Pan proteico

A menudo, cuando estamos a dieta o comiendo sano, buscamos panes que sean lo más naturales posibles.

Por desgracia, en estos últimos años se ha comercializado mucho con el pan, se ha extendido su venta a todo tipos de comercios y hoy en día, podemos comprar pan todos los días y calentito, cosa impensable hace unos años, cuando no había pan los días festivos , el 1 y el 6 de Enero, el 25 de Diciembre, etc.

Sin embargo, la calidad del pan deja mucho que desear, en la mayoría de los casos, está hecho con harinas de mala calidad, para abaratar el coste de la producción y obtener más beneficios.

Paralelamente, son muchos los centros comerciales y panaderías de barrio que están optando por hacer panes más sanos, con granos enteros e integrales, que son una buena opción, aunque lo ideal es hacer tu propio pan.

Hasta hace unos meses, yo lo hacía de centeno integral, pero ese, ¡es otro tema!. Una buena opción, es el llamado “pan proteico” sin ningún tipo de harinas (al igual que en el caso del Pan de Nube), ahora que está muy de moda lo fitness, muy fácil de hacer y delicioso, además, muy versátil, que podemos rellenar de verduras, lechugas, tomates….ummm, ¡que rico!

Además este pan sería totalmente apto para DNC en todas sus versiones, tampoco puntuaria en Flex, ni en SW; y en el resto de los métodos por 1 puntito tendremos nuestro pan.

Os paso la receta por si os apetece hacerlo.

Ingredientes

  • 3 claras de huevo, yo las compro en Mercadona 0pp / sp
  • 1 lata de atún al natural 1 pp / sp
  • Sal y orégano, opcional.

Elaboración

Batimos todos los ingredientes juntos con la batidora y los echamos en un molde , yo uso dos tuppers.

Los metemos en el micro 3/4 minutos.

panproteico.jpg

Cuando esté cuajado, los doramos un poquito en la sartén, por ambos lados.
Listo y a rellenar de lo que queramos.

IMG-20180722-WA0112.jpg

¡Espero lo disfrutéis tanto como yo!

😉 Loli

Anuncios

Pastel de pescado de roca

El otro día os dejamos un guiso de pinto muy rápido de hacer, pues ayer me decidí a descongelar el otro pinto, hoy tengo más tiempo para cocinar y me apetece hacer algo más elaborado, pero hasta cierto punto, ¡tampoco pienso pasarme el día de descanso en la cocina!

Yo utilizo este pescado porque es el que tenia más a mano, pero podéis usar cualquier pescado de roca (pinto, maragota, cabracho,…), estos peces son muy sabrosos gracias a que la mayor parte de su alimentación es a base de cangrejos, camarones, y otros pequeños crustáceos.

En mi casa el pescado no es la cosa que más guste, confieso que antes yo estaba incluida entre los que no lo comían, y ahora es al contrario, me encanta, y lo prefiero mil veces antes de la carne, que cada vez me cuesta más comer; pero los pasteles, los rollitos, las albóndigas, los cachopos de pescado, es decir cualquier preparación, en la que el pescado este limpito sin espinas, que sea fácil de comer y que este un poco “escondido”, suele triunfar, vamos pones un poco de Pastel de Cabracho encima de la mesa y ¡no dura ni dos minutos!

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 1 pinto de 800 gr
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • 1 calabacín
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 bote de tomate triturado
  • 4 huevos
  • 1 chorrito de vinagre
  • Sal, pimieta
  • 1 cda AOVE

Elaboración

Primero lavamos y picamos las verduras.

Por otra parte ponemos a cocer el pinto, con una zanahoria y un puerro, no es necesario pero así añadimos sabor al caldo, que luego colaremos y guardaremos para enriquecer cualquier receta de pescado.

En una sarten grande, con la cucharada de aceite, pochamos las verduras a fuego medio, a media cocción le añadimos el tomate y el chorrin de vinagre, cuando estén blanditas apartamos del fuego y reservamos.

Desmigamos el pescado, con cuidado de quitar todas las espinas, y mezclamos con los 4 huevos batidos y con la mitad de las verduras que habremos triturado (solo puse la mitad porque me parecia mucha verdura, así que el resto la usaremos como acompañante), salpimentamos.

Ahora podemos seguir de dos formas diferentes: podemos cocinar en el horno, al baño Maria, hasta que este cuajado (ponemos en un molde, que meteremos dentro de otro con agua hasta la mitad, y dejaremos a 200 grados unos 30 minutos, probaremos con un palillo que este hecho por dentro) o pondremos 10 minutos en el microondas a máxima potencia, yo esta vez lo prepare de esta última manera.

Ahora solo tenemos que dejar enfriar un poco, y lo podremos acompañar del resto de las verduras o de una buena ensalada.

Para Flex, DNC y Slimming World, solo contaremos el aceite que usamos al pochar las verduras; en el resto de métodos también habrá que puntuar el pescado, recordar que debemos pesarlo en crudo y después descontar el peso de la piel y las espinas. Al no llevar nata, y llevar tanta verdura, nos saldrá genial de puntos.

😉 Angela

Champiñones a la crema

Soy una envidiosa, lo sé… El caso es que nuestra compañera Aurora nos paso una foto de unos champiñones que se había preparado para comer y no pude evitar ponerme a cocinarlos para cenar, madre mía que ansia, menos mal que tenia todos los ingredientes en casa.

¿Os gustan los champiñones? Para mi son uno de los alimentos más ricos y versátiles  que existen, a la par que beneficiosos. Estos hongos tienen muy pocas calorías, unas 20 kcal por 100 gr, y son ricos en vitamina B3 , B6 , C , D y en minerales como el potasio, el sodio y el selenio. Son una fuente única de antioxidantes, por lo que previenen y reducen el riesgo de padecer enfermedades crónicas y degenerativas, y de padecer cáncer; al contener grandes cantidades de fibra, mejoran la diabetes, además de producir una gran sensación de saciedad, por lo que son ideales para las dietas; también, gracias a su contenido en potasio y sodio regulan la presión arterial, previniendo enfermedades cardiovasculares.

Volviendo a la receta, normalmente este tipo de comidas utilizan nata en su preparación, nosotros vamos a sustituirla por queso de untar casero, hecho a partir del drenado de yogures 0% m.g, también podéis usar queso batido o alguna nata ligera.

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 300 gr de champiñones
  • 1/2 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 diente de ajo
  • 150 gr crema de queso 
  • 1 Flush de aceite
  • Perejil
  • Sal y pimienta

Elaboración

Laminamos el ajo, picamos la cebolla y cortamos los champiñones, en cuartos o laminados, depende del tamaño.

En una sartén con un poco de aceite, doramos los ajos y pochamos la cebolla; cuando está este blanda, añadimos los champiñones, salamos y removemos bien para integrarlos.

Cuando los champiñones estén prácticamente listos, añadimos el queso, perejil, y corregimos de sal. Dejamos un par de minutos más y listo para comer.

En esta ocasión, yo lo he acompañado de un huevo de codorniz a la plancha, también esta muy rico con taquitos de jamón, que añadiremos a la vez que los champiñones, para que vayan dejando sabor.

Esta receta, usando el queso casero, San Millán 0% o queso batido, saldrá a 1 pp/ sp la ración, y sera gratis tanto en Flex, como en DNC, al igual que en Slimming World.

😉 Angela

 

Guiso de pinto ultra-rápido

Hacía un montón que no os traíamos una receta de pescado, y mucho menos guisado, parece que ahora que llega el buen tiempo nos apetecen más ensaladas, y cosas a la plancha, pero yo vivo en Asturias, y aquí los días de sol brillan por su ausencia, o más bien por su duración: llevamos una semana con sol y un calor de espatarrar, y hoy ya llueve a mares.

Pues un compañero de trabajo de mi marido, al que le encanta la pesca submarina, me regalo un par de pintos, nunca lo había preparado pero decidí guisarlo y fue todo un exito.

El pinto o merlo es un pez de roca, con una carne blanquecina, tierna y muy jugosa, de un sabor increíble, pero eso sí, con muchas espinas.

La verdad esque no contaba poneros esta receta, porque yo pensaba hacer una caldereta en condiciones, pero no tenía ni tiempo ni ganas, así que es una receta rápida ayudandonos de conservas, y nos sirve para ver que en poco tiempo podemos preparar platos riquísimos.

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 1 pinto, en este caso pesaba algo más del kilo
  • 1 bote de patatas cocidas en conserva
  • 1 bote de guisantes
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 200 ml salsa de pimientos casera
  • 500 ml de caldo de pescado
  • 1 cta AOVE

Elaboración

Como veis vamos a ahorrarnos tiempo con las patatas y los guisantes, eso sí, antes de utilizarlos los pongo en un escurridor y los lavo bien, sobretodo las patatas.

En una olla baja ponemos la cucharadita de aceite, y sofreímos en ella los ajos laminados y la cebolla cortada en juliana.

Añadimos el pescado, limpio y partido en rodajas, y doramos durante un par de minutos.

Le ponemos la salsa de pimientos (o de tomate), y el caldo, y dejamos guisar unos 15 minutos a fuego medio.

Después añadimos las patatas y los guisantes, guisamos unos minutos más para que se integren, y listo para comer.

En unos 20/25 minutos tendremos una comida de escándalo.

Tanto en DNC, como en SW no nos puntuará, pues solo contaría el aceite, y como saldrán unas 4 raciones no llega a puntuar.

😉 Angela

Crumble de manzana ligero

¡Buenas! Hoy os traigo una receta dulce, que raro para mi…, pero prometo poneros otra versión de este plato salada, todavía estoy maquinandola, pero no tardare…

Creo que ya os hable de mi adicción a los libros en general, pero a los de cocina en especial, me encanta coger recetas con miles de calorías, e intentar hacerlas lo más sanas posibles. Pues hace unos días me llego el tomo “Crumbles”, de la colección de libros de repostería que estoy haciendo, y ya tengo un montón de ideas que probar.

Los Crumbles son pasteles de frutas, originarios de Inglaterra, en los que las frutas están en el fondo, y se cubren por una masa, generalmente de harina y mantequilla.

Nuestra receta, es apta para DNC Inglés, pero como os digo siempre, podéis adaptarla a vuestro método.

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 1 manzana grande, o 2 más pequeñas
  • Edulcorante al gusto, si la manzana no fuese lo suficientemente dulce
  • 1 cta AOVE
  • 1 cd copos de avena
  • 1 cta salvado de avena
  • Opcional, y recordad puntuarlo, almendras laminadas

Elaboración

Pelamos y troceamos la manzana, edulcoramos si fuera necesario, y ponemos en el fondo de un molde, o bol, a mi me gusta utilizarlo de cristal, apto para el horno.

Mezclamos los copos de avena con el salvado y el aceite, vamos rompiendolos y mezclandolo con los dedos, que adquiera una textura “arenosa”.

Ahora, lo ponemos encima de la fruta, repartiendolo por la superficie, y horneamos a 180º, hasta que este dorado.

Esta seria la receta básica, que nos entraría totalmente en DNC inglés, ahora bien, si puntuamos, o no nos importa gastar unos extras podemos realizar alguna modificación: podemos sustituir el aceite por mantequilla, la Arias Extraligera sale genial de puntos, en este caso la utilizaremos cortada en dados, y bien fría de la nevera, para que nuestra “corteza” quede crujiente; podemos añadir harina a los copos de avena, tengo cruzada personal contra las harinas refinadas, pero podemos poner un toque de harina integral, por ejemplo de espelta que esta tan de moda últimamente; en el caso de querer edulcorar, podemos darle un toque de miel, muy poco, y de una miel lo más natural posible, le aportara sabor y color; y también podemos añadir a la masa unos frutos secos troceados, a mi me encanta ponerle unas almendras laminadas, que aunque los frutos secos puntúen bastante, son muy sanos y como seria muy poca cantidad, solo para darle “el toque”, no nos saldría tan mal.

Por ultimo, estas cantidades serian para un molde individual, pero también podríamos aumentarlas y hacerlo en una fuente grande, para toda la familia, recordar que en repostería, tenemos que respetar las proporciones, aunque en este caso podemos fiarnos y hacerlo a ojo, pues iremos viendo lo que necesitamos.

Y ahora voy a aprovechar el calor del horno, para preparar unos canelones, ummmmm… ¿Os escribo la receta?

😉 Angela