Sopa fría de espinacas

Sopa fría de espinacas y la importancia del suero del yogur

¿Sabéis que aprovechar restos, vamos eso que llevan haciendo nuestras abuelas y nuestras madres toda la vida, ahora tiene nombre? Pues sí, se ha convertido en tendencia y se llama Trash-cooking, o lo que es lo mismo “Cocinar basura”, y consiste precisamente en reutilizar los restos de una comida, o de su preparación, para elaborar otros platos.

Con nombre moderno o sin él, me encanta, yo soy fiel a esa frase de “la comida no se tira”; y aunque muchos digan que menuda tontería, si eso sirve para que deje de desperdiciase una parte de los miles de kilos de comida que acaba en la basura, bienvenida sea esa tendencia.

En el caso de la receta de hoy, el “resto” que vamos a aprovechar, es incluso más nutritivo que la preparación original. Al preparar el Labneh, drenamos los yogures y separamos el suero, dejando la materia grasa para la elaboración del queso y llevandonos con ese líquido parte de sus componentes nutritivos.

El suero del yogur, esta formado por las proteinas alfa-lactoalbúmina (fuente de triptófano y cisteína), y beta-lactoglobulina, con importante valor biológico; además contiene minerales como calcio, fósforo y potasio, y vitaminas de los grupos B, C y D; ¿vamos a dejar que todo eso se vaya por el desagüe?

¿Y cómo podemos utilizar ese suero? Seguro que en algunas de mis recetas ya lo habéis visto, porque mejora cualquier elaboración de pan, la masa de pizza queda fenomenal, y en repostería, aumenta la esponjosidad de nuestros bollos y bizcochos; sólo tenemos que sustituir el agua, la leche, o parte del aceite por nuestro suero, además como es hipocalorico, rebajaremos mucho las calorías de nuestras recetas

También hay personas que directamente se lo beben, o lo añaden a los batidos, e inspirado en eso, ha salido esta receta.

Siendo sincera, a estas alturas ya nose si aprovecho el suero del yogur, o si directamente preparo griegos y queso solamente para tener suero.

¡A cocinar!

Ingredientes

Para la sopa

  • 300 gr espinacas frescas
  • 1 cebolla
  • 300 ml suero de yogur

Para acompañar

  • Labneh
  • Brocheta de gambas a la plancha

Lo único que hay que hacer es batir todo junto, hasta que este bien triturado, y enfriar en la nevera, tomar bien fresquito.

En este caso acompañamos con nuestras bolitas de queso y una brocheta de gambas que hemos puesto a la plancha sin nada de aceite, pero podeis acompañar de un montón de cosas: huevo cocido, taquitos de jamón, champiñones salteados….

Y ya sabéis, ¡a reutilizar todo lo que podamos!

😉 Angela

Anuncios

Empanadillas de espinaca, requesón y queso de cabra

Me encanta la espinaca,cruda o cocinada, en ensalada, en revuelto, salteada, al ajillo, a la crema, … Me parece un alimento muy versatil, podemos hacer mil recetas diferentes con ellas.

El otro día me apetecían empanadillas de manzana, compre las obleas de Buitoni, las que antes eran de La Cocinera, son muy cómodas y salen genial de puntos; precaliento el horno, me pongo a prepararlas, y me doy cuenta que no tengo manzanas, pero si un par de bolsas de espinacas (es raro que no tenga porque a mis cobayas también les encantan), así que… ¡cambio de planes!.

Antes de empezar quiero recordaros la receta de una de mi ensalada preferida: la ensalada templada de espinacas. ¿La habéis probado?.

La puntuación va a depender de la marca de los quesos que utiliceis, pero más o menos, os saldran a  2-3 pp/sp/sf cada una.

Ya no os entretengo más, vamos…

                                                             …¡A cocinar!

Ingredientes

  • 1 paquete de obleas pequeñas para empanadilla
  • 1 bolsa de espinacas frescas
  • 100 gr de Requesón 0%
  • Rulo de cabra
  • Sal
  • 1 diente de ajo
  • 1 huevo

Elaboración

Ponemos el horno a precalentar a 200º.

En una sartén salteamos la bolsa de espinacas con un ajo laminado, añadimos el requesón e integramos bien; no os asustéis, aunque parezcan muchísimas, se quedan en nada; yo prefiero hacer la bolsa entera, si sobran las sirvo como acompañamiento.

En cada oblea, ponemos un trocito de queso de cabra, una cta de la mezcla de espinacas, y cerramos con la ayuda de un tenedor.

Vamos poniéndolas en la bandeja, a la que le habremos puesto papel de horno para que no se peguen, y las pintamos con huevo batido.

Ahora solo tendremos que hornearlas hasta que estén doradas.

Y con una super ensalada ¡tenemos la cena lista!

También les podemos añadir pasas, piñones, nueces,… que aunque incrementaran su puntuación, les darán un toque fantástico.

😉 Angela

 

 

 

 

Ensalada templada de espinacas

Ensalada templada de espinacas

Las espinacas son una de las verduras más sanas que existen, ricas en vitamina K, muy importante para la correcta absorción del calcio, entre otras vitaminas, magnesio, potasio, ácido folico,…

Una de las formas más sanas de consumirlas son crudas, en ensalada, pues conservan todas sus propiedades.

Ingredientes

  • Espinaca fresca
  • Zumo de limón
  • Champiñones
  • Ajo
  • 1cta aceite 1 sf/sp/pp
  • 50 gr de pechuga de pollo o pavo 1 sf/sp/pp
  • 5 gr queso rallado (depende de la marca)

Elaboración

Aliñamos las hojas de espinacas con limón

En una sartén salteamos el ajo, los champiñones y la pechuga.

Lo ponemos encima de las espinacas, y espolvoreamos con queso rallado. Más facil es imposible y además está buenísima.