Masajes

Bueno hoy quería hablaros de la importancia de los masajes para adelgazar.

Hay muchísimas técnicas más allá de los masajes que nos ayudarían en el proceso de pérdida de peso, pero muchos de ellos son excesivamente caros, requieren tiempo, e incluso cirugías, etc.

En mi experiencia personal, mis tiempos de “peluquera”, y además la primera vez que hacía la dieta “weight wathers” ( lo que quiere decir hace mucho tiempo… Jiji… ), trabajaba en una peluquería que tenía cabina de estética y mi compañera y yo estábamos locas por cuidarnos y adelgazar, con lo que pensamos que ya que no teníamos tiempo en el trabajo, podríamos aprovechar nuestra hora de comida para invertir media hora en comer, y la otra media hora en darnos un masaje anticelulítico…
Y así lo decidimos, yo pensé que mi compañera salía perdiendo ya que ella era profesional, pero yo, no tenía ni idea… Cada día nos dábamos el masaje una a otra empezando ella el primer día para yo conocer los pasos.
Al principio dudaba de los efectos, pero es verdad que ayuda un montón en nuestra pérdida de peso; y además también nos ayudará a mantenernos, a eliminar la celulitis y mantener nuestra piel más tersa a la vez que hidratada y cuidada.
Es increíble ver como verdaderamente pierdes más peso con la ayuda de los masajes ya que ayuda a disolver y eliminar la grasa que en muchas ocasiones lleva demasiado tiempo acumulada y necesita de nuestra ayuda para “deshacerse”, porque sólo con dieta no lo logramos de la misma manera.
Cuesta trabajo, porque hay que hacer fuerza, no es un masaje agradable, mi compañera decía si duele es que hace efecto (y de verdad se nota que duele más cuando hay grasa o celulitis, es muy curioso) no vale un masaje relajante normal y corriente, hay que esforzarse.
Dedicar 10/15 minutos diarios a nuestro cuerpo y a nosotr@s de verdad que merece la pena, ya que aparte de los beneficios de eliminar la celulitis, también nos ayudará a eliminar líquidos, a activar la circulación e incluso “mentalmente” nos ayudará muchísimo dedicarnos nuestro ratito…
Por supuesto un masaje por si sólo no nos ayudará tanto si por otra parte no acompañamos nosotr@s con dieta o alimentación sana y ejercicio, pero si cumplimos con esa parte, os puedo asegurar que se nota muchísimo, y simplemente es coger un hábito más…
¿Quien se anima a ver la diferencia en vuestra piel? ¿Quién se anima a quererse un poquito?
Muacks 😉 Lidia
Anuncios
Tu objetivo

¿Qué quiero conseguir?

En el grupo de Facebook llevamos unas semanas haciendo un reto, basándonos en el juego de la Rayuela, a cada casilla le asignamos una tarea, y al final de semana debemos haberlas completado todas, así proponemos cosas como hacer media hora de ejercicio, una receta con determinado ingrediente, caminar una serie de pasos, cosas fáciles, pero que nos ayuden en nuestro día a día.

Una de las propuestas que  hicimos trata de reflexionar sobre lo que queremos conseguir, cual es nuestro objetivo, a donde queremos llegar con “nuestra dieta”.

Hoy os quiero dejar mi reflexión:

Las situaciones de la vida, la experiencia, hace que cambiemos de opinión a lo largo del tiempo, y eso es bueno, significa que estamos aprendiendo, y en todo proceso de aprendizaje se pasa por diferentes fases.

En menos de un mes, hace dos años que empezó mi cambio de vida, si en ese momento me hacen esa pregunta, la respuesta hubiese sido muy rápida: quiero adelgazar, poder ir a una tienda y escoger la ropa que quiero comprar, no tener que ponerme cualquier cosa que me sirva (que os aseguro que era realmente difícil que me sirviera algo), poder mirarme en el espejo y que no me entren ganas de llorar.

Pasan los meses y sigo con el proceso, me marco objetivos a corto plazo: “quiero bajar 5 kilos este mes”, pero cuando se tiene que bajar mucho peso, y cambias totalmente tu forma de alimentarte, al principio se baja muy rápido, así que cumplo mis objetivos con creces; ahora busco más cosas: quiero poder caminar sin cansarme, quiero que me dejen de doler las rodillas, dejar de tener un esguince al mes, porque mis tobillos no aguantan mi peso.

Y continuamos, hay días mejores y días que me cuesta un horror no atacar la nevera, pero cada vez me estoy haciendo más fuerte, y estoy recobrando algo que hace muchos años, tantos que ni la recordaba, había perdido: la autoestima. Por primera vez en años, me veo bien, soy consciente de que me queda muchísimo camino por delante, pero me levanto, me visto, incluso me maquillo y alguna vez me pongo tacones, pequeñitos, no muy altos pero…¡Tacones yo! ¡Sin miedo a caerme! ¡Sin temor a que se rompan por no aguantar mi peso!

Porque la vida no es fácil, y siempre hay cosas que nos la complican, porque por problemas de salud, tengo que tomar medicación y esta hace ralentizar la perdida (nada grave, pero si latoso), porque los cuerpos no siguen ninguna ley matemática en esto de bajar peso, cuando llevo más de 50 kilos perdidos, este ritmo baja, cada vez va más lento, aunque aun tenga un sobrepeso importante, hay semanas que bajo medio kilo, otra apenas cien gramos, y otras incluso subo… pero, ¿voy a tirar la toalla? No, y ¿por qué?, porque mis objetivos han cambiado: puedo caminar kilómetros y kilómetros sin tener que pararme; he conocido gente fantástica con la que continuar mi camino; he aprendido a alimentarme saludablemente; tengo una relación sana con la comida, ya no es mi válvula de escape, pero se disfrutar de ella el día que me apetece.

Así que… ¿Qué quiero conseguir?: Quiero seguir con lo que estoy haciendo,  no quiero llegar a mi objetivo final, porque no existe, cada vez voy aprendiendo más cosas, por lo tanto tendré mil objetivos pendientes a lo largo de mi vida, pero poco a poco, de uno a uno, los iré consiguiendo, de eso estoy segura.

Angela

Yo y el espejo

Yo

Suena el despertador, me levanto y me miro al espejo, No me gusta lo que veo: a mis 31 años alguna arruga de expresión se empieza a notar…, el mes pasado tuve q ir a teñirme, cada vez me salen más canas…, ¿y el cuerpo? Nose ni para que miro… llevo estando gorda toda mi vida…

Nooo!! Basta!!!! ¿Por qué me hago esto?

Al final mi mayor enemigo soy yo…

Esta sociedad, y sus cánones de belleza, hace que queramos vernos perfect@s, que nunca estemos a gusto con nosotr@s mismas; esto es algo que tenemos que empezar a cambiar, el primer cambio, y, por supuesto, el más importante, está en nuestro interior.

Hoy te voy a dar el mejor consejo que te van a dar en tu vida: Quierete. Y no, no es egoísmo, es supervivencia… Lo primero en esta vida eres tú, y después ya viene todo lo demás, miralo por otro lado:si no me cuido a mi misma, si yo no estoy bien, tampoco puedo cuidar a los demás.

Asi que empecemos otra vez…

Suena el despertador, me levanto y me miro al espejo: veo a una chica, que apenas ha entrado en la treintena, con toda la vida por delante; veo las arrugas que se me están formando en la comisura de los labios, de tantas risas y tantos buenos momentos; miro mi cuerpo, me sobran unos kilos, pero ya llevo la mitad del camino hecho… Veo a una mujer luchadora, y la quiero.