Dormir VS Adelgazar

Llevo mucho tiempo intentando escribir sobre este tema. 

Soy una persona, que desde siempre, he dormido relativamente poco, pero desde que tuve a los niños, aún menos. 

Vamos a analizar, cómo afecta la falta de sueño o dormir mal a la pérdida de peso y al estado de ánimo.

Son muchas las situaciones que vivimos a lo largo de los días, semanas, meses… ¡¡uy que agobio!!, que nos afectan al sueño o al descanso: el trabajo, los niños, la casa, etc. Cuando me levanto por  la mañana, parece que me ha atropellado un camión…

Esta situaciones día tras día, hace mella en nuestra salud, afecta al estado de ánimo, al sentido del humor ( mal humor, básicamente) y por supuesto, a la ansiedad por la comida.

¿Qué ocurre cuando paso una noche “en vela” con el niño?

Pues al día siguiente estoy agitada, me duelen hasta las pestañas, no me apetece salir a pasear, a tomar el aire y esto, repercute en la relación con mi familia.

Es evidente que yo no puedo evitar que se pongan malos los niños, pero esto ocasiona un daño colateral: como he dicho, repercute en nuestro descanso y relación. 

Por supuesto, la ansiedad hace acto de presencia, y junto con el malestar que me ocasiona, hace que no me apetezca cocinar, y por lo tanto, como lo primero que pillo, que suelen ser ultraprocesados (bollería generalmente),  que además, afecta negativamente también a mi organismo , la cantidad de conservantes y demás componentes “tóxicos”.

¿Qué podemos hacer para mitigar está situación?

Dado que no podemos evitar enfermar o que nuestra familia enferme, sí podemos practicar ciertos ejercicios como respiraciones suaves, ejercicios al aire libre o yoga, una práctica que me ha encantado y que por motivos varios, no puedo practicar. 

Puede parecer una tontería, a priori, pero os aseguro, que a mi me ha ayudado mucho no sólo emocionalmente, también físicamente, me han dejado de doler la espalda y las lumbares.

Con esto quiero deciros, que a pesar de las dificultades que podamos encontrarnos cada día, no debemos tomarlas como excusa sino afrontarlas y optar por una alimentación sana y equilibrada.

Debemos priorizar nuestra salud y debemos saber, que si cuidamos nuestra alimentación, ya estamos dando un gran paso, que también afectará a que el sueño, aunque sea “corto”, sea de calidad y reparador.

Esto va  haciendo que nuestros días, sean más relajados y no recurramos a la comida basura para sentir placer o mitigar nuestro mal estar. 

Así que, os animo a hacer más “relajación” y ser conscientes de lo que le ocurre a nuestro cuerpo.

Hay que cuidarlo, ¡¡ que sólo tenemos uno !!

Ya se sabe, ” mens sana in corpore sano”

😉 Loli

Anuncios

¡Darme paciencia…!

¡Buenas chic@s! Hace tiempo que no os escribía, pero es que mi humana me tiene ocupada a tiempo completo, esto no esta pagado…

Hoy tengo un disgusto… no se que estoy haciendo mal, pero cuando Angela llego a casa yo no sabia si enfadarme o ponerme a llorar; el otro día os conté los ejercicios de entrenamiento que estábamos utilizando últimamente, ¿os acordais?, pues no contenta con subirme las pelotas a lo alto, hoy llego a casa con un “lanza-pelotas”, ¡UN LANZA-PELOTAS!, y bien orgullosa que entro por la puerta…¿Sabéis lo que es? Se trata de un palo muy largo en el que al final hay un hueco que imita una mano, con el que puedes lanzar y recoger pelotas sin tener que agacharte, ¡sin ningún esfuerzo!, y así ¡¿Como pretende hacer ejercicio?! Vamos increíble…

En cuanto se despistó me deshice de ese trasto, lo mordí lo más que pude, lo justo para que ya no pueda enganchar ninguna bola, y ¿sabéis lo peor?, que va la tía vaga y se enfada conmigo, ¡encima!, que deje de gastar dinero en tonterías y se ponga en plan de una vez.

Pues claro, con el cuento de que estaba enfadada se negó a entrenar, un día perdido, como si nos sobrase el tiempo; me pase media tarde pensando que podía hacer para remediarlo, y al final se me ocurrió…

No me gusta llegar a estos extremos, prefiero trabajar sola, pero hay veces que no queda otra que buscar ayuda, para situaros os cuento: en mi casa no solo vivimos mis humanos y yo, compartimos piso con dos cobayas, y cinco peces.

Los peces van a su bola, al principio los miraba como nadaban en su acuario de un lado a otro, pero en seguida me canse, ellos no muestran ningún interés en mantener siquiera una pequeña conversación, por lo menos no molestan, así que por ahora les seguiré permitiendo estar con nosotros.

Con las cobayas es diferente, Lola y Covi va a hacer un año que habitan con nosotros, al principio no nos llevábamos muy bien, pero poco a poco fuimos haciéndonos amigas, aunque sigo pensando que son muy escandalosas; eso sí, tengo que aprender de ellas, tienen a Angela totalmente controlada, solo tienen que ponerse a chillar para que ella vaya a echarles la comida, el agua, etc…, es alucinante como en tan poco tiempo consiguieron educarla de esa forma.

Pues a lo que iba, no tuve más remedio que pedirles que me ayudasen, les abrí la jaula y ellas se pusieron a chillar y a correr por las habitaciones, ¡genial!, teníais que ver como se movía Angela, en un momento hizo footing, flexiones, salto de obstáculos… ¡me encanta!, esas pequeñas granujillas son adorables…

Así que, para la próxima vez que aprenda, ejercicio va a hacer sí o sí, yo me encargo de eso.

Ahora os dejo, estoy muy cansada, en breves volveréis a saber de mi…

😉 Aris

Beneficios del ejercicio

A menudo, comemos adecuadamente y seguimos las pautas saludables entre semana, pero… ¿ qué ocurre cuándo llega el fin de semana?

Suele pasar , que nos tomamos los días “libres” para comer en exceso o cosas que no nos convienen y que además, nos sientan mal, es ahí, cuando entra en juego el ejercicio. Tenemos que aprender a compensar esos excesos haciendo más deporte y con el resto de comidas del día.

Es bien sabido, que el ejercicio “engancha”, es debido a que producimos más endorfinas (la hormona de la felicidad), que hace que nos sintamos genial; además  nos permite mantener el peso, sin que esos excesos se nos acumulen en nuestro cuerpo serrano.

Y por supuesto, “mens sana in corpore sano”, nos sentimos y estamos más sanos en todos los aspectos.

 El ejercicio tiene múltiples beneficios:

  • Mejora la resistencia y forma física.
  • Disminuye el grado de agresividad, la ira…
  • Disminuye el número de accidentes laborales.
  • Regula la presión arterial.
  • Aumenta el estado de alerta.
  • Incrementa o mantiene la densidad ósea.
  • Mejora la resistencia a la insulina.
  • Mejora la flexibilidad y movilidad de las articulaciones.
  • Mantiene el peso.
  • Reduce la presión arterial.
  • Ayuda a relajarte.
  • Mejora la autoestima y la toma de decisiones.
  • Mejora la auto-imagen.
  • Incrementa el bienestar general.

yoga

Así que, a moverse, ¡¡¡que el movimiento es salud!!!

😉 Loli