Pote de Kale

El Kale o col rizada, es un alimento que se ha puesto muy de moda en los últimos años, algunos lo consideran un Superalimento, por su poder antioxidante, la gran cantidad de vitaminas que tiene, su contenido en calcio, en fibra, y sus pocas calorías.

Podemos encontrar multitud de recetas en las que se añaden a batidos, se toman en ensaladas, o se preparan unos saludables Chips de Kale, tan solo horneando esta col.

Pues a mi no me gusta nada, ni en crudo ni cocinado, los snacks me resultan demasiado amargos, y la textura en ensalada no me resulta agradable.

El otro día quería preparar un pote de berzas, y no conseguí encontrarlas en ninguna frutería cercana a mi casa así que decidí arriesgarme, y probé a utilizar un par de bolsas de Kale, y ¡Así, sí! ¡Riquisimo!

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 1 zanca de pollo, limpia de grasa y de piel
  • 1 hueso de jamón o lacón
  • 1 chorizo y 1 morcilla de calidad, yo utilizo los elaborados por Tania Nicolás (www.deliciosoysaludable.com), tanto por el tema de los puntos cuando puntuo, como por estar segura de lo que consumo, sin aditivos ni porquerías de esas
  • Kale (dos bolsas del Lidl en este caso)
  • Patatas
  • Curcuma, pimenton, sal

Elaboración

Lo primero es darle un hervor al kale, para quitarle el amargor, después escurrimos y reservamos.

En una olla ponemos el pollo, el hueso de jamón, el chorizo y la morcilla (si usamos los de Tania los ponemos a última hora pues se hacen enseguida), añadimos las patatas peladas enteras o partidas a la mitad si son muy grandes, y añadimos el kale; cubrimos de agua y ponemos una cd de curcuma y otra de pimentón, tenemos mucho cuidado con la sal por culpa del jamón.

Lo dejamos una media hora a fuego medio, corregimos de sal, y en cuanto las patatas estén blanditas apagamos.

¡Listo! Servimos y a la mesa

😉 Angela

Anuncios

Pan de coliflor

Estaba trasteando por Internet, buscando una receta para hacer con coliflor, que es una verdura con muchas propiedades pero que a mí, personalmente, no me gusta mucho.

Y he descubierto una especie de pan, cuya receta compartió una compi del grupo de Facebook, (Cha Kula) hecho con coliflor, queso, huevos, especias , sésamo y harina, pero que yo he “tuneado” un poco la receta, cambiando algunos ingredientes por otros y añadiendo otros a mi gusto.

Es increíble la cantidad de cosas que se pueden hacer con verduras ¡y rápidas!, así que no tenemos excusas para comer sano, porque en poco a minutos, podemos meter una verdura en el micro , cocerla , mezclar con especias y huevo, y listo, tenemos un plato completo.

En mi caso, lo he acompañado de una ensalada y añadiré un poquito de pan normal, si me apetece, porque mi receta lleva salvado de trigo.

Una cosa que he descubierto, es la cantidad de recetas que se pueden hacer con la coliflor, desde pizzas, “migas”, hasta este “pan”, que está buenísimo y que si echamos el doble de las cantidades, podemos cortarlo como si fuera pan de molde y rellenarlo de otros ingredientes, haciéndolo aún más delicioso.

Bueno, espero que os guste y disfrutéis tanto como yo, preparándolo y sobre todo, ¡comiéndolo!

Ingredientes

  • coliflor cocida
  • 1 huevo (1pp)
  • 20g de queso rallado (2pp)
  • 7g de nueces (1pp)
  • Especies, orégano, ajo y sal

Elaboración

Se cuece la coliflor, se escurre y se mezcla con el resto de los Ingredientes.
Echamos en un molde y metemos al horno 20 minutos a 200g.

pancoli

¿A qué es fácil?
Muy rico acompañado de una buena ensalada

😉 Loli

Pastillas de verduras

Buenas, hoy he hecho estas “pastillas”, sobretodo por mi marido, para que las pocas veces que cocina tenga el sofrito ya hecho, básicamente porque él no lo va a hacer…

Ya os he comentado otras veces que los chicos de mi casa son “anti verduras” , sobre todo, no se pueden encontrar ningún trocito de nada, con lo cual siempre que utilizo verdura las tengo que triturar, porque si no, no hay manera…

Si hago lentejas, las trituro antes de poner el caldo y claro igual en todos los guisos: patatas guisadas, judías, arroz, etc.

Desde que trabajo los fines de semana completos, por lo menos uno de los dos días cocina mi marido, y por supuesto no se le pasa ni por la cabeza lo más mínimo hacer sofrito, si cocina arroz con pollo, pues eso, es arroz con pollo, ¡sin nada más!

Os podéis imaginar qué soso, encima no me quejo la verdad, porque ya que se meta en la cocina es un gran paso para él (hace poco me preguntó dónde estaba la sal, y llevamos juntos más de veinte años).

Y de ahí surgió la idea de hacer las pastillas de verduras y ya que iba a hacer judías hice muuuucho sofrito más para prepararlas.

Yo a todos los guisos le pongo mucha verdura ya que es la única forma de que la tomen, antes cortaba la verdura y la congelaba y así la tenía siempre preparada, pero es verdad que ocupa mucho más sitio, y si eso era cómodo, esto todavía lo es más.

Vamos con la receta…

Ingredientes

  • Verduras variadas, yo he utilizado dos bolsas de 400 gramos que llevaban pimiento rojo,  verde, cebolla, puerro, calabacín, y también le  pongo también zanahoria (pero podéis poner la que queráis)
  • Aceite de oliva (yo 2 cd) a gusto de cada un@
  • Sal

Elaboración

Solo tendréis que poner el aceite en una sarten antiadherente, y a continuación las verduras, ir removiendo y sofriendo a fuego bajo, hasta que estén pochaditas y doradas.

Por último triturar sin añadir nada, con lo que sale un puré bastante espeso.

Dejamos enfriar y luego solo será hacer paquetitos y congelar (también lo podéis poner en cubiteras, etc)

Incluso podéis dejar una cantidad pequeña en un tarro si lo vais a consumir pronto guardado en la nevera.

Y cuando lo vayáis a utilizar ¡sólo será añadirlo al caldo de cocción!

Espero que os guste la idea, y si lo utilizáis que os sea tan útil como en mi casa

Muacks 😉 Lidia

Arepas de maiz, avena y espinaca

Los antiguos egipcios eran enterrados con objetos que consideraban necesarios después de la muerte, porfavor, ¡enterrarme con un plato de estas arepas! ¡Indispensables!

Las arepas son una especie de tortillas de maíz (normalmente se utiliza harina de maíz precocida en su elaboración), típicas de países como Venezuela y Colombia, aunque ya están extendidas por todo el mundo. Se pueden tomar solas, sustituyendo al pan, pero lo más típico es rellenarlas, y ahí podemos jugar con un montón de opciones.

A mi me encanta el sabor de la harina de maíz, así que aprovecho para recordaros la receta de Tortos , que como dije en su momento, no es lo mismo que los típicos tortos asturianos, pero esa versión siendo mucho más ligera, esta buenísima.

Y como lo de “tunear” las recetas es lo nuestro, vamos a hacer una versión un poco diferente de las arepas,

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 120 gr harina de maíz (13 sp/ 13 sf/ 12 pp)
  • 120 gr copos de avena (11 sp/ 11 sf / 12 pp)
  • 1 bote de espinacas cocidas
  • 1 vaso de agua
  • Sal

Elaboración

Lo primero que haremos es lavar y escurrir muy bien las espinacas, las pondremos en un colador y presionaremos para que pierdan la mayor cantidad de agua posible.

En un bol, mezclaremos la harina de maíz, los copos de avena y las espinacas, removemos bien y vamos incorporando el agua poco a poco, hasta hacer una masa no demasiado densa, pero que podamos manejar.

masa.jpg

La dejamos reposar unos cinco minutos para hidratar la avena.

Calentamos una sartén antiadherente, si es necesario engrasamos un poco para que no se pegue (yo lo hice en Cecofry); mientras vamos formando bolitas con la masa y aplastamos para formar las tortitas, después solo tendremos que ponerlas en a sartén unos 5 minutos por cada lado.

arepassarten.jpg

Ahora podemos dejarlas enfriar un poco para partirlas a la mitad y rellenar con lo que más nos guste.

Con esta cantidad salen 6 unidades, acordaros que en DNC sólo puntuará la harina de maíz, así que nos saldrán mejor todavía de puntos.

arepasrellenas.jpg

😉 Angela

Las verduras y hortalizas: imprescindibles en nuestra alimentación

Cuando empecé a escribir este texto, no pretendía publicarlo aquí, era un “tocho-post” como dicen las vecinas para nuestro grupo de Facebook; pero según iba cogiendo forma en la cabeza, me parecio que es un tema tan importante, y que en general, lo hacemos tan mal, que a cuanta más gente llegase, mejor.

Las verduras y hortalizas, especialmente de temporada, nos proporcionan múltiples nutrientes añadiendo muy pocas calorías. Nos aportan minerales como el potasio, hierro, calcio, zinc,…; vitaminas de varios grupos, dependiendo el tipo de verdura (A,B,C,K…); y mucha fibra; en contrapartida, en general tienen muy poca grasa y son bajas en hidratos de carbono. Por lo tanto, la ingesta de estos alimentos no es recomendable solamente para adelgazar, sino que es muy importante para nuestro organismo, son antiinflamatorias, tienen propiedades antioxidantes, regulan la tensión por lo que son cardiosaludables, aumentan nuestras defensas, y son muy saciantes.

Estemos haciendo la dieta que sea, usando el método que más nos guste, o incluso no hagamos ninguna, los vegetales deben ser la base de nuestra alimentación.

En el caso de Weight Watcher, debemos respetar el plato saludable, el cual nos indica que un cuarto del plato sea proteina, otro cuarto hidratos de carbono, y la mitad del plato está formada por verduras y hortalizas; esto es así en todos los métodos, tanto en propoints como en smartpoints, tanto si contamos como sí hacemos DNC, hagamos la versión española como la inglesa; es totalmente imprescindible para que funcione.

En Slimming World es similar, en este caso hay una serie de Speed Food, que son verduras, hortalizas y fruta, deben ocupar 1/3 de todos nuestros platos para el buen funcionamiento de esta forma de alimentarse.

Y ahora viene la “bronca”, especialmente para nuestros chic@s de Facebook: ¡La mitad de las veces no tomamos ni media ración de verduras!

No vale preparar una carne guisada y contarnos la cebolla y el pimiento de la salsa como la ración correspondiente, no, tampoco ponernos una rodaja de tomate junto a un filete con patatas.

Démosle a los vegetales el protagonismo que se merecen, desterremos la idea de que son un mero acompañante y convirtámoslos en los reyes de nuestros platos.

Y ahora que nadie me diga que no le gusta la verdura, porque no me lo creo, ¿ninguna verdura?¿de todas las que hay? Lo siento pero no.

Probar cosas nuevas, jugar con las texturas, cocinar de formas diferentes, añadir especias,… comerlas como queráis, pero comerlas.

Y para terminar os voy a hacer una recomendación personal, que a mi me funciona en épocas de ansiedad y “mucha hambre”: una ensalada como primer plato, hará que estéis mucho más saciados y os ayudará a abusar menos de otros alimentos más caloricos.

Y tú, ¿comes los suficientes vegetales?

😉 Angela