Tortilla de patatas y calabacín

¡Madre mía qué frío! Ayer estaba nevando, y aunque no llego a cubrir hasta los charcos están congelados…

Yo soy igual que una niña pequeña y llevo toda la mañana saltando charcos y rompiendo el hielo con unas botas de agua; pero ayer a la hora de hacer la cena no apetecía nada salir a comprar, así que había que arreglarse con lo que teníamos en casa: calabacines, patatas y huevos: ¡Tortilla!

No penséis que con esos ingredientes no podemos preparar más cosas, la tortilla es mi perdición, pero hay muchas más cosas: un revuelto de calabacín y muchas especias, calabacín a la plancha con unos huevos preparados de la misma forma y acompañado de unas patatas cocidas, un rollo o un pastel de verduras,…

No os podéis imaginar la de recetas que se pueden preparar con cuatro cosas y un poco de imaginación, no hace falta ingredientes especiales, caros y difíciles de conseguir para preparar platos increíbles.

Así que hoy vamos con un clásico…

¡A cocinar!

Ingredientes

  • 4 ó 5 patatas
  • 2 calabacines pequeños o 1 grande
  • 1 cebolla
  • 5 huevos
  • 1 cd aceite de oliva virgen extra

Elaboración

La verdad es que está receta no tiene nada de especial, prácticamente todo el mundo sabe hacer una tortilla, pero sigue siendo una de las comidas más ricas que existen. Yo hoy no le puse cebolla porque no me quedaba, pero para mí la necesitaba.

Lo primero que hacemos es pelar, lavar y partir las patatas en trocitos; con la cebolla hacemos lo mismo. El calabacín es otra historia, podemos pelarlo o dejarle la piel, partirlo a trozos o laminarlo, eso es cuestión de gusto.

Una vez partido, salamos y reservamos.

Ahora tenemos varias opciones según las calorías que queramos añadirle al plato: podemos pochar en abundante aceite todos los ingredientes ( en este caso, yo añado el calabacín un poco más tarde que las patatas con la cebolla); podemos ponerlos en el microondas en un papillote, y si disponemos de ella, podemos prepararlos en nuestra freidora sin aceite (25 min en el Menú Patatas)

Lo que yo siempre hago es cuajarla en una sartén normal, bato los huevos, añado el resto de los ingredientes preparados como hayamos decidido, y en una sartén con una gotita de aceite repartida con una servilleta, cuajo la tortilla, más o menos hecha, a gusto del comensal. Probé a cuajarla en el microondas pero no me dió más, y en la Cecofry es muy cómodo, pero para tortillas muy grandes.

Y tú, ¿Qué prepararías con estos ingredientes?

😉 Angela

Anuncios

Crema de calabaza y boniato al curry en Slow Cooker

Y ahora sí, ¡¡tengo nueva maquinita!!, toca experimentar…

Hacia muchisimo tiempo que tenía ganas de hacerme con una Slow Cooker, una olla de cocción lenta, un pequeño electrodoméstico que aunque en países como E.E.U.U lleva usándose desde hace muchísimos años, aquí es algo relativamente nuevo, que ultimamente está empezando a marcar tendencia.

El funcionamiento es muy sencillo, se trata de un cuerpo, normalmente metálico, con una olla extraíble cerámica; la carcasa va conectada a la red eléctrica, y transmite el calor a la olla interior mediante unas resistencias, que nunca superará los 100º. Dependiendo de la marca y el modelo podemos encontrar desde ollas muy sencillas, a otras con más cantidad de velocidades (porque la temperatura máxima siempre es la misma), incluso en algunos casos podemos programar para que enciendan y apaguen solas.

Por ahora yo tengo una muy básica, una Russell Hobbs de 3.5 litros con la que estoy aprendiendo poco a poco, es un poco más lenta que la Crock-Pot que es la más conocida, por lo que me toca andar jugando para adaptar las temperaturas de las recetas que hay en Internet.

El otro día tenía tantas ganas de utilizarla que decidí preparar en ella las verduras para hacer una cremita, así que sin más…

…¡A cocinar!

Ingredientes

  • 500 gr de calabaza
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias
  • 1 boniato mediano
  • 1 cta AOVE
  • Cúrcuma, una pizca
  • 1 cda de curry

Elaboración

Mi Slow Cooker tiene una olla interior de Duraceramic, que me permite ponerla en el fuego para saltear, sellar… antes de cocinar en su forma lenta, si la vuestra no fuese de este material, tendríamos que hacer este primer paso en una sartén y luego pasar los ingredientes a nuestra Olla de Cocción Lenta.

Para empezar ponemos la cazuela interior en la vitro para saltear un poco la verdura, cortada en dados, con la cucharada de aceite; la dejamos un poquito, solamente para dorarla.

Después la introducimos en la carcasa de nuestra “maquinita”, añadimos agua, la cantidad justa para que cubra las verduras, salamos y especiamos, y ponemos en ALTA, durante unas 3 horas.

Comprobamos que esté blandita y ya solo tendremos que triturar, yo no le pongo nada más, pero podéis añadir nata o quesitos en este punto.

Y ya tenemos un fantástico plato caliente de verduras, que con el frío que está haciendo apetece muchísimo.

Mientras estoy escribiendo, me llega desde la cocina el olor de una Fabada Asturiana (con todas sus calorías), que lleva unas 6 horas preparándose, no me quiero ni imaginar lo riquísima que va a estar…

Y vosotr@s ¿conoceis esta forma de cocinar? ¿teneis alguna receta favorita que queráis compartir con nosotros? No dudéis, en mandarnosla y la publicaremos en vuestra sección. ¡Gracias!

😉 Angela

 

Barquitas realfood

Barquitas realfood

Hola, hoy me he animado a hacer esta receta. Algun@s ya sabéis que me he embarcado en la aventura de intentar comer más sano, especialmente eliminar los productos ultraprocesados porque este camino es largo y hay que ir avanzando en él poco a poco.

Además no se si lo conseguiré del todo pero, al menos, todo aquello que consiga quitarme, bueno será.

Vamos con el plato. La idea era hacer unos rollitos, pero al final ha salido algo que podríamos llamar “barquitas”. La idea es comer rico y sano de una manera un poco diferente, así nos parecerá que estamos comiendo de otra forma más divertida, y que esto de la comida sana, no es solo cuestión de verduras y pechuga de pollo a la plancha…

La verdad es que podemos seguir disfrutando de la comida y si nos aburre o no se nos hace tentadora, podemos hacer muchas cosas para “disfrazar” un plato que inicialmente no es apetecible sin complicarnos la vida. Para nada tiene que ser aburrido comer cosas sanas, sino todo lo contrario. Y en este proceso aprenderemos a comer de una forma más saludable y a saborear más los alimentos sin aditivos y otras sustancias con pocos o ningún beneficio para el cuerpo.

¡¡¡A cocinar!!!

Ingredientes

  • 2 huevos
  • 2 latas de atún al natural
  • 300 gramos de verduras variadas (yo he puesto setas, calabacin, cebolla morada, brotes de espinaca y ajo)
  • 50 gramos de mozzarella fresca ligera
  • una pizca de sal, tomillo y pimienta
  • 2 ct de aceite de oliva virgen extra

Preparación

Lo primero será cortar las verduras o utilizar una bolsa de esas que vienen ya preparadas (la verdad es que son cómodas sin tenemos poco tiempo) y sofreirlas con 1 ct de aceite.

Verduras para barquitas realfood

Mientras se hacen las verduras, escurrimos las lastas de atún y batimos los huevos, una vez estén batidos añadimos el atún, la sal, pimienta y el tomillo. Las cantidades indicadas darán para hacer dos tortillas, aunque dependerá del tamaño de vuestra sartén y vuestras preferencias.

Tortillas de atun para barquitas realfood

Con nuestras tortillas ya listas, solo nos quedará rellenarlas con las verduras salteadas, unirlas con unos palillos para que no se separen y repartir por encima la mozzarella para gratinarla en el horno.

Barquitas realfood rellenas

Es una receta fácil, rápida, sana y ¡también muy rica! Tener en cuenta que llena bastante, yo solo conseguí comerme una de las barquitas. Además las verduras podeis adaptarlas a vuestros propios gustos, al igual que las especias.

Espero que os guste

Muacks, Lidia

Calabacines, o falsos boquerones, en vinagre

Nunca me gusto “engañar” con la comida, quizás porque en mi casa me inculcaron que eso no se podía hacer, si no nos gustaba “x” alimento, nunca nos lo iban a hacer comer diciéndonos que se trataba de otro, pero sí se cocinaba de forma que resultase más apetecible, que luego nosotras nos atreviesemos a probarlo, ya es otro tema…

Yo no tengo hijos, pero tengo un “niño grande” al que le cuesta mucho comer ciertas cosas, el pescado no quiere ni olerlo, pero en cambio los boquerones en vinagre le vuelven loco, creo que se podría tomar cualquier cosa que estuviera bien bañada en vinagre…

Como con alguna clase de verduras tenemos problemas similares, ayer preparé una receta que tengo pendiente desde hace tiempo,  unos calabacines preparados como si fueran boquerones, y la verdad que me sorprendió el resultado.

¡A cocinar!

Ingredientes

  • Calabacín
  • Agua
  • Vinagre
  • Sal
  • AOVE
  • Ajo

Elaboración

Pelamos los calabacines y los laminamos muy finitos (con un pelador se hace en un momento), los extendemos en una fiambrera y cubrimos de agua con un poco de sal y vinagre (yo pongo 50/50 pero depende de como os guste), ponemos unos cubitos de hielo que nos ayuden a que el calabacin quede más “tieso”, lo dejamos unas horas en la nevera, mínimo un par de ellas pero yo lo deje de un día para otro.

Después les quitamos ese agua con vinagre, y vamos haciendo capas en un plato, poniendo entre cada capa un chorrito de Aceite de Oliva Virgen Extra, ajo cortado en trocitos muy pequeños y perejil.

¡Y listo para disfrutar! 

Este plato, típico de la cocina vegetariana, además de riquísimo es ideal para cualquier método, porque sólo puntuará el aceite de oliva.

😉 Angela

Pastel verduras y pollo

Seguimos con estas cosas que nos cuestan. Hoy es el turno de… ¡Ay!, las verduras, las temidas verduras para algun@s…

¡Pero que buenas y sanas son cuando las cocinamos cuidadosamente! Y que importantes son para nuestra salud, como os recordamos siempre…

Hace unos días, fuí a ver a mi hermana y, como siempre, tenía un montón de cosas ricas preparadas en la cocina, entre ellas, este delicioso y completo plato: pastel de verduras y pollo, riquísimo.

Para que aún esté más rico, nada mejor que cocinarlo con materias primas de primera calidad y del terreno, entonces ya si que es una auténtica delicia.

Ingredientes

  • Podemos echarle la verdura que queramos, de temporada mejor, pero en este caso, utilizamos, pimientos de colores, cebolla, espárragos verdes y zanahoria
  • Unos 300 gr de pollo ya cocido, desmigado 9 pp / 6 sp / 0 sf  /  syns
  • 3 huevos 6 pp / 6 sp / 0 sf / 0 syns
  • 1 cd AOVE 3 pp / 4 sp / 4 sf / 6 syns

Elaboración

Para la elaboración, echamos una cucharada de aceite de oliva en la sartén y salteamos todas las verduras hasta que estén pochadas, después.

Batimos los 3 huevos y mezclamos con las verduras y el pollo desmigado.

Mientras hacemos esto, ponemos el horno a calentar a 180 Cº, calor arriba y abajo.

Podemos utilizar un molde rectangular, el que se usa normalmente para hacer los bizcochos, que untamos con un poquito de aceite para que no se pegue la mezcla antes de añadirla.

Metemos al horno unos 20 minutos, más o menos, teniendo en cuenta que cada horno es diferente, y probando con un palillos si está cuajado.

Es un pastel muy versátil, que se puede hacer con las verduras que queramos y echando otros ingredientes como aceitunas o pistachos, pero eso ya os lo dejo a vosotr@s, para que experimentéis y probéis cosas nuevas y muy ricas.

Asimismo, podemos hacerlo usando los puntos que queramos, depende de los ingredientes con los que juguemos.

¡¡Espero que os guste tanto como a mí!!

😉 Loli