Por qué funcionan las “dietas de contar” o “dietas de los puntos”

Hola a todos! Me estreno escribiendo en la página sobre un tema muy preguntado y muy comentado en el mundo de las dietas en general.

Como sabréis, hay varias dietas o métodos existentes en la actualidad que basan su sistema en puntuar algunos alimentos, y te dan las bases para hacer un menú adecuado y saludable dentro del plan agrupando esos puntos que se le dan a los alimentos. De ahí nacen los apodos de “la dieta de los puntos” o “la dieta de contar”. Junto con el plan se suelen combinar reuniones semanales en un grupo local como apoyo y consulta, y para compartir experiencias y recetas con los participantes. Los dos más mayoritarios y conocidos son Slimming World y Weight Watchers, ambos no disponibles para seguir activamente en España pero con muchísima información sobre ellos en páginas y foros que te permitirá seguirlos sin problema. Personalmente, estoy siguiendo el método Slimming World desde hace un año con unos resultados muy buenos, probablemente haga un post aparte más adelante para contar mi experiencia personal.

Estos dos métodos tienen sus particularidades y sus sistemas de asignar y contar puntos, pero tienen muchos detalles en común que los hacen una manera efectiva y saludable para perder peso.

A continuación os comento de manera sencilla los detalles principales que hacen que estos planes funcionen de verdad y sean un método muy a tener en cuenta para perder peso.

Image result for weight watchers

Te recuerdo que si sufres de algún problema de salud importante, consultes con tu médico y/o nutricionista antes de empezar a seguir alguno de estos planes. Se trata de planes dirigidos a personas con exceso de peso por malos hábitos alimenticios en buen estado de salud, por lo que si te sales de esos parámetros siempre es mejor consultar antes de empezar. Es cierto que funcionan bien en muchas personas con diversos problemas de salud, pero quizás necesites algunas pautas personales para tener en cuenta cuando empieces, depende de tu situación quizás tengas que dejar de lado los lácteos, consumir más o menos proteínas o hidratos o dejar de lado ciertos alimentos perjudiciales para tu caso personal.

No es una dieta, es un plan de hábitos saludables

Empiezo por lo que creo que es el punto más importante al respecto. No es una dieta que seguirás durante unos meses o hasta que llegues a tu peso ideal, es un plan que tendrás que seguir continuamente tanto para perder peso como para mantener la pérdida. Pero no se trata de una de estas dietas surrealistas que nos dan a veces en una hoja de papel con todas las recetas desglosadas para una semana ni muchísimo menos, son planes muy fáciles de seguir y en los que tienes muchísima libertad y flexibilidad dentro de unos parámetros, claro. En unas pocas semanas le tendrás cogido el truco y no tendrás la sensación de estar haciendo ningún tipo de dieta, ¡palabra!.

Image result for slimming world

Contar nos ayuda a ser conscientes de lo (mal) que comemos

No sé si será vuestro caso, pero en el mío mi subida de peso fue por completa dejadez. Que si la merienda es leche con galletas, el desayuno un donut, y de picoteo en el trabajo una bolsa de patatas fritas y un largo y angustioso etcétera. Y todo esto normalmente mientras tú vives en tu mundo de yupi y piensas que porque te comiste una manzana de postre después de un plato de migas ya eres más saludable que echarle hojas de menta a los mojitos. En el momento en el que empiezas el plan y por tanto a ponerle cantidades numéricas a los alimentos, te das cuenta de lo mal que estabas comiendo antes. Como dice un conocido mío, no es lo mismo decir “un poco” que decir un 30%, los números nos ayudan a visualizar cantidades y a darnos cuenta de nuestro consumo, sobre todo al principio cuando intentas entender qué estabas haciendo mal. Que si una bolsa de 30g de patatas fritas son X puntos y ¡¡tú en un día normal te estabas ventilando XXX puntos!! Y ya llegarán los sustos con la bechamel, mayonesa y similares, ya…

Sabiendo los puntos que tienes que utilizar y gastar, tienes un sinfín de cosas que hacer con ellos

“Martes – Desayuno: 1 fruta, tostada integral y un café negro, Comida: Dos huevos cocidos medianos con ensalada y un yogur desnatado, Cena: Sopa de verduras y filete de pescado a la plancha” ¿Os suena? Pues olvidaos y sed bienvenidos al mundo de las recetas creativas y no volver a comer lo mismo tres veces a la semana (a no ser que sea voluntario, por supuesto). La variedad es la clave de estos planes, donde digamos que te dan las piezas de Lego que puedes usar y luego ya con ellas tú construyes lo que quieras. Y si no se te ocurre nada, no te preocupes que para eso están las páginas o grupos de Facebook o las webs como la que estás leyendo para ayudarte. Si no me crees, date una vuelta por las recetas de cocinacontando y luego ya me dices lo que quieras.

No estás sol@, hay muchísima gente siguiendo el mismo plan que tú

Estás de suerte, y es que las “dietas de los puntos” tienen seguidores para aburrir. Es más, te apuesto lo que quieras a que algún vecino de tu bloque siguió o está siguiendo alguno de estos planes. Ya sea por unas razones o por otras, muchas personas deciden decantarse por estos métodos para perder peso, y tanto al principio como durante te va a ayudar muchísimo. Ya sea para recetas, ideas de cestas de la compra, apoyo moral, lecturas de ingredientes y un largo etcétera, encontrarás ayuda y apoyo incondicional en las pequeñas comunidades de personas que se forman a partir de estos planes. Si te decides a empezar, te recomiendo que te unas a grupos de Facebook y te apuntes todos los blogs y páginas sobre el tema, para empezar (y seguir) con la máxima cantidad de información e ideas posibles.

¡Espero que esta pequeña recopilación informativa te haya servido de ayuda a la hora de decidirte a empezar a contar! Y si tienes alguna duda o sugerencia, te invito a que nos escribas a través de nuestro formulario de contacto o bien por correo electrónico a la dirección web@cocinacontando.com e intentaremos responderte lo mejor que podamos ^^

😉 Selene

Anuncios
Manzana medida

La dieta de los puntos

Desde hace muchos años, existe una dieta conocida popularmente como “La dieta de los puntos”.

La creadora de esta dieta, es la empresa américa Weight Watcher Internacional, fundada en los años 60 por Jean Nideth, una “madre de familia con sobrepeso, casada con un hombre con sobrepeso y rodeada de amigos con sobrepeso”, como ella misma declara en su autobiografía “The story of Weight Watcher”; en la que cuenta como, aunque ella había bajado de peso, notaba que en cualquier momento podía caer en la tentación y volver a engordar, por lo que empezo a formar reuniones de amigas que desean adelgazar, para apoyarse y compartir dudas.

Un cliente muy satisfecho le recomienda crear una sociedad, y poco a poco el método va avanzando, expandiéndose internacionalmente y adaptándose a las nuevas tecnologías, hasta llegar a lo que hoy día conocemos.

Básicamente, se trata de asignar un valor a los alimentos, según sus valores nutricionales, mediante una fórmula específica; y al mismo tiempo, asignar a cada persona un capital diario específico, según factores como su edad, peso y altura, que ira cambiando según se vaya acercando a su objetivo.

Además hay una serie de pautas diarias, que debemos seguir para que sea eficaz (beber 2 litros de agua, consumir 5 raciones de fruta y verdura, 2 de lácteos y grasas saludables, y hacer un mínimo de media hora de ejercicio diaria)

Con los años, al ir avanzando los estudios médicos y cambiando las costumbres de la sociedad, se han ido sucediendo diferentes métodos: Flexipoints, Propoints, Smartpoints y desde hace solo unos meses, WW Flex.

En España, la empresa Entulinea, era la encargada de explotar la marca, pero hace unos meses cerró, dejando a cientos de personas sin el apoyo que les brindaba, sin la posibilidad de seguir el método; esta carencia se vio suplida por los numerosos grupos de Facebook, en los que los interesados siguen proporcionandose apoyo mutuo.

Si alguien quiere obtener más información, puede buscarnos en nuestro grupo de Facebook: “Cocina contando y sin contar”