Pastillas de verduras

Buenas, hoy he hecho estas “pastillas”, sobretodo por mi marido, para que las pocas veces que cocina tenga el sofrito ya hecho, básicamente porque él no lo va a hacer…

Ya os he comentado otras veces que los chicos de mi casa son “anti verduras” , sobre todo, no se pueden encontrar ningún trocito de nada, con lo cual siempre que utilizo verdura las tengo que triturar, porque si no, no hay manera…

Si hago lentejas, las trituro antes de poner el caldo y claro igual en todos los guisos: patatas guisadas, judías, arroz, etc.

Desde que trabajo los fines de semana completos, por lo menos uno de los dos días cocina mi marido, y por supuesto no se le pasa ni por la cabeza lo más mínimo hacer sofrito, si cocina arroz con pollo, pues eso, es arroz con pollo, ¡sin nada más!

Os podéis imaginar qué soso, encima no me quejo la verdad, porque ya que se meta en la cocina es un gran paso para él (hace poco me preguntó dónde estaba la sal, y llevamos juntos más de veinte años).

Y de ahí surgió la idea de hacer las pastillas de verduras y ya que iba a hacer judías hice muuuucho sofrito más para prepararlas.

Yo a todos los guisos le pongo mucha verdura ya que es la única forma de que la tomen, antes cortaba la verdura y la congelaba y así la tenía siempre preparada, pero es verdad que ocupa mucho más sitio, y si eso era cómodo, esto todavía lo es más.

Vamos con la receta…

Ingredientes

  • Verduras variadas, yo he utilizado dos bolsas de 400 gramos que llevaban pimiento rojo,  verde, cebolla, puerro, calabacín, y también le  pongo también zanahoria (pero podéis poner la que queráis)
  • Aceite de oliva (yo 2 cd) a gusto de cada un@
  • Sal

Elaboración

Solo tendréis que poner el aceite en una sarten antiadherente, y a continuación las verduras, ir removiendo y sofriendo a fuego bajo, hasta que estén pochaditas y doradas.

Por último triturar sin añadir nada, con lo que sale un puré bastante espeso.

Dejamos enfriar y luego solo será hacer paquetitos y congelar (también lo podéis poner en cubiteras, etc)

Incluso podéis dejar una cantidad pequeña en un tarro si lo vais a consumir pronto guardado en la nevera.

Y cuando lo vayáis a utilizar ¡sólo será añadirlo al caldo de cocción!

Espero que os guste la idea, y si lo utilizáis que os sea tan útil como en mi casa

Muacks 😉 Lidia

Anuncios

Pollo marinado exprés hecho a baja temperatura: aprovechando la envasadora al vacío

¡Tengo juguete nuevo! Madre mía porque no tengo dinero, que sino… con lo que me gustan a mi las maquinitas

envasadora

Llevo tiempo teniendo ganas de comprar una envasadora al vacío, concretamente la de Lidl, pero siempre que la traen no me pilla bien, no falla; hoy fui a hacer unos recados, y había una versión mini, por 9.95 euros, una especie de pistola de vacío, había leído opiniones de todo tipo sobre ella, pero al final por ese precio decidí arriesgarme.

Es muy sencilla, puede usarse enchufada a la red eléctrica, o con pilas que vienen incluidas en el paquete; y también trae diez bolsas reutilizables, espero no tener problemas para conseguir bolsas cuando las necesite, en las instrucciones viene un teléfono donde puedes pedirlas a una mala.

envasadoravacio

En cuanto llegue a casa me puse a envasar todo lo que pille: unos chorizos, unas morcillas,… la verdad que tampoco puedo comparar con una envasadora “de verdad”, porque nunca la utilice, pero oye, el servicio lo hizo.

chorizo

Como no encontré nada más que empaquetar, me vino a la cabeza que hace tiempo había leído que una forma de acelerar los marinados, era precisamente esa, mediante el vacío, y como acababa de comprar una pechuga de pollo, en ese preciso momento me puse…

¡A cocinar!

Ingredientes

  • Una pechuga de pollo
  • Especias al gusto, en mi caso Harissa
  • 100 ml de vino blanco
  • 1 cd AOVE
  • Un chorrito de salsa Worcestershire

Elaboración

La verdad es que no tiene ningún misterio, solo tenemos que cortar el pollo en trozos y adobarlo con lo que más nos guste, no os pongo puntuación porque dependerá de los ingredientes que utilicemos, pero la verdad, saldría genial, sobretodo en los métodos que no tengamos que puntuar el pollo.

pollomarinado

Una vez este el pollo preparado, procederemos a hacerle el vacío, en este caso, metiendolo en la bolsa, y sacando el aire con la pistola, las bolsas que vienen en la caja son pequeñas, así que también me compre un pack de bolsas de recambio, que vienen de dos tamaños diferentes.

Ahora lo dejaremos durante 1 o 2 horas para que coja todo el sabor, daros cuenta que un marinado normal necesita unas 12 horas.

A partir de ahí podemos cocinarlo como queramos, guisar, sofreir,…

Yo hoy sigo investigando, hay mucha gente que cocina también al vacío, a baja temperatura, y a falta de una olla de cocción lenta (que también está en mi lista de deseos), me decidí a probar a hacerlo en la Cecofry, tengo pendiente probar en la yogurtera pero hoy está ocupada.

Primer problema, investigando por la red, había pensado en dejarlo a unos 65º durante 75 minutos, pero la temperatura mínima que alcanza la Cecofry Turbo 4D son 100º, así que la programamos en Menú Manual a esa temperatura durante una hora, poniendo en la cubeta plana nuestro pollo envasado y llenándola de agua, básicamente lo que haremos es un baño Maria.

pollomarinadoceco

Y ahora lo más importante, merece la pena??

Sí, sin ninguna duda.

Pollofuente

La pechuga de pollo es fácil que nos quede seca, pues de esta manera es todo lo contrario: jugosa, sabrosa, con todo el sabor del adobo, increíble de verdad.

Seguiré investigando está forma de cocinar, porque por ahora, me encanta.

😉 Angela

Fondo de armario para gente sin tiempo

Llego tarde

Llego tarde

A una cita muy importante

No hay tiempo para decir “Hola, Adiós”

Llego tarde, llego tarde, llego tarde

(Conejo Blanco en Alicia en el País de las Maravillas)

Hoy en día todos andamos con prisa, el trabajo, los estudios, la casa, los niños, las mascotas, o todo a la vez ¡Qué estrés!, me canso solo de escribirlo…

Cuando llega el verano tiemblo, mi jornada laboral aumenta considerablemente (es lo que tiene hacer sustituciones de vacaciones, que trabajas cuando descansan los demás), y tanto mi marido como yo nos tenemos que llevar la fiambrera para comer, por lo que en mi casa se cocina de noche, para tenerlo listo para el día siguiente.

En el reparto de tareas de mi casa, la cocina me toca a mi, por un lado lo prefiero porque controlo todo lo que como, el aceite que se usa para cocinar, la carga calórica de los alimentos…; pero por otro lado, hay veces que llego taaan cansada que lo que menos me apetece es pasarme horas cocinando.

Yo creo que una de las mayores causas de obesidad es precisamente esa, hace unos años en estos casos, sobretodo para la cena, yo tenia una solución muy fácil y rápida, que no me apetece cocinar pues tiramos de precocinados y ultraprocesados: pizzas, hamburguesas, bocadillos, lasañas congeladas… ¡Hay tanto para elegir! Como resultado tenemos una alimentación deficiente llena de calorías muertas, falta de nutrientes esenciales para la salud, y decenas de kilos de más.

Para mi, es muy importante tener un fondo de nevera, congelador y despensa, de alimentos básicos, que nos saquen de un apuro.

Otra cosa que me viene genial es dedicar unas horas un día a la semana a cocinar, y dejar preparadas unas cuantas cosas que vaya a poder ir usando a lo largo de la semana.

Mi despensa para las prisas

Hay ciertos productos que nunca pueden faltar en mi casa, que en unos minutos me sacan de un apuro:

  • Conservas de pescado: atún y salmón al natural, sardinas al limón, caballa al grill, almejas, mejillones…
  • Conservas vegetales: Espárragos, espinacas, guisantes, acelgas, tomate en trozos y triturado…
  • Pechuga de pollo y pavo enlatado
  • Vasitos de quinoa y arroz preparado
  • Botes de legumbres cocidas
  • Salsa de tomate y pimiento caseras
  • Encurtidos

El congelador también es nuestro aliado

Siempre podemos tener raciones de comida congeladas, que solo tendremos que dejar descongelar y calentar, yo cuando cocino intento hacer raciones de más para puntuarlas y guardar para un apuro.

Además en mi congelador siempre encontraremos:

  • Verduras congeladas
  • Bolsitas de quinoa, las podemos encontrar en Mercadona
  • Fruta congelada para hacer helados exprés

Lo más inmediato, a la nevera

Como os decía, los domingos intento cocinar bastante, para quitar trabajo el resto de la semana, además de cosas más elaboradas, hay algunos básicos que utilizo para acompañamientos que procuro preparar con antelación

  • Brocoli o coliflor hervida
  • Pimientos asados
  • Arroz
  • Pasta integral

Además en mi frigorífico siempre habrá:

  • Bolsas de mix de lechugas lavadas, listas para usar
  • Fiambres de pavo y pollo
  • Yogures, tanto para postres como para salsas
  • Carne y pescado fresco

Organizándonos bien, y teniendo a mano todo lo necesario seguro que por mucha prisa que tengamos lo vamos a hacer fenomenal, y no nos va a entrar la tentación de comernos todo lo que pillemos.

Hay muchos más productos que nos vienen muy bien, seguro que a vosotr@s se os ocurre alguno más.

¿Nos contáis como os organizáis? Dejarnos vuestros comentarios en esta publicación, así no solo los compañeros de los grupos de Facebook podrán leeros. ¡Gracias!

😉 Angela

Mis trucos

¡Madre mía como pasa el tiempo!, el otro día me quede pensando en que ya iba a hacer dos años desde que empezó mi “cambio de vida”, pero resulta que revisando papeles (tengo libretas y carpetas llenas de recetas, trucos, tips, resúmenes, que poco a poco iré compartiendo con vosotros), acabo de darme cuenta que el día dos de Marzo es mi cumpleaños, ¡y yo sin enterarme!, ¡hay que celebrarlo!

Y diréis que soy muy pesada con lo del cambio de vida, pero es que es verdad: yo no estoy a dieta, estoy aprendiendo a alimentarme, a hacer deporte, a cuidarme, a quererme…

Después de tanto tiempo, hay ciertas cosas, “trucos“, que me ayudan en mi día a día, algunos recomendados por expertos, otros por amigas y compañeras, otros surgidos de la experiencia.

Hoy voy a compartir algunos con vosotros, estos trucos son personales, es decir, no porque a mi me funcionen tienen que servirle a todo el mundo, cada persona es diferente, el tiempo es el que os dirá lo que realmente os ayuda.

  • Utilizar un pulverizador para el aceite. En mis recetas muchas veces leeréis eso de “Un flush de aceite”, con este sistema uso solo la cantidad necesaria, pues se reparte de mejor forma tanto para ponerlo en la sarten, como para aliñar las ensaladas.
  • Comer lo mismo que los demás, pero aligerado. Si en mi casa se come hamburguesa, yo me tomo una hamburguesa, si se toma pizza, yo me preparo una pizza saludable. Eso ayuda a “engañar al cerebro”, y a no sentirse excluido.
  • Evitar la monotonia. Nada de lechuga-pechuga, hay que comer variado, sino nos aburriremos enseguida
  • Empezar el día con un desayuno completo. Para mi es muy importante, es la forma de evitar que me entren “ataques de hambre” por las mañanas; un buen desayuno, con sus carbohidratos, su proteína, su fruta y /o verdura, me ayuda a obtener la energía que necesito.
  • Las especias. Me encantan, y es una forma perfecta de dar sabor a la comida sin añadirle calorías extra.
  • No saltarme ninguna comida. “Comer adelgaza“, nuestro cuerpo quema calorías para digerir los alimentos; ademas de que si me salto una comida, en la siguiente tendré mucha hambre, y es más fácil caer en tentaciones.
  • Hay temporadas que me cuesta mucho tomar fruta, cuando esto me pasa, la tomo por las mañanas, para “quitarla de en medio”, así no dejo de cumplir con las dos raciones diarias.
  • Encontrar una “válvula de escape“. Hay momentos en los que la ansiedad nos ataca, y lo que antes atajaría con comida , ahora lo hago con movimiento : salgo a caminar, busco vídeos para hacer ejercicio en casa…, cualquier cosa que me mantenga activa. Hay gente que prefiere pintar, meditar, leer, … ; por eso este punto es muy personal, cada uno tiene que encontrar su forma de evadirse.
  • Tener siempre a mano algo sano de lo que tirar si el punto anterior falla, para evitar comer cualquier cosa. Yo siempre tengo chocolate negro, guardado en porciones individuales.
  • Y lo más importante comunicarme, para mi es muy importante poder contar con gente que me apoye, que me anime y que me riña si es necesario; saber que si flojeo, va a haber alguien que me diga “Angela vuelve a centrar que te estas perdiendo…”

Estos, entre otros, son mis “tips” básicos. Seguro que vosotros lectores teneis muchos más, os agradezco enormemente que los compartáis con nosotros, pues seguro que habrá alguien a quien ayudara, ¡esperamos vuestros comentarios!

 

😉 Angela