Mi compra

L@s que me conocéis, especialmente quien nos siga en el Grupo de Facebook, sabéis que estoy intentando dar otro giro en mi alimentación, consumiendo los mínimos productos procesados posibles.

Ya hacia tiempo que procuraba tener mucho cuidado con lo que compraba, evitar la comida preparada e intentar comer mayormente alimentos frescos, hacer mis yogures, postres, pan, etc…, en casa, siempre que me fuera posible.

Hoy fui a hacer mi primera compra de comida real (“Real Fooding” es como llaman a esta forma de alimentación en las redes sociales, donde podremos encontrar mucha información), y casi me muero en el intento…

Dos horas dando vueltas por el supermercado, los empleados ya me miraban raro cuando me veian mirar las etiquetas, hacer aspavientos y devolverlas a la estantería, ¿Por qué todo tiene que llevar azúcar? ¿Sabéis la cantidad de aditivos que nos estamos tomando innecesariamente sin saberlo?

Yo todavia estoy en proceso de aprendizaje, y seguro que se me escapa aún algo que no deba comer, y tampoco pretendo cambiarlo todo de golpe, sino poco a poco ir acostumbrandome, y comer lo más saludable que pueda.

En mi compra de hoy procure comprar alimentos frescos, sin etiquetas, y productos procesados, pero que en su preparación no disminuyan sus propiedades, por ejemplo, la verdura congelada, fijandome bien que en sus ingredientes solo hubiera verduras.

Otra punto al que temía, era el económico, pues los alimentos frescos son más caros que los ultraprocesados… Increiblemente, las ofertas que habia eran todas en bollería industrial, platos precocinados, galletas, etc…, ¡en este país, comer sano es muchisimo más caro que comer comida preparada!

La verdad es que, aún así, gaste mucho menos que en otras compras, pues la mayoría de los “antojos” que otras veces nos llevabamos, son de todo menos recomendables: con azúcares añadidos, harinas y aceites refinados…. Así que no pasaron por mis mános y se quedaron en la estantería del super.

Entonces después de las dos horas, y un dolor de cabeza horroroso, nos fuimos para casa con mucha verdura, fruta, carne y pescado fresco; harina de espelta integral  para hacer nuestro pan.

Espero poco a poco ir aprendiendo más cosinas que estaré encantada de compartir con vosotr@s.

😉 Angela

Anuncios
Tu objetivo

¿Qué quiero conseguir?

En el grupo de Facebook llevamos unas semanas haciendo un reto, basándonos en el juego de la Rayuela, a cada casilla le asignamos una tarea, y al final de semana debemos haberlas completado todas, así proponemos cosas como hacer media hora de ejercicio, una receta con determinado ingrediente, caminar una serie de pasos, cosas fáciles, pero que nos ayuden en nuestro día a día.

Una de las propuestas que  hicimos trata de reflexionar sobre lo que queremos conseguir, cual es nuestro objetivo, a donde queremos llegar con “nuestra dieta”.

Hoy os quiero dejar mi reflexión:

Las situaciones de la vida, la experiencia, hace que cambiemos de opinión a lo largo del tiempo, y eso es bueno, significa que estamos aprendiendo, y en todo proceso de aprendizaje se pasa por diferentes fases.

En menos de un mes, hace dos años que empezó mi cambio de vida, si en ese momento me hacen esa pregunta, la respuesta hubiese sido muy rápida: quiero adelgazar, poder ir a una tienda y escoger la ropa que quiero comprar, no tener que ponerme cualquier cosa que me sirva (que os aseguro que era realmente difícil que me sirviera algo), poder mirarme en el espejo y que no me entren ganas de llorar.

Pasan los meses y sigo con el proceso, me marco objetivos a corto plazo: “quiero bajar 5 kilos este mes”, pero cuando se tiene que bajar mucho peso, y cambias totalmente tu forma de alimentarte, al principio se baja muy rápido, así que cumplo mis objetivos con creces; ahora busco más cosas: quiero poder caminar sin cansarme, quiero que me dejen de doler las rodillas, dejar de tener un esguince al mes, porque mis tobillos no aguantan mi peso.

Y continuamos, hay días mejores y días que me cuesta un horror no atacar la nevera, pero cada vez me estoy haciendo más fuerte, y estoy recobrando algo que hace muchos años, tantos que ni la recordaba, había perdido: la autoestima. Por primera vez en años, me veo bien, soy consciente de que me queda muchísimo camino por delante, pero me levanto, me visto, incluso me maquillo y alguna vez me pongo tacones, pequeñitos, no muy altos pero…¡Tacones yo! ¡Sin miedo a caerme! ¡Sin temor a que se rompan por no aguantar mi peso!

Porque la vida no es fácil, y siempre hay cosas que nos la complican, porque por problemas de salud, tengo que tomar medicación y esta hace ralentizar la perdida (nada grave, pero si latoso), porque los cuerpos no siguen ninguna ley matemática en esto de bajar peso, cuando llevo más de 50 kilos perdidos, este ritmo baja, cada vez va más lento, aunque aun tenga un sobrepeso importante, hay semanas que bajo medio kilo, otra apenas cien gramos, y otras incluso subo… pero, ¿voy a tirar la toalla? No, y ¿por qué?, porque mis objetivos han cambiado: puedo caminar kilómetros y kilómetros sin tener que pararme; he conocido gente fantástica con la que continuar mi camino; he aprendido a alimentarme saludablemente; tengo una relación sana con la comida, ya no es mi válvula de escape, pero se disfrutar de ella el día que me apetece.

Así que… ¿Qué quiero conseguir?: Quiero seguir con lo que estoy haciendo,  no quiero llegar a mi objetivo final, porque no existe, cada vez voy aprendiendo más cosas, por lo tanto tendré mil objetivos pendientes a lo largo de mi vida, pero poco a poco, de uno a uno, los iré consiguiendo, de eso estoy segura.

Angela

Las grasas saludables

Cuando queremos bajar de peso, lo primero que tendemos a evitar son las grasas, ese comportamiento lejos de hacernos bajar peso de manera saludable, puede ser muy perjudicial para nuestra salud.

Las grasas, junto a los hidratos de carbono, nos proporcionan energía; nos ayudan a absorver las vitaminas liposolubles (A, D, E, K); son necesarias para mantener la salud de nuestro cabello y piel; imprescindibles para el desarrollo del cerebro ; y aíslan nuestro cuerpo para mantenerlo caliente.

Lo primero que tenemos que aprender es a diferenciar los tipos de grasas, y sus características.

Las grasas están compuestas por moléculas de trigliceridos, que a su vez estan formados por ácidos grasos, y se clasifican por la presencia de dobles enlaces en sus moléculas.

Las grasas saturadas

Este tipo, no presenta esos dobles enlaces, están presentes en alimentos de origen animal (ej: embutido, leche y derivados…), y también en algunos vegetales (ej: aceite de palma), y añadidos a productos preparados como la bollería industrial. Son sólidos a temperatura ambiente.

Debemos evitar o limitar su consumo, pues incrementa la acumulación de colesterol en las arterias, aumenta el colesterol LDL, aumentando el riesgo, entre otras enfermedades, de padecer un ataque cardíaco o un accidente cardiovascular.

comidarapida

Las grasas insaturadas

Presentan dobles enlaces, y son liquidas a temperatura ambiente. Estan presentes en aceites vegetales (ej: oliva, girasol… ), frutos secos y semillas

Dependiendo del número de enlaces se subdividen en :

Monoinsaturadas (un único enlace): Presente en aceite de oliva, de semillas, aguacate, nueces, almendras…

Contribuyen a regular el nivel de colesterol en la sangre

Poliinsaturadas (dos o más enlaces): Es esencial añadirlas en la alimentación, porque nuestro organismo no las puede sintetizar, regulan procesos metabólicos del sistema inmune, cardiovascular y pulmonar entre otros. Se dividen en dos familias: Omega 3, dentro de este grupo se encuentran el ácido linolénico, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), lo encontramos en aceite de soja, de colza, frutos secos y pescados azules grasos como el salmón, el atún, marisco… ; y el Omega 6, en este grupo se encuentra el ácido linoleico del aceite de girasol, maiz, soja, y en algunos frutos secos.

aceiteoliva

Las grasas trans

Son grasas insaturadas, que mediante un proceso industrial llamado hidrogenación, se solidifican y pasan a ser grasas saturadas. Suelen encontrarse en productos preparados, alimentos fritos, snacks…

Estas grasas, son aún más peligrosas que las saturadas, pues aumentan el colesterol LDL (“malo”) , los trigliceridos y reducen el colesterol HDL (“bueno”) en sangre, favoreciendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

donuts

¿Qué alimentos contienen grasas saludables?

Una vez que sabemos diferenciar los tipos de grasa, vamos a nombrar algún alimento con el que poder introducorlas en nuestra dieta.

  • Aguacate: Rico en ácido linoleico, reduce los niveles de LDL
  • Salmón : Alto contenido en Omega 3
  • Atún: Rico en Omega 3
  • Nueces: Ricas en ácidos grasos esenciales, especialmente linoleicos
  • Aceite de oliva: Con ácidos grasos mono y poliinsaturados
  • Semillas: Ricas en aceites esenciales
  • Leguminosas : Con Omega 3, 6 y 9

La Organización Mundial de la Salud (O. M. S) recomienda un consumo de entre un 20 y un 35% de grasas, de las que entre el 2,5 y el 9% deben ser poliinsaturadas, entre el 15 y el 20% monoinsaturadas, y menos del 10% saturadas; las grasas trans no se valoran en el ámbito de una dieta saludable, y nunca deberia superar un 1%.

En definitiva, debemos sustituir las grasas saturadas por insaturadas, pero nunca quitarlas de nuestra dieta.

Algunos tips que podemos usar :

  1. Reducir fritos, cocinar a la plancha,vapor…
  2. Añadir a nuestra alimentación frutos secos y semillas (molidas para su correcta absorción)
  3. Reducir el consumo de carnes rojas y aumentar el de pescado azul
  4. Sustituir snacks industriales por pipas, aceitunas…
  5. Evitar bolleria industrial y platos precocinados

Es muy importante seguir una dieta equilibrada, que incluya todo tipo de alimentos, sin carencias de ningún grupo nutricional, pues a la larga nos provocara grandes problemas de salud.