Gofres de avena y chocolate

El otro día me regalaron una tarrina de sorbete de naranja sin lactosa, ¡con lo que a mi me gustan los helados de cítricos!, lo que sí tiene es todo su azúcar, y sus calorías…

Pues me entró un antojo enorme de algo de chocolate para acompañarlo ¡como si por sí solo no fuera suficiente!.

Al principio pensé en hacer un brownie, del que aprovecho a recordaros la receta; pero al ir a la despensa vi los moldes de gofres y ellos tomaron la decisión por mi.

Por lo menos ahí sí intente hacer una receta sana ( compensando la bolita de helado con la que las pensaba acompañar ) que además me encanta, aprovechando el poder saciante de la avena nos hacemos unas gofres perfectas.

Con esta misma receta también podemos hacer bizcocho, magdalenas,… solamente cambiando el molde que usemos y adaptando el tiempo de cocción.

Ingredientes

  • 100 gr copos de avena
  • 50 gr salvado de avena
  • 1 cd de cacao puro
  • 1 yogur 0%
  • 1 huevo
  • 3 claras
  • 50 ml leche
  • 1/2 sobre levadura o 1 pizca bicarbonato
  • Edulcorante (opcional, y el que prefiráis, sino os gustan los artificiales, podéis utilizar pasta de dátiles,miel, stevia… puntuando lo que uséis)

Elaboración

Mezclamos todos los ingredientes y lo dejamos reposar al menos media hora para reblandecer los copos de avena, pues no los vamos a triturar para que sean aptos para DNC inglés (en el caso de hacer la variante española, podemos cambiar el salvado por más copos)

Hacemos en el horno, unos 25 min a 180° en moldes para gofre, o en gofrera eléctrica.

Con estas cantidades nos salen cuatro unidades, yo suelo preparar unas cuantas y congelarlas, así el dia que me apetezcan les doy un toque de tostadora y listo para desayunar.

También suelo poner plátano maduro en vez del yogur, es otro sabor que me encanta, el platano con chocolate … Ummmmmm

Hay que tener en cuenta algo muy importante, no se debe abusar de este tipo de elaboraciones, aunque sean mucho más saludables que las comerciales, deben ser de consumo ocasional.

En DNC inglés sólo puntuará el cacao en polvo, por lo que son perfectas para esos días en los que no nos apetezca puntuar.

😉 Angela

Anuncios

Super Goodness Porridge de Quaker Oats

Hoy os voy a hablar de este producto pero para pediros un gran favor, ya que vosotros, lectores, estáis repartidos por un montón de lugares, si lo encontráis en alguna tienda en España, ¡Contárnoslo!

Os tengo que confesar que hasta hoy no lo había probado, y ya siento que no voy a poder vivir sin ello; nuestra compañera Selene me lo trajo desde tierras inglesas, y ya estoy pensando que sino lo encuentro por estos lares, voy a tener que ir pensando en mudarme…

Desde hace un tiempo, el Porridge de avena (vamos las gachas de toda la vida, pero en moderno y molón), es uno de mis desyunos preferidos, tarde mucho en probarlo porque no terminaba de convencerme, pero en cuanto me animé, me encantó. Me gustan con cacao, con frutos secos, frutas cortadas, etc…, me parece un desayuno muy completo y que tampoco nos lleva demasiado tiempo prepararlo.

Os cuento mi forma de preparlo, peso unos 30/35 gr de copos de avena; mido en una jarra medidora la cantidad de leche que quiero añadirle, ahí tenia el problema, o ponía poca y parecia un engrudo, o me pasaba, tarde tiempo en cogerle la medida porque depende un poco de la marca de los copos que uses, todavía hay veces que tengo que corregirlo una vez preparados; después ponemos un par de minutos en el microondas y luego ya solo tenemos que añadirle el topping que prefiramos.

Rápido ¿verdad?, pues ahora poneros en otra situación: abrimos un sobre individual que contiene los copos de avena, lo ponemos en un bol, llenamos el mismo sobre con leche hasta donde nos indican, la ponemos encima de los copos, y ¡al microondas!; y ahora lo sacamos y ponemos el topping… pues no hace falta, porque el mismo sobre ya contiene fruta deshidratada. Más rápido imposible, pues así funciona este preparado, en 2 minutos y medio podemos sentarnos a desayunar super sano, y con las prisas que llevo últimamente no sabéis como lo agradezco.

En el paquete de Super Goodness Porridge, nos encontramos con 8 sobres individuales de 35 gr cada uno, y necesitamos añadir 170 ml de leche para su preparación.

Hay más variedades, pero os voy a hablar de la que yo he probado: Super Fruits: Blueberry, Cranberry y Guava (arándanos azul y rojo, y Guayaba)

Ingredientes

Copos de avena integrales (77%), azúcar moreno, arándano azul liofilizado (4%), arándano rojo liofilizado (4%), guayaba en polvo (2%), aromas naturales, vitamina C, sulfato de zinc, vitamina D3, vitamina B6, estabilizador (lecitina de soja)

Valores Nutricionales

Por 100 gr de producto

  • Energía 365 kcal
  • Grasas 6,7gr/ 1,2gr saturadas
  • Hidratos de carbono 62,6 gr / 15,7 gr azúcares
  • Fibra 9,1 gr
  • Proteínas 9 gr

Como siempre, abogó por las preparaciones caseras, si puedes hacerlo en casa a tú gusto fenomenal, muchisimo mejor el usó de fruta fresca, pero para días con prisa, no es una mala opción.

Los que tengáis cerca un Dealz, o un Iceland, probablemente lo podáis encontrar, pero suplicó a los encargados de compras de Carrefour, Alcampo, Eroski, Alimerka, Día, etc…, donde además, ya podemos encontrar productos de esta marca, que me eviten una repentina mudanza.

Mientras, voy buscando piso…

😉 Angela

Bowl Food

Normalmente escapo de las modas, soy muy retorcida y solamente el saber que algo es “tendencia” me hace huir sin mirar atrás…

Pues esta vez he caído, y hasta el fondo, ¡me encanta comer en cuencos!

Un día empecé con el desayuno, después alguna ensalada, y últimamente ya no utilizo platos.

La verdad es que esto no es nada nuevo, en países asiáticos lleva usándose desde hace cientos de años, pero últimamente se ha extendido por Estados Unidos, Europa…, sobretodo gracias a Instagram, donde se comparten miles de fotos, de comidas super apetecibles.

Hay que tener en cuenta que “comemos por los ojos”, así que nos llama muchísimo la atención estos cuencos variados y coloridos, y lo cómodos que son para comer, si al prepararlo lo dejamos todo partido, para no tener que utilizar cuchillos ni pararnos a cortar, que en esta vida ajetreada que tenemos, cuanto más fácil nos lo pongamos mejor.

Pero, ¿sólo consiste en comer en bowl? Pues no, esta tendencia tiene otros puntos importantes: debe ser una comida completa y saludable.

La verdad es que podemos adaptar cualquier receta, desde ensaladas super sencillas, a comidas más elaboradas, todo lo que nuestra imaginación nos permita.

Os voy a dejar un par de recetas como ejemplo, la primera es mi desayuno preferido, el que más saciada me deja; la segunda, una de tantas ensaladas que podemos preparar, acordaros: ¡cuanto más colorida mejor!

Porridge de avena con cacao, fruta y frutos secos

Es muy sencillo y muy rápido, podéis ponerle los frutos secos que más os gusten, y adaptando a los puntos que queráis gastar; usar leche o bebidas vegetales; y utilizar la fruta que tengáis más a mano o aprovechar fruta de temporada.

Ingredientes

  • 30 gr copos de avena
  • 150 ml bebida de avena
  • Fruta cortada
  • Coco rallado
  • Frutos secos troceados (nueces, avellanas…)

Elaboración

En el propio bowl, ponemos la avena, cubrimos con la bebida vegetal o la leche, y ponemos en el microondas durante un minuto y medio. Dejamos reposar un par de minutos y cubrimos con el topping que queramos.

Ensalada

Comer ensaladas en cuencos me encanta, y me gusta muchisimo prepararlas, en esta ocasión le falta color porque estaba aprovechando restos que quedaban en la nevera, pero si añadimos unos tomates cherries, ya quedaría ¡genial!

Ingredientes

  • Mix de lechugas
  • Quinoa
  • Queso cottage
  • Zanahoria
  • Remolacha
  • 1/2 Aguacate

Elaboración

Solo tenemos que colocar las lechugas en el fondo del bowl, y colocar el resto de ingredientes por encima.

La gracia de las ensaladas, consiste en que constituyan un plato completo, con sus verduras, proteinas, hidratos de carbono….

Ahora, dejar volar la imaginación y contarnos… ¿De que preparais vuestros bowl?

😉 Angela

El desayuno

Llevo tiempo queriendo escribir sobre este tema, pero no sabia muy bien como enfocarlo, así que hoy me dije vamos a escribir y a ver lo que sale al final…

Quiero empezar diciendo que yo no tengo estudios superiores de nutrición, mis estudios, aunque también son del ámbito sanitario, van por otro lado diferente; pero me encanta aprender cosas, la información nunca esta de más, así que cuando decidí hacer un cambio en mi vida, quise ir formándome poco a poco, con cursos de Nutrición y dietética, dietética adaptada a intolerancias, alimentación saludable, etc.

Con esto lo que quiero decir es que no soy ninguna profesional, ni me dedico a ello, así que lo que os voy a contar es un articulo de opinión, desde mi punto de vista, lo que he estudiado, visto, leído, y sobretodo desde mi experiencia personal.

Al igual que en casi todas las ciencias, en temas nutricionales se ha avanzado mucho y ha habido muchos cambios, el mismo alimento que hoy es muy recomendable, dentro de unos años dirán que es malisimo, y viceversa.

También hay que decir que hay muchas tendencias diferentes, mientras unas dietas recomiendan el consumo de x producto, otra dieta lo demoniza, unas veces porque busca un resultado diferente, otras por moda…

Otro punto importante, es la presión de la industria alimentaria, vemos en la televisión, en la prensa, por las calles, a todas horas, anuncios de productos ultraprocesados, o bien productos dietéticos, que nos prometen ayudarnos a adelgazar; esta industria mueve muchísimo dinero, así que vivimos rodeados de esa presión mediática, que trata, y muchas veces consigue, influir en nuestras decisiones a la hora de comprar y consumir productos procesados, anteponiéndolos a alimentos naturales.

Pues con el tema del desayuno pasa un poco lo mismo, ¿Cuantos años llevamos escuchando que el desayuno es la comida más importante del día?, yo misma lo he repetido hasta la saciedad, cuando en realidad esa afirmación no tiene base nutricional ninguna.

El desayuno, como su nombre indica, no es más que romper un periodo de ayuno, nosotros decidimos como y cuando hacerlo; cada vez más, se leen artículos sobre los beneficios de periodos de ayuno intermitentes, pero de eso no os voy a hablar porque aun no estoy muy bien informada del tema.

Lo que si es cierto, es que decidamos desayunar a la hora que decidamos, lo más importante es elegir buenas opciones, tenemos en la cabeza la idea de desayunar galletas, cereales y/o bollería, porque la susodicha industria alimentaria se ha encargado de grabarnoslo a lo largo de los años, cuando nosotros podemos romper nuestro ayuno, con alimentos muchísimo más sanos y saciantes.

Como dicen, cada cuerpo es un mundo, hay gente que no sale de casa sin desayunar, otra que necesita llevar unas horas levantada antes de ingerir ningún tipo de alimento, y cualquiera de las dos opciones es válida, tenemos que aprender a conocernos a nosotros mismos y adaptarnos a nuestras propias necesidades.

Ahora, también os digo, que a mi me encanta desayunar, yo necesito un buen café nada más levantarme, después depende un poco del día y del tiempo que tenga; antes de hacer mi rutina de ejercicios suelo tomarme algo suave, una pieza de fruta, si puede ser un plátano, y ya después, con tranquilidad me siento y me tomo unas tostadas de pan integral con aguacate y salmón, un bol de avena, un revuelto… hay mil opciones, solo hay que saber escoger.

Así que yo me quedo con esta frase: Lo importante no es cuando desayunes, sino lo que desayunas.

Y para terminar, quiero recomendaros un libro, a mi me encanto y sigo teniéndolo siempre a mano para poder consultarlo: “Mi dieta cojea” de Aitor Sánchez, un día de estos prometo hablaros de él.

😉 Angela