Bizcocho salado

¡Buenas! Hoy os traigo una receta diferente, que en casa dejo a todos con la boca abierta.

Otro de esos platos que salen por equivocación, queriendo preparar algo totalmente diferente, me explico: hoy en el grupo de Facebook, una compi que tiene un blog fantástico, Pili Hidalgo, compartió una receta de Coca de jamón y queso, y yo decidí que esa iba a ser nuestra cena; pero me faltaban ingredientes y quería aprovechar otros, así que al final no se parece nada al original, eso sí, su receta la prepararé sin falta un día de estos.

Me sorprendió muchísimo la textura, es más, mi madre sabiendo que era salado, me dijo que al principio se le hizo muy raro, porque es totalmente un bizcocho, ¡super esponjoso!

Sin más vamos ¡a cocinar!

Ingredientes

  • 3 huevos
  • 120 gr harina integral
  • 1 yogur natural
  • 25 gr de mantequilla
  • 1 sobre de levadura química
  • 85 gr leche
  • 30 gr de queso rallado para la masa y un poco más para espolvorear
  • 3 cucharadas de pisto (hecho con tomate, cebolla, calabacin, pimiento y zanahoria)
  • Queso en lonchas
  • Jamón cocido (con un 92% de jamón)
  • 1 cdta de sal
  • Ajo en polvo
  • Perejil

Elaboración

Mezclamos la harina, la levadura, los huevos, el yogur, la leche, la mantequilla, el pisto, el queso rallado y la sal, batimos bien dejando una mezcla homogénea.

En un molde, que habremos engrasado con un poco de mantequilla, ponemos la mitad de la preparación, cubrimos con jamón y queso y vertemos el resto de la mezcla, para luego cubrir con queso rallado y espolvorear ajo y perejil.

Ahora solo tenemos que hornear como si fuera un bizcocho, con el horno pre-calentado a 180°, hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.

Bizcochonegro

La próxima vez voy a rellenar con verduras, tengo pensado ponerle unos champiñones y calabacin, ¡iremos probando!

Viendo la acogida, aunque no se deba abusar porque no deja de ser calorico, creo que se va a convertir en un básico para excursiones, cumpleaños…

¿Te animas a prepararlo?

😉 Angela

Anuncios

Bizcocho de chocolate sin azúcar en Slow Cooker

¡Hoy toca dulce! Mirar que es raro en mi, y sobretodo desde que estoy quitando totalmente los azúcares y edulcorantes artificiales de mi dieta;  pero hoy me apetecía merendar bizcocho y, sobretodo, quería probar a hacerlo en la olla lenta, ¡lo que me queda por experimentar con mi nueva amiga!

No nos vamos a engañar, hoy el cuerpo me pedía azúcar, vamos que cerraba los ojos y veía a Celia Cruz bailando por todas partes, pero ¡No!, no pienso caer ni relajarme, el otro día ya me pase de la raya y no voy a volver a hacerlo… Así que en esta ocasión vamos a utilizar pasta de dátiles (que no son más que dátiles hidratados y triturados) para endulzar nuestro bizcocho, para l@s que estáis puntuando esto subirá los puntos un poco, aquí os recomiendo que valoréis: yo hasta hace una temporada lo sustituiría por edulcorante, ahora le doy más importancia a comer alimentos saludables que a rebajar puntuación de las comidas.

La verdad que pensaba hacer un bizcocho de yogur normal para iniciarme con la repostería en Slow Cooker, pero mi marido y la harina integral todavía no se llevan demasiado bien, así que para disimular el color añadí un poco de cacao puro, con un toque de naranja y otro de coco queda riquísimo.

Después del resultado creo que pocas veces más voy a encender el horno para hacer un bizcocho, entre el ahorro energético y lo esponjoso que queda en esta olla, estoy encantada, la verdad es que no puedo estar más contenta con mi nueva ayudante.

¡A cocinar!…

Ingredientes

  • 1 yogur natural
  • 4 huevos
  • 150 gr de pasta de dátiles
  • 3 medidas de yogur de harina de trigo integral
  • 1 sobre de levadura o gasificante (uno de cada color)
  • 1/2 medida de AOVE
  • Ralladura de una naranja
  • 2 cd cacao puro en polvo
  • Coco rallado (para decorar)

Elaboración

Calentamos la Slow Cooker media hora en alta.

Mientras, con una varilla batimos los huevos muy bien, añadimos la pasta de dátiles, el aceite y la ralladura. Poco a poco añadimos el cacao y la harina tamizada con la levadura, y vamos integrando bien, que no queden grumos.

Hay gente que engrasa la cubeta de la olla, o la cubre de papel de horno, y lo hace en ella directamente, yo preferí utilizar un molde de silicona que se adapta muy bien a ella.

Ponemos la mezcla en el molde, lo introducimos en la Slow Cooker y ponemos un paño debajo de la tapa, para que absorba la humedad.

En dos horas a velocidad alta lo tendremos listo; después desmoldamos y lo decoramos como más nos guste, yo espolvoree coco rallado.

Para terminar, solo recordaros que la repostería, aunque sea saludable, debe ser de consumo ocasional, no algo que se consuma a diario.

¡A merendar!

😉 Angela

Bizcocho con salvado de avena

¡Holaaa!, este bizcocho surgió de la necesidad y las ganas de comer bizcocho de verdad, porque claro, cuando hago un bizcocho de verdad para los demás, te viene esa necesidad de comerte un trozo de bizcocho en condiciones!

Y ésta es muy buena alternativa, no es igual que un bizcocho verdadero porque es imposible conseguir esa textura sin harina, y sin azúcar, no queda igual de esponjoso… Pero como siempre digo entre poder comer un trozo de bizcocho y no comerlo…

La verdad es que está muy rico, se hace con salvado de avena, que para mi ha sido un gran descubrimiento, porque da muy buenos resultados y es diferente a los copos de avena, porque la textura queda algo más fina, sin llegar a ser harina claro.

Como podéis ver en otras recetas, lo utilizo bastante, en las tortitas, tartas… Etc

Ingredientes:

  • 5 huevos
  • 5 yogures
  • 300 gramos de salvado de avena
  • 1 o 2 sobres de levadura
  • Equivalente a 200 gramos de azúcar en edulcorante(a gusto de cada un@)
  • Anisetes (también podéis poner esencia de lo que más os guste)

Elaboración:

Lo primero será batir los huevos y el yogur un par de minutos, y después añadimos el resto de ingredientes. Yo lo hice en la Olla GM a 130 grados, válvula abierta, menú horno 60 minutos y luego lo doré un poquito con la tapa de horno, pero si no tenéis esta olla, lo podréis hacer igual en horno.

Es un bizcocho bastante grande, yo lo corto y congelo y ya tengo para muchas veces.

Podéis elegir el aroma que más os guste, esencia de vainilla, anisetes… etc.

Yo ya lo he probado con varios sabores y aprovecho para decir que las esencias que yo utilizo son de Manuel Riesgo, y de momento me han gustado todas las que he probado, panettone, mantequilla, biscuit, mascarpone… Las podéis pedir por Internet y tiene tienda en Madrid.

Si lo probáis espero que os guste…

Muacks 😉 Lidia

Bizcocho de coco

¿Habéis probado la leche de coco? Yo compre varias latas de leche de coco light en una oferta de Lidl para preparar comida asiática, pero como soy un desastre una se había quedado perdida por la despensa y me olvide completamente de ella.

También tenia salvado de avena, que la verdad que me gusta mucho más la textura que le da a los bizcochos, mucho mejor que los copos de avena.

Así que hoy toca bizcocho, lo preparo en el molde de porciones, así me es más fácil calcular raciones para puntuarlo, y además como lo congelo me viene fenomenal para ir sacando trocitos poco a poco.

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 200 gr salvado avena
  • 200 ml leche de coco light
  • 2 cd edulcorante
  • 1 Skyr natural
  • 4 huevos S (2 huevos M)
  • 1 sobre levadura química

Elaboración

Encendemos el horno para que vaya calentando

Batimos los huevos, si tenemos tiempo podemos montar las claras a punto de nieve, esto siempre le añade esponjosidad a los bizcochos.

Mezclamos todos los ingredientes, sin utilizar la batidora, solo integrando bien con ayuda de una espátula.

Ponemos en molde, y horneamos unos 35 minutos a 200º.

Prácticamente no sabe a coco, si queréis que tenga más sabor añadir aroma de coco, o coco rallado.

Yo lo prepare para DNC inglés, así que solo puntuaría la leche de coco.

😉 Angela

Bizcocho de salvado de trigo

Estos días de frío y lluvia, casi no se puede salir a la calle con el temporal.

El hecho de casi no poder salir de casa, ya me genera ansiedad y, como no podía ser de otra manera, por el dulce, así qué, a cocinar algo ,pero eso sí ¡saludable!

Hace tiempo, Ángela hizo un brownie de harina de avena con sabor a chocolate, y me apetecía pero no tenía….solución : salvado de trigo, que de eso sí tenia; y la verdad, que salió muy rico.

Se ha puesto muy de moda lo de las harinas de avena con sabores, pero aún no me he atrevido porque además, vienen en envases bastante grandes …..¿¿y si no me gusta??

Os animo a probarlo, está rico y es ¡muy rápido de hacer!

Ingredientes

  • 150 gr de salvado de trigo (6 sf, 6 sp, 9 pp)
  • 1 huevo y 3 claras (0 sf, 3 sp, 3 pp)
  • 17 gr de nueces (3 sf/ sp/ pp)
  • 1 plátano y 1/2 manzana.
  • Zumo de 1 naranja
  • 1 yogur 0% (0 sf/ 1 sp/ 1pp)
  • 7 gr de cacao Valor 0% (1 sf/ 1 sp/ 1 pp)

Elaboración

Batimos todo junto salvo las nueces, que picaremos y reservaremos.
Echamos la masa al molde y añadimos las nueces troceadas. Mezclamos bien.
Tapamos con film transparente , hacemos dos o tres agujeros y metemos al micro aproximadamente 8 minutos, dependiendo de la potencia se este.

😉 Loli