quinoa
  • 500 gr de calabaza, troceada y cocida
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 200 gr de espinacas
  • 1 huevo por persona
  • 1 cda AOVE

Elaboración

Lo primero que tenemos que hacer es lavar bien la quinoa, para quitar la saponina, pues sino quedaría demasiado amarga: primero la dejamos unos minutos en agua caliente, le quitamos el agua con la ayuda de un colador, para después volver a poner en un bol con agua fría, frotamos bien con las manos y volvemos a escurrir, ahora ya podemos cocinarla.

IMG_20190326_114119.jpg

La quinoa se prepara igual que el arroz, cociendola unos veinte minutos.

Mientras en una olla plana, ponemos una cucharada de AOVE, y sofreímos la cebolla y el puerro cortados en trocitos pequeños, después añadimos la calabaza y la espinaca, rehogamos unos minutos.

IMG_20190326_132610.jpg

En este punto le ponemos la quinoa, ya cocida, y especiamos al gusto, hoy le he puesto una mezcla de especias que lleva pimentón, pimienta negra y cúrcuma, mezclamos bien y dejamos cocinar cinco minutos más para que se integren los sabores.

Hoy como iba a ser plato único, acompañado de una rodaja de pan de centeno integral, a la hora de servir pusimos unos huevos a la plancha, pero esto sería opcional, sin ello podríamos preparar perfectamente un plato vegano

¿Vosotros como coméis la quinoa? ¿conocéis sus propiedades? , os dejo el enlace a otro artículo en el que hablamos un poco de ellas.

Si todavía no la habéis probado, ¡animaros!

😉 Angela

Anuncios

Crema de calabaza y boniato al curry en Slow Cooker

Y ahora sí, ¡¡tengo nueva maquinita!!, toca experimentar…

Hacia muchisimo tiempo que tenía ganas de hacerme con una Slow Cooker, una olla de cocción lenta, un pequeño electrodoméstico que aunque en países como E.E.U.U lleva usándose desde hace muchísimos años, aquí es algo relativamente nuevo, que ultimamente está empezando a marcar tendencia.

El funcionamiento es muy sencillo, se trata de un cuerpo, normalmente metálico, con una olla extraíble cerámica; la carcasa va conectada a la red eléctrica, y transmite el calor a la olla interior mediante unas resistencias, que nunca superará los 100º. Dependiendo de la marca y el modelo podemos encontrar desde ollas muy sencillas, a otras con más cantidad de velocidades (porque la temperatura máxima siempre es la misma), incluso en algunos casos podemos programar para que enciendan y apaguen solas.

Por ahora yo tengo una muy básica, una Russell Hobbs de 3.5 litros con la que estoy aprendiendo poco a poco, es un poco más lenta que la Crock-Pot que es la más conocida, por lo que me toca andar jugando para adaptar las temperaturas de las recetas que hay en Internet.

El otro día tenía tantas ganas de utilizarla que decidí preparar en ella las verduras para hacer una cremita, así que sin más…

…¡A cocinar!

Ingredientes

  • 500 gr de calabaza
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias
  • 1 boniato mediano
  • 1 cta AOVE
  • Cúrcuma, una pizca
  • 1 cda de curry

Elaboración

Mi Slow Cooker tiene una olla interior de Duraceramic, que me permite ponerla en el fuego para saltear, sellar… antes de cocinar en su forma lenta, si la vuestra no fuese de este material, tendríamos que hacer este primer paso en una sartén y luego pasar los ingredientes a nuestra Olla de Cocción Lenta.

Para empezar ponemos la cazuela interior en la vitro para saltear un poco la verdura, cortada en dados, con la cucharada de aceite; la dejamos un poquito, solamente para dorarla.

Después la introducimos en la carcasa de nuestra “maquinita”, añadimos agua, la cantidad justa para que cubra las verduras, salamos y especiamos, y ponemos en ALTA, durante unas 3 horas.

Comprobamos que esté blandita y ya solo tendremos que triturar, yo no le pongo nada más, pero podéis añadir nata o quesitos en este punto.

Y ya tenemos un fantástico plato caliente de verduras, que con el frío que está haciendo apetece muchísimo.

Mientras estoy escribiendo, me llega desde la cocina el olor de una Fabada Asturiana (con todas sus calorías), que lleva unas 6 horas preparándose, no me quiero ni imaginar lo riquísima que va a estar…

Y vosotr@s ¿conoceis esta forma de cocinar? ¿teneis alguna receta favorita que queráis compartir con nosotros? No dudéis, en mandarnosla y la publicaremos en vuestra sección. ¡Gracias!

😉 Angela